/ jueves 12 de julio de 2018

Comentarios y algo más...


El presidente modernizador y el presidente “populista”

Hace un mes, por estos días, el presidente Peña Nieto reiteradamente llamaba a los mexicanos a pensar su voto. A votar con “el cerebro, no con el estómago”; “las conquistas logradas” por el gobierno corren riesgo, habría dicho. Anhelaba que la “estructura territorial” de su partido -ya bien maiceada- votará por “el candidato ciudadano”. No sería así. Al PRI, lo avasallaría el 1 de julio, un candidato “populista”. Aún con esa injuriosa calificación, ganó.

Esa elección no tiene precedentes en México, Peña Nieto, con su atractivo rostro, en 2012 obtuvo sólo 19 millones de sufragios. Por el candidato de Morena, el pasado día primero, votaron 30 millones de mexicanos.

Inesperado fue el resultado. Los primeros cortes del día revelaban que la tendencia electoral favorecía al candidato morenista; por la tarde, siguieron creciendo las preferencias a su favor. La catástrofe para el PRI se acercaba.

A las 23 horas, el vocero del INE comunicó que la elección mayoritaria favorecía Andrés López Obrador, toda la geografía nacional febrilmente brotó el regocijo popular. El victorioso candidato habría derrotado a los candidatos de las Alianzas, Todos por México y Por México al frente.

Peor que en 2000 quedó el partido. En ese, perdió con un candidato casero; el día 1°, con uno “externo”, producto de la última reforma estatutaria. Si el INE hizo un experimento con las candidaturas “independientes”; “el invencible”, con uno ajeno lo realizó. Ambas pruebas, fracasaron.

Con todo y eso, el candidato de la “Coalición Juntos Haremos Historia”, cobró al PRIAN, -encarnación del bipartidismo- el atraco consumado en 2006 y en 2012.

Multitudes de la Ciudad de México, la noche del triunfo escoltaron el auto que lo condujo al hotel, para dar su primera conferencia.

Después en el mero corazón de la Patria, miles de mexicanos le ovacionaron. Al final del mensaje, “el populista” presidente gritó: ¡No les voy a fallar!

Anunció el día 3 me reuniré con el presidente Peña. El encuentro se dio, en un clima de cordialidad trataron temas de interés nacional. Al concluir, el “modernizador” Peña Nieto, vivía ya “El Primer Día”; el mismo, que en la narrativa soriana, vive el presidente Gómez Anda.

La esperanza no es sólo para los mexicanos; en Andrés Manuel, los pueblos anti neoliberales del sur, -como el mexicano-, tienen fe. Esperan que vuelva la mirada hacia sus hermanos que se tienden desde el Río Suchiate.

Rafael Croda, periodista bogotano, anotó en Revista Proceso: La izquierda latinoamericana miró con júbilo el triunfo de López Obrador. Refiriendo la victoria como “El esperado regreso mexicano”.

Los neoliberales, lo habían expulsado de la patria.


El presidente modernizador y el presidente “populista”

Hace un mes, por estos días, el presidente Peña Nieto reiteradamente llamaba a los mexicanos a pensar su voto. A votar con “el cerebro, no con el estómago”; “las conquistas logradas” por el gobierno corren riesgo, habría dicho. Anhelaba que la “estructura territorial” de su partido -ya bien maiceada- votará por “el candidato ciudadano”. No sería así. Al PRI, lo avasallaría el 1 de julio, un candidato “populista”. Aún con esa injuriosa calificación, ganó.

Esa elección no tiene precedentes en México, Peña Nieto, con su atractivo rostro, en 2012 obtuvo sólo 19 millones de sufragios. Por el candidato de Morena, el pasado día primero, votaron 30 millones de mexicanos.

Inesperado fue el resultado. Los primeros cortes del día revelaban que la tendencia electoral favorecía al candidato morenista; por la tarde, siguieron creciendo las preferencias a su favor. La catástrofe para el PRI se acercaba.

A las 23 horas, el vocero del INE comunicó que la elección mayoritaria favorecía Andrés López Obrador, toda la geografía nacional febrilmente brotó el regocijo popular. El victorioso candidato habría derrotado a los candidatos de las Alianzas, Todos por México y Por México al frente.

Peor que en 2000 quedó el partido. En ese, perdió con un candidato casero; el día 1°, con uno “externo”, producto de la última reforma estatutaria. Si el INE hizo un experimento con las candidaturas “independientes”; “el invencible”, con uno ajeno lo realizó. Ambas pruebas, fracasaron.

Con todo y eso, el candidato de la “Coalición Juntos Haremos Historia”, cobró al PRIAN, -encarnación del bipartidismo- el atraco consumado en 2006 y en 2012.

Multitudes de la Ciudad de México, la noche del triunfo escoltaron el auto que lo condujo al hotel, para dar su primera conferencia.

Después en el mero corazón de la Patria, miles de mexicanos le ovacionaron. Al final del mensaje, “el populista” presidente gritó: ¡No les voy a fallar!

Anunció el día 3 me reuniré con el presidente Peña. El encuentro se dio, en un clima de cordialidad trataron temas de interés nacional. Al concluir, el “modernizador” Peña Nieto, vivía ya “El Primer Día”; el mismo, que en la narrativa soriana, vive el presidente Gómez Anda.

La esperanza no es sólo para los mexicanos; en Andrés Manuel, los pueblos anti neoliberales del sur, -como el mexicano-, tienen fe. Esperan que vuelva la mirada hacia sus hermanos que se tienden desde el Río Suchiate.

Rafael Croda, periodista bogotano, anotó en Revista Proceso: La izquierda latinoamericana miró con júbilo el triunfo de López Obrador. Refiriendo la victoria como “El esperado regreso mexicano”.

Los neoliberales, lo habían expulsado de la patria.

jueves 12 de julio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 05 de julio de 2018

Comentarios y algo más...

sábado 30 de junio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 07 de junio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 31 de mayo de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 10 de mayo de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 03 de mayo de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 26 de abril de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 19 de abril de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 12 de abril de 2018

Comentarios y algo más...

Cargar Más