/ jueves 17 de octubre de 2019

Comentarios y algo más... | Y dale con el aeropuerto

Ahora contra el de Santa Lucía. Hace unas horas “el padre de la patria”, morenista Max Correa, organizó un foro en el que defensores de derechos humanos denunciaron violaciones sistemáticas en esa materia.

El legislador dirige el Frente en defensa del agua de Tecámac y Zumpango. El Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillera” lo lidera Antonio Lara.

Ni el diputado, ni el otro guía acreditaron la naturaleza de sus organizaciones. Son entonces grupos fácticos dedicados a presionar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El diputado se soltó el pelo. “Nunca el Frente estuvo de acuerdo con el aeropuerto de Texcoco, pero con tristeza ve que tratan como pueblos de segunda -los de Tecámac-Zumpango- porque nunca fueron consultados para el proyecto de Santa Lucía”.

Su organización sigue oponiéndose a la construcción de la obra. Y por lo que se nota el legislador está de acuerdo.

Reprochó al presidente por criticar a quienes se oponen al proyecto aeroportuario. AMLO criticó a los financiadores de amparos interpuestos para cancelar la obra. Claudio X González, y otros, pagaron a abogados empresariales que están a su servicio para formular las demandas. ¿De dónde iban a sacar dinero los habitantes de los “pueblos originarios” para cubrir honorarios a ese equipo de asesores? ¿Habrá destinado el legislador sus dietas para ese fin?

¿De qué lado está el diputado Correa? Evidentemente que no del de Morena, menos de la obra presidencial. ¿Seguirá siendo prianista, perredista, ecologista o qué? Cualquiera puede ser su color, menos el cetrino o cobrizo. No ingresó al partido Morena por convicción ideológica, lo hizo por conveniencia. Aprovechó el efecto AMLO para ganar una elección. No es el único. Muchos son los políticos como él que antepusieron sus intereses personales para ser. No comulgan, ni profesan, la doctrina del Movimiento de Regeneración Nacional. Oportunistas se llama a ese tipo de políticos.

En fin, hizo su “grillita”. Dio tribuna a las organizaciones. Condenaron políticas presidenciales. Denunciaron violación de derechos humanos en todos los órdenes. Bueno, se metieron con la defensa del agua, con el aborto como una posibilidad de legalización. Exigieron jueces en materia indígena (¿?) y hasta revisar sentencias. El diputado, como Antonio Lara, ignoran que en el sistema penal del estado hay un tribunal de alzada que por ley dicta resoluciones sobre sentencias recurridas

Tanto es el rencor contra el presidente que todo aprovechan sus enemigos.

selata@hotmail.com

Ahora contra el de Santa Lucía. Hace unas horas “el padre de la patria”, morenista Max Correa, organizó un foro en el que defensores de derechos humanos denunciaron violaciones sistemáticas en esa materia.

El legislador dirige el Frente en defensa del agua de Tecámac y Zumpango. El Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillera” lo lidera Antonio Lara.

Ni el diputado, ni el otro guía acreditaron la naturaleza de sus organizaciones. Son entonces grupos fácticos dedicados a presionar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

El diputado se soltó el pelo. “Nunca el Frente estuvo de acuerdo con el aeropuerto de Texcoco, pero con tristeza ve que tratan como pueblos de segunda -los de Tecámac-Zumpango- porque nunca fueron consultados para el proyecto de Santa Lucía”.

Su organización sigue oponiéndose a la construcción de la obra. Y por lo que se nota el legislador está de acuerdo.

Reprochó al presidente por criticar a quienes se oponen al proyecto aeroportuario. AMLO criticó a los financiadores de amparos interpuestos para cancelar la obra. Claudio X González, y otros, pagaron a abogados empresariales que están a su servicio para formular las demandas. ¿De dónde iban a sacar dinero los habitantes de los “pueblos originarios” para cubrir honorarios a ese equipo de asesores? ¿Habrá destinado el legislador sus dietas para ese fin?

¿De qué lado está el diputado Correa? Evidentemente que no del de Morena, menos de la obra presidencial. ¿Seguirá siendo prianista, perredista, ecologista o qué? Cualquiera puede ser su color, menos el cetrino o cobrizo. No ingresó al partido Morena por convicción ideológica, lo hizo por conveniencia. Aprovechó el efecto AMLO para ganar una elección. No es el único. Muchos son los políticos como él que antepusieron sus intereses personales para ser. No comulgan, ni profesan, la doctrina del Movimiento de Regeneración Nacional. Oportunistas se llama a ese tipo de políticos.

En fin, hizo su “grillita”. Dio tribuna a las organizaciones. Condenaron políticas presidenciales. Denunciaron violación de derechos humanos en todos los órdenes. Bueno, se metieron con la defensa del agua, con el aborto como una posibilidad de legalización. Exigieron jueces en materia indígena (¿?) y hasta revisar sentencias. El diputado, como Antonio Lara, ignoran que en el sistema penal del estado hay un tribunal de alzada que por ley dicta resoluciones sobre sentencias recurridas

Tanto es el rencor contra el presidente que todo aprovechan sus enemigos.

selata@hotmail.com

jueves 14 de marzo de 2019

Comentarios y algo más...

viernes 23 de noviembre de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 09 de agosto de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 02 de agosto de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 26 de julio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 12 de julio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 05 de julio de 2018

Comentarios y algo más...

sábado 30 de junio de 2018

Comentarios y algo más...

jueves 07 de junio de 2018

Comentarios y algo más...

Cargar Más