/ viernes 25 de septiembre de 2020

Con Valor Agregado | Letras Pequeñas

Recientemente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en conjunto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, dieron a conocer nuevas medidas de apoyo a personas físicas y morales, para el pago de sus créditos y tarjetas de crédito.

Es de recordarse que en marzo y abril pasado, la banca comercial generó un esquema de pago denominado COVID, cada institución delineó un programa de aplazamiento y/o diferimiento de pago incluyendo intereses y capital que podría evitar los pagos de 4 a 6 meses.

Para esa etapa 8 millones 622 mil 159 créditos fueron aplazados, de todas las instituciones bancarias, incluyendo tarjetas de crédito departamentales, pero se consideraba salir de la pandemia en máximo 6 meses, lo cual no ha ocurrido y no se alcanza a ver la luz al final del túnel.

Ahora las instituciones bancarias ya no ofrecen planes homogéneos, se trata de hacer trajes a la medida a cada uno de sus clientes sin afectar su historial crediticio o solo haciendo anotaciones “suaves” en el Buró de Crédito, a sabiendas de que es una reestructura como apoyo por la contingencia sanitaria que ha desencadenado una verdadera crisis entre los acreditados.

Cabe señalar que estas nuevas medidas de apoyo, deberán ser solicitadas al banco con el cual tiene en uso una la línea de crédito o el adeudo, por cada uno de los clientes, y puede generarse una negociación que disminuya sus pagos en al menos 25%, pero le amplíe el periodo de pago, hasta 50% del plazo original. O bien, si usted prefiere liquidar su adeudo, lo puede hacer bajo el esquema de quita, lo cual significa que le harán un descuento en intereses y capital, con pago en una sola exhibición.

Sin duda estas acciones ayudan a quienes ya fueron beneficiarios del programa COVID y a quienes a estas alturas de la contingencia ya no pueden hacer frente a sus compromisos crediticios, lo más rescatable, además de los programas, es que la banca está pensando a futuro y como sector financiero no quiere verse más afectado, no perdamos de vista que ya se tuvo el primer quiebre de un banco privado.

Adicionalmente, la banca comercial instauró la contratación de créditos para personas morales sin necesidad de acudir a una sucursal bancaria, eliminando riesgos de contagio, disminuyendo aglomeraciones y abriendo otra ventana para fortalecer a las empresas con capital de trabajo.

Estas medidas se lanzan al mercado como parte de un reordenamiento del sistema financiero mexicano, porque los clientes en otras épocas, los han dejado caer hasta donde ya no pueden hacer frente a sus compromisos, pero también la banca ha tocado fondo, en este momento tienen claro que nadie saldrá a su rescate, como en otras crisis.

Si usted encuentra en alguna de las situaciones antes descrita, lo mejor que puede hacer es informarse a través del banco con quien tiene el crédito, no es necesario que acuda, busque las líneas de atención telefónica o sus sitios web, y de ahí tome decisiones para ver cuál es el plan le funciona mejor, de acuerdo a sus posibilidades y compromisos.

Recientemente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, en conjunto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, dieron a conocer nuevas medidas de apoyo a personas físicas y morales, para el pago de sus créditos y tarjetas de crédito.

Es de recordarse que en marzo y abril pasado, la banca comercial generó un esquema de pago denominado COVID, cada institución delineó un programa de aplazamiento y/o diferimiento de pago incluyendo intereses y capital que podría evitar los pagos de 4 a 6 meses.

Para esa etapa 8 millones 622 mil 159 créditos fueron aplazados, de todas las instituciones bancarias, incluyendo tarjetas de crédito departamentales, pero se consideraba salir de la pandemia en máximo 6 meses, lo cual no ha ocurrido y no se alcanza a ver la luz al final del túnel.

Ahora las instituciones bancarias ya no ofrecen planes homogéneos, se trata de hacer trajes a la medida a cada uno de sus clientes sin afectar su historial crediticio o solo haciendo anotaciones “suaves” en el Buró de Crédito, a sabiendas de que es una reestructura como apoyo por la contingencia sanitaria que ha desencadenado una verdadera crisis entre los acreditados.

Cabe señalar que estas nuevas medidas de apoyo, deberán ser solicitadas al banco con el cual tiene en uso una la línea de crédito o el adeudo, por cada uno de los clientes, y puede generarse una negociación que disminuya sus pagos en al menos 25%, pero le amplíe el periodo de pago, hasta 50% del plazo original. O bien, si usted prefiere liquidar su adeudo, lo puede hacer bajo el esquema de quita, lo cual significa que le harán un descuento en intereses y capital, con pago en una sola exhibición.

Sin duda estas acciones ayudan a quienes ya fueron beneficiarios del programa COVID y a quienes a estas alturas de la contingencia ya no pueden hacer frente a sus compromisos crediticios, lo más rescatable, además de los programas, es que la banca está pensando a futuro y como sector financiero no quiere verse más afectado, no perdamos de vista que ya se tuvo el primer quiebre de un banco privado.

Adicionalmente, la banca comercial instauró la contratación de créditos para personas morales sin necesidad de acudir a una sucursal bancaria, eliminando riesgos de contagio, disminuyendo aglomeraciones y abriendo otra ventana para fortalecer a las empresas con capital de trabajo.

Estas medidas se lanzan al mercado como parte de un reordenamiento del sistema financiero mexicano, porque los clientes en otras épocas, los han dejado caer hasta donde ya no pueden hacer frente a sus compromisos, pero también la banca ha tocado fondo, en este momento tienen claro que nadie saldrá a su rescate, como en otras crisis.

Si usted encuentra en alguna de las situaciones antes descrita, lo mejor que puede hacer es informarse a través del banco con quien tiene el crédito, no es necesario que acuda, busque las líneas de atención telefónica o sus sitios web, y de ahí tome decisiones para ver cuál es el plan le funciona mejor, de acuerdo a sus posibilidades y compromisos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 15 de enero de 2021

Con Valor Agregado | El empleo es factor de estabilidad

El 2021 ya está aquí y ante una alta incertidumbre tendremos que enfrentar un año sumamente complicado en términos de salud y economía que nos pone a prueba como sociedad y gobierno.

Laura González

viernes 08 de enero de 2021

Con Valor Agregado | La asfixia del sector económico

El Gobierno del Estado de México y Ayuntamientos deben hacer un frente común con la sociedad permitiéndoles laborar, cada uno en su giro, pero hacerlo ya.

Laura González

viernes 18 de diciembre de 2020

Con Valor Agregado | Cuando se escucha a la sociedad

Cuando se escucha a la sociedad

Laura González

viernes 11 de diciembre de 2020

Con Valor Agregado | Alerta máxima del fin de 2020

Alerta máxima del fin de 2020

Laura González

viernes 04 de diciembre de 2020

Con Valor Agregado | La batalla económica que no termina

En épocas duras y complicadas, la unión de sectores y giros salen a flote por sus representados, ahí una de las grandes bondades de pertenecer a organizaciones como las cámaras empresariales

Laura González

viernes 27 de noviembre de 2020

Con Valor Agregado | Los pilares económicos del Estado de México

La distancia entre los 20 municipios mexiquenses con mayor aportación económica y el resto, es muy amplia y constituye una brecha económica, social, educativa y laboral.

Laura González

viernes 13 de noviembre de 2020

Con Valor Agregado | La nueva era laboral

En el nuevo sistema de Justicia Laboral se debe reconocer la voluntad del Gobierno, Sindicatos y empresarios

Laura González

jueves 05 de noviembre de 2020

Con Valor Agregado | La fiesta bicolor del comercio 2020

Será un Buen Fin diferente, con alta incertidumbre sobre la expectativa de ventas, comportamiento de clientes y comerciantes ante las medidas sanitarias, pero una oportunidad de supervivencia para muchos pequeños establecimientos.

Laura González

viernes 30 de octubre de 2020

Con Valor Agregado | Números cuesta arriba

Por donde se vea la afectación es catastrófica, es verdad que no se esperaban números con crecimiento, pero son caídas de más de dos dígitos y revelan la crisis en la que estamos insertos.

Laura González

Cargar Más