/ lunes 10 de agosto de 2020

Contexto | ¿La nueva normalidad? 

Nos dicen que vivimos, que vamos a vivir en la nueva normalidad.

Pero ¿qué significa?

Nadie ni lo explica ni le da contenido (mucho menos las autoridades quienes carecen de imaginación sociológica para la atención de este problema social) y, en consecuencia, la adaptación de la vida cotidiana se complica para casi todos, desde el mundo del trabajo hasta la familia y no se diga ya las relaciones interpersonales y económicas.

La autoridad sanitaria lo único que asegura es que vamos a morir y solo da alternativas para que no ocurra…pero no más que eso: pretende controlar mediante el miedo.

Su discurso es antisocial y limitado. Carece de perspectiva de largo plazo y solo crea tendencias y referencias que nos hacen creer como inevitable el destino que ellos plantean.

Reducen el mundo de todos al de ellos: una simpleza y una barbaridad.

Pero más allá de los gobiernos, las sociedades se van a adaptar. De eso no cabe duda. La historia lo demuestra.

El problema es la atención de lo inmediato…y prepararse para lo que viene. En ello la autoridad está en falta.

Uno de los errores de la estrategia de la atención de la pandemia, al menos en México, es haber querido reducir a la pandemia a un problema de salud.

Lo es en la esencia pero no en las consecuencias. La pandemia va más allá.

Afecta la estructura y la organización de la vida en comunidad, la manera en que se relacionan las personas entre ellas y con los objetos, con su mundo exterior y pensándolo bien también el interior.

Puede tener un efecto devastador en el futuro, sobre todo para las nuevas generaciones.

En la definición de las estrategias de la pandemia debieron y deben participar no solo epidemiólogos y matemáticos sino también antropólogos, sociólogos, psicólogos, perpectivistas entre otros que puedan orientar a la sociedad sobre los comportamientos previsibles en el futuro y que contribuyan a establecer políticas públicas que vayan ajustando la realidad social.

¿Deben seguir los espacios públicos siendo como hasta ahora?

¿Las reuniones masivas (conciertos, espectáculos, reuniones familiares) deben cumplir con los mismos parámetros que conocemos?

¿Los sistemas de intercambio y comercialización deben seguir los mismos?

¿El mundo del trabajo se debe transformar?

¿Las maneras de viajar seguirán siendo las mismas?

¿Cómo serán los movimientos de migración en adelante?

¿El gobierno debe seguir siendo el mismo?

Son muchas las interrogantes que permiten desarrollar escenarios futuros y pensar en mundos posibles.

De otra suerte, la nueva normalidad será la normalidad de antes pero peor: la nueva normalidad de los bajos salarios, del desempleo, del subempleo, de la baja en la calidad de vida de muchas familias, de la dificultad en las relaciones personales, del cambio en las manifestaciones amorosas y afectivas, de mayor violencia en las calles y en las familias, de impedir la socialización de las nuevas generaciones por las clases a distancia, por la carencia de contactos afectivos más allá de las familias, por las crecientes desconfianzas con los vecinos, con los amigos para acercarse unos a otros. En fin, la normalidad de la distancia social, que les conviene a todos los regímenes políticos para mantener sus sistemas de privilegios de quienes detentan el poder y ponen en riesgo el sistema de participación democrática, de la nueva normalidad que, por miedo, por hambre, por angustia del vivir cada día solo hará que la ignorancia crezca.

En México, el discurso dice una cosa…mientras la realidad es otra.

Correo: contextotoluca@gmail.com





Nos dicen que vivimos, que vamos a vivir en la nueva normalidad.

Pero ¿qué significa?

Nadie ni lo explica ni le da contenido (mucho menos las autoridades quienes carecen de imaginación sociológica para la atención de este problema social) y, en consecuencia, la adaptación de la vida cotidiana se complica para casi todos, desde el mundo del trabajo hasta la familia y no se diga ya las relaciones interpersonales y económicas.

La autoridad sanitaria lo único que asegura es que vamos a morir y solo da alternativas para que no ocurra…pero no más que eso: pretende controlar mediante el miedo.

Su discurso es antisocial y limitado. Carece de perspectiva de largo plazo y solo crea tendencias y referencias que nos hacen creer como inevitable el destino que ellos plantean.

Reducen el mundo de todos al de ellos: una simpleza y una barbaridad.

Pero más allá de los gobiernos, las sociedades se van a adaptar. De eso no cabe duda. La historia lo demuestra.

El problema es la atención de lo inmediato…y prepararse para lo que viene. En ello la autoridad está en falta.

Uno de los errores de la estrategia de la atención de la pandemia, al menos en México, es haber querido reducir a la pandemia a un problema de salud.

Lo es en la esencia pero no en las consecuencias. La pandemia va más allá.

Afecta la estructura y la organización de la vida en comunidad, la manera en que se relacionan las personas entre ellas y con los objetos, con su mundo exterior y pensándolo bien también el interior.

Puede tener un efecto devastador en el futuro, sobre todo para las nuevas generaciones.

En la definición de las estrategias de la pandemia debieron y deben participar no solo epidemiólogos y matemáticos sino también antropólogos, sociólogos, psicólogos, perpectivistas entre otros que puedan orientar a la sociedad sobre los comportamientos previsibles en el futuro y que contribuyan a establecer políticas públicas que vayan ajustando la realidad social.

¿Deben seguir los espacios públicos siendo como hasta ahora?

¿Las reuniones masivas (conciertos, espectáculos, reuniones familiares) deben cumplir con los mismos parámetros que conocemos?

¿Los sistemas de intercambio y comercialización deben seguir los mismos?

¿El mundo del trabajo se debe transformar?

¿Las maneras de viajar seguirán siendo las mismas?

¿Cómo serán los movimientos de migración en adelante?

¿El gobierno debe seguir siendo el mismo?

Son muchas las interrogantes que permiten desarrollar escenarios futuros y pensar en mundos posibles.

De otra suerte, la nueva normalidad será la normalidad de antes pero peor: la nueva normalidad de los bajos salarios, del desempleo, del subempleo, de la baja en la calidad de vida de muchas familias, de la dificultad en las relaciones personales, del cambio en las manifestaciones amorosas y afectivas, de mayor violencia en las calles y en las familias, de impedir la socialización de las nuevas generaciones por las clases a distancia, por la carencia de contactos afectivos más allá de las familias, por las crecientes desconfianzas con los vecinos, con los amigos para acercarse unos a otros. En fin, la normalidad de la distancia social, que les conviene a todos los regímenes políticos para mantener sus sistemas de privilegios de quienes detentan el poder y ponen en riesgo el sistema de participación democrática, de la nueva normalidad que, por miedo, por hambre, por angustia del vivir cada día solo hará que la ignorancia crezca.

En México, el discurso dice una cosa…mientras la realidad es otra.

Correo: contextotoluca@gmail.com





ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 21 de septiembre de 2020

Contexto | …y las mujeres siguen

Las protestas de las mujeres son el mejor ejemplo de lo que a la sociedad le espera. 

Alexander Naime

lunes 14 de septiembre de 2020

Contexto | Soy médico, veo a la vida 

Empezó a sudar, a tratar de comprender que le pasaba, tosía y le dolían los huesos, pero seguía. 

Alexander Naime

lunes 07 de septiembre de 2020

Contexto | México: por un nuevo pacto social

No hay un ingreso vital mínimo sino una dádiva a la mediada del gusto del poder. 

Alexander Naime

lunes 31 de agosto de 2020

Contexto | Los otros ruidos de la calle 

En México hay una gran tradición de vida en la calle y por las calles. Nos viene desde lejos, nos viene desde centurias. 

Alexander Naime

lunes 17 de agosto de 2020

Contexto | Un mundo desarreglado 

Muchos descubrieron sus miserias y otros tal vez sus virtudes. 

Alexander Naime

lunes 10 de agosto de 2020

Contexto | ¿La nueva normalidad? 

La autoridad sanitaria lo único que asegura es que vamos a morir y solo da alternativas para que no ocurra, pero no más que eso: pretende controlar mediante el miedo. 

Alexander Naime

lunes 03 de agosto de 2020

Contexto | Covid: Ya chole… 

Se habla de una “nueva normalidad”, solo para seguir viviendo igual que antes pero solo que peor.

Alexander Naime

lunes 27 de julio de 2020

Contexto | México: los debates inútiles 

El debate está en el espectáculo de las cosas inútiles para nuestra democracia y para nuestra economía y no en los principales problemas de la gente

Alexander Naime

lunes 20 de julio de 2020

Contexto | Volver o no al trabajo (final)

Si sería una maravilla poder trabajar desde casa, eso decían y comentaban desde los primeros días

Alexander Naime

Cargar Más