/ lunes 9 de septiembre de 2019

Contexto / Los horrores de Toluca


Todas las ciudades tienen sus virtudes y sus defectos. No hay ciudad perfecta, sin embargo, muchas se aproximan a serlo. El trabajo de los ciudadanos, de sus gobiernos y el sentido común apoyado en la tecnología ayudan a ello.

Eso le falta a Toluca que cada vez más tiene su desarrollo espacios que llegan a lo absurdo o a lo cómico. Ya no se sabe con qué extremo calificarlo.

Enumeremos algunos de esos absurdos.

UNO. Recientemente a alguien se le ocurrió sembrar árboles en la avenida Morelos, la única que tiene banquetas amplias para los peatones y en la que puede caminar con comodidad y casi con alegría. Y lo de sembrar árboles está bien, de eso nadie duda, se contribuye con el medio ambiente y con la estética de la ciudad…pero sembrarlos en medio de la banqueta es un despropósito!!!! Por no decir absurdo pues le reducen espacio al peatón, a caminar en la única área amplia en el primer cuadro de la ciudad caracterizado por la falta de espacios para el peatón. ¿Quién habrá sido el genio que decidió plantarlos en medio de la banqueta y no cerca del arroyo vehicular y dejar un paso más libre a los peatones.

DOS. Al famoso tren de Toluca que no según todas las proyecciones empezara a funcionar cuando su tecnología sea obsoleta se pusieron una terminal en uno de los puntos más conflictivos y desordenados de todo el valle de Toluca…imagínese una terminal de tren en las calles de Pino Suarez y Paseo Tollocan!!!! ¿Quién habrá sido el genio que lo decidió?

TRES. La puerta de la Catedral que no lleva a ningún lado, puede uno rodearla pero no atravesarla nunca…tiene un candado que la mantiene cerrada!

CUATRO. Por alguna razón en la ciudad, ya convertida en un estacionamiento enorme lo que nos asegura un lugar en el mundo del subdesarrollado los coches se estacionan a ambos lados. No importa si hay señal que prohíbe hacerlo. En la ciudad del revés, como es la nuestra, en donde se vea un letrero de no estacionarse quiere decir que se puede estacionar…y así las calles de tres carriles se convierten en calles de un carril, las de dos en uno, la de cuatro en dos…y así ad infinitum.

CINCO. Una ciudad en donde la policía le chifla a los semáforos me parece una genialidad digna del surrealismo. Es fácil observarlo si uno se detiene en cualquier esquina en donde haya un responsable del tránsito y ver que hay una buena sincronía entre silbatazos y semáforos…la verdad no importa si el transporte colectivo no respeta las señales, si se pasan los altos o deciden hacer base….lo destacable es la sincronía hombre-máquina.

SEIS. Las filas de camiones a lo largo de la avenida Morelos que desvela el desorden que hay en el transporte público y su concentración en las principales vías….retomó a mi propuesta de hace ya años…que los encadenen y jueguen al trenecito por esa avenida…se imagina la atracción turística que sería: un transporte público en movimiento permanente.

Así y como esos más de los que se irá dando cuenta poco a poco en este espacio.

Tal vez sería mejor ante lo patético del espectáculo hacer de esos absurdos una virtud y convertirlas en atractivos turísticos como ejemplo de lo que no se debe hacer.

Tratar de resolverlos tal vez, con el tiempo, se pueda decir que por fin tenemos una ciudad, que dentro de su lógica absurda ponga en el centro al peatón, al ser humano, a los discapacitados, a los débiles y a los marginados.

Sigue haciendo falta una filosofía de ciudad definir una Ciudad ¿para qué?

De otra forma seguiremos haciendo de Toluca un horror.

contextotoluca@gmail.com


Todas las ciudades tienen sus virtudes y sus defectos. No hay ciudad perfecta, sin embargo, muchas se aproximan a serlo. El trabajo de los ciudadanos, de sus gobiernos y el sentido común apoyado en la tecnología ayudan a ello.

Eso le falta a Toluca que cada vez más tiene su desarrollo espacios que llegan a lo absurdo o a lo cómico. Ya no se sabe con qué extremo calificarlo.

Enumeremos algunos de esos absurdos.

UNO. Recientemente a alguien se le ocurrió sembrar árboles en la avenida Morelos, la única que tiene banquetas amplias para los peatones y en la que puede caminar con comodidad y casi con alegría. Y lo de sembrar árboles está bien, de eso nadie duda, se contribuye con el medio ambiente y con la estética de la ciudad…pero sembrarlos en medio de la banqueta es un despropósito!!!! Por no decir absurdo pues le reducen espacio al peatón, a caminar en la única área amplia en el primer cuadro de la ciudad caracterizado por la falta de espacios para el peatón. ¿Quién habrá sido el genio que decidió plantarlos en medio de la banqueta y no cerca del arroyo vehicular y dejar un paso más libre a los peatones.

DOS. Al famoso tren de Toluca que no según todas las proyecciones empezara a funcionar cuando su tecnología sea obsoleta se pusieron una terminal en uno de los puntos más conflictivos y desordenados de todo el valle de Toluca…imagínese una terminal de tren en las calles de Pino Suarez y Paseo Tollocan!!!! ¿Quién habrá sido el genio que lo decidió?

TRES. La puerta de la Catedral que no lleva a ningún lado, puede uno rodearla pero no atravesarla nunca…tiene un candado que la mantiene cerrada!

CUATRO. Por alguna razón en la ciudad, ya convertida en un estacionamiento enorme lo que nos asegura un lugar en el mundo del subdesarrollado los coches se estacionan a ambos lados. No importa si hay señal que prohíbe hacerlo. En la ciudad del revés, como es la nuestra, en donde se vea un letrero de no estacionarse quiere decir que se puede estacionar…y así las calles de tres carriles se convierten en calles de un carril, las de dos en uno, la de cuatro en dos…y así ad infinitum.

CINCO. Una ciudad en donde la policía le chifla a los semáforos me parece una genialidad digna del surrealismo. Es fácil observarlo si uno se detiene en cualquier esquina en donde haya un responsable del tránsito y ver que hay una buena sincronía entre silbatazos y semáforos…la verdad no importa si el transporte colectivo no respeta las señales, si se pasan los altos o deciden hacer base….lo destacable es la sincronía hombre-máquina.

SEIS. Las filas de camiones a lo largo de la avenida Morelos que desvela el desorden que hay en el transporte público y su concentración en las principales vías….retomó a mi propuesta de hace ya años…que los encadenen y jueguen al trenecito por esa avenida…se imagina la atracción turística que sería: un transporte público en movimiento permanente.

Así y como esos más de los que se irá dando cuenta poco a poco en este espacio.

Tal vez sería mejor ante lo patético del espectáculo hacer de esos absurdos una virtud y convertirlas en atractivos turísticos como ejemplo de lo que no se debe hacer.

Tratar de resolverlos tal vez, con el tiempo, se pueda decir que por fin tenemos una ciudad, que dentro de su lógica absurda ponga en el centro al peatón, al ser humano, a los discapacitados, a los débiles y a los marginados.

Sigue haciendo falta una filosofía de ciudad definir una Ciudad ¿para qué?

De otra forma seguiremos haciendo de Toluca un horror.

contextotoluca@gmail.com

lunes 21 de octubre de 2019

Contexto / ¿Pánico en Toluca?

lunes 30 de septiembre de 2019

Contexto / Las propinas

lunes 23 de septiembre de 2019

Contexto / Las tres economías mexicanas

lunes 09 de septiembre de 2019

Contexto / Los horrores de Toluca

lunes 02 de septiembre de 2019

Contexto / El tiempo no cura todo

Cargar Más