/ lunes 21 de septiembre de 2020

Contexto | …y las mujeres siguen

Hay que hablar una y otra vez sobre la violencia contra las mujeres, las niñas, las jóvenes, las esposas, las amantes, las enfermeras, las doctoras, las amas de casa, las secretarias, las abuelas, las arquitectas, las campesinas, las empresarias, las artesanas, las agricultoras, las taxistas y…más miles.

No cejar ni un instante.

Pese a la indiferencia del gobierno.

Alzar la voz cuantas veces se pueda.

Dicen que ofenden… cuando ellas han sido las ofendidas.

Dicen que destruyen… cuando a ellas les han destruido su presente y su futuro.

Dicen que agreden… cuando ellas son agredidas a diario.

Dicen que no negocian… cuando a ellas se les ha obligado a callar.

Dicen que son escuchadas… cuando solo se les pide un silencio institucional que no las ha llevado a nada…durante años.

Dicen que son violentas… cuando a ellas la violencia las agobia.

Dicen que violentan… cuando ellas salen cada día con miedo a las calles.

Dicen que provocan…cuando solo ellas son las víctimas.

Los gobiernos leen mal la realidad de las mujeres, de la sociedad. No entienden que la sociedad ha cambiado, que ya no es la realidad que ellos imaginan. Que hoy la sociedad está más fragmentada y que cada colectivo tiene una idea de lucha propia.

Los del gobierno se confunden, porque ya se pusieron del otro lado, pensando que todo es contra ellos, cuando lo que solo se pide es atención social al problema de la violencia extendida más allá de la política…no más pero tampoco menos.

La indiferencia hace que los colectivos, sean por causas de defensa de los derechos de la mujer o contra la violencia, los ambientalistas y ecologistas, los discapacitados, los jóvenes hoy tan ausentes, sean cada vez más violentos y lo serán.

Hoy los movimientos sociales están fragmentados y eso parecen no entenderlo los actores políticos quienes insisten en ver una realidad uniforme desde lo social y desde lo político.

El diagnóstico es equivocado y las respuestas solo aplazan los problemas y los radicalizan.

Y nos meten a una sociedad llena contradicciones.

Están generando un volcán en donde el odio y el encono ni ellos mismos saben hasta donde va a llegar.

Lo cierto es que la sociedad está cada vez más lejos de las instituciones. Se ve un día sí y otro también: las tomas de justicia por propia mano, unas veces en lo individual otras en los colectivo, la economía informal creciente, los sistemas paralelos de educación, buscar soluciones a la pandemia más allá de las recomendaciones del gobierno que parece utilizarla más como un medio de control social más que atenderla como un problema de salud: aislarte, confinarte para no salir, para no manifestarte, para permanecer en un silencio que solo beneficia a quienes dicen gobernar.

Los silencios obligados tienen sus consecuencias.

Tarde o temprano saltan como explosivos cuyos petardos no se sabe a dónde van.

Las protestas de las mujeres son el mejor ejemplo de lo que a la sociedad le espera.

Todos debemos hablar con voz de mujer.

Hablar con ellas y por ellas.

El silencio es ya inadmisible.

Obligados estamos todos a dar paz a las mujeres. En ellas está nuestro propio futuro como trasmisoras de la nuestra cultura y de nuestras tradiciones. Son las guardas de nuestra memoria colectiva, nuestras costumbres más valiosas pero también de nuestra propia transformación. Son el paso al futuro.

Si ellas ganan. Todos ganamos.



Correo: contextotoluca@gmail.com

Hay que hablar una y otra vez sobre la violencia contra las mujeres, las niñas, las jóvenes, las esposas, las amantes, las enfermeras, las doctoras, las amas de casa, las secretarias, las abuelas, las arquitectas, las campesinas, las empresarias, las artesanas, las agricultoras, las taxistas y…más miles.

No cejar ni un instante.

Pese a la indiferencia del gobierno.

Alzar la voz cuantas veces se pueda.

Dicen que ofenden… cuando ellas han sido las ofendidas.

Dicen que destruyen… cuando a ellas les han destruido su presente y su futuro.

Dicen que agreden… cuando ellas son agredidas a diario.

Dicen que no negocian… cuando a ellas se les ha obligado a callar.

Dicen que son escuchadas… cuando solo se les pide un silencio institucional que no las ha llevado a nada…durante años.

Dicen que son violentas… cuando a ellas la violencia las agobia.

Dicen que violentan… cuando ellas salen cada día con miedo a las calles.

Dicen que provocan…cuando solo ellas son las víctimas.

Los gobiernos leen mal la realidad de las mujeres, de la sociedad. No entienden que la sociedad ha cambiado, que ya no es la realidad que ellos imaginan. Que hoy la sociedad está más fragmentada y que cada colectivo tiene una idea de lucha propia.

Los del gobierno se confunden, porque ya se pusieron del otro lado, pensando que todo es contra ellos, cuando lo que solo se pide es atención social al problema de la violencia extendida más allá de la política…no más pero tampoco menos.

La indiferencia hace que los colectivos, sean por causas de defensa de los derechos de la mujer o contra la violencia, los ambientalistas y ecologistas, los discapacitados, los jóvenes hoy tan ausentes, sean cada vez más violentos y lo serán.

Hoy los movimientos sociales están fragmentados y eso parecen no entenderlo los actores políticos quienes insisten en ver una realidad uniforme desde lo social y desde lo político.

El diagnóstico es equivocado y las respuestas solo aplazan los problemas y los radicalizan.

Y nos meten a una sociedad llena contradicciones.

Están generando un volcán en donde el odio y el encono ni ellos mismos saben hasta donde va a llegar.

Lo cierto es que la sociedad está cada vez más lejos de las instituciones. Se ve un día sí y otro también: las tomas de justicia por propia mano, unas veces en lo individual otras en los colectivo, la economía informal creciente, los sistemas paralelos de educación, buscar soluciones a la pandemia más allá de las recomendaciones del gobierno que parece utilizarla más como un medio de control social más que atenderla como un problema de salud: aislarte, confinarte para no salir, para no manifestarte, para permanecer en un silencio que solo beneficia a quienes dicen gobernar.

Los silencios obligados tienen sus consecuencias.

Tarde o temprano saltan como explosivos cuyos petardos no se sabe a dónde van.

Las protestas de las mujeres son el mejor ejemplo de lo que a la sociedad le espera.

Todos debemos hablar con voz de mujer.

Hablar con ellas y por ellas.

El silencio es ya inadmisible.

Obligados estamos todos a dar paz a las mujeres. En ellas está nuestro propio futuro como trasmisoras de la nuestra cultura y de nuestras tradiciones. Son las guardas de nuestra memoria colectiva, nuestras costumbres más valiosas pero también de nuestra propia transformación. Son el paso al futuro.

Si ellas ganan. Todos ganamos.



Correo: contextotoluca@gmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 26 de octubre de 2020

Contexto | Los ruidos

Los políticos vociferan y sus ruidos nos aturden, las sociedades padecen en silencio sus tragedias y parece que nadie las escucha. Se genera una violencia sorda y dura que está afectando a la salud social y colectiva.

Alexander Naime

lunes 19 de octubre de 2020

Contexto | Edomex ¿Otra constitución?

Elaborar una nueva constitución es la gran oportunidad establecer nuevos términos de relación entre los individuos, las colectividades emergentes y las instituciones del Estado.

Alexander Naime

lunes 12 de octubre de 2020

Contexto | ¿Y el mañana para cuándo?

Con motivo de la pandemia las sociedades deben, desde sus presentes particulares, debatir su futuro y no anclarse en el debate inoportuno del pasado. Las nuevas condiciones obligan a una reflexión colectiva.

Alexander Naime

lunes 05 de octubre de 2020

Contexto | Necropolítica

Nuevamente las sociedades se enfrentan y padecen esos fenómenos del poder que combinados con los discursos políticos debilitan a las sociedades

Alexander Naime

lunes 21 de septiembre de 2020

Contexto | …y las mujeres siguen

Las protestas de las mujeres son el mejor ejemplo de lo que a la sociedad le espera. 

Alexander Naime

lunes 14 de septiembre de 2020

Contexto | Soy médico, veo a la vida 

Empezó a sudar, a tratar de comprender que le pasaba, tosía y le dolían los huesos, pero seguía. 

Alexander Naime

lunes 07 de septiembre de 2020

Contexto | México: por un nuevo pacto social

No hay un ingreso vital mínimo sino una dádiva a la mediada del gusto del poder. 

Alexander Naime

lunes 31 de agosto de 2020

Contexto | Los otros ruidos de la calle 

En México hay una gran tradición de vida en la calle y por las calles. Nos viene desde lejos, nos viene desde centurias. 

Alexander Naime

Cargar Más