/ martes 15 de junio de 2021

EdoMex Abierto | La oportunidad perdida de Morena en el Congreso local

Esta semana, el IEEM entregó actas de mayoría y determinó el número de diputadas y diputados que integrarán la Sexagésima Primera Legislatura del Estado de México, con la que ya podemos hacer algunos análisis a partir de la configuración de las fuerzas políticas.

Para la próxima legislatura local Morena seguirá siendo la primera fuerza, pero pierde la mayoría necesaria para realizar reformas constitucionales pues incluso sumando a los aliados PT y Nueva alianza apenas llegarán a 34 curules, lejos de los 51 con los que cuentan actualmente. Aunque habrá que ver cuántos deciden cambiar de chaqueta, todo parece indicar que no habrá una mayoría hegemónica que pueda realizar por sí misma cambios importantes.

Lo que pierde Morena en esta legislatura es la gran oportunidad de hacer reformas de gran calado a partir de su contundente mayoría, que pudieron haber estado encaminadas a materializar la cuarta transformación, no sólo a partir de reformas integrales sino también de convocar a un Congreso Constituyente que elabore una nueva constitución. En cambio, los líderes de los grupos en Morena optaron por ser una oposición funcional al gobierno estatal en turno.

Ojalá se reconozca de manera autocrítica que Morena ha tenido un estilo de legislar más bien autoritario, donde las prioridades las marca “el doctor” o se legisla para quedar bien con “ya sabes quién”, y no importan tanto las opiniones de las y los diputados sino sólo su mano alzada. Un estilo de legislar muy alejado de la discusión parlamentaria abierta y basada en evidencia, pero que tampoco es diferente a la época del priísmo hegemónico. Como este ejemplo podemos señalar la disminución de regidores, o la pretensión de eliminar a los órganos autónomos estatales, algo que esperemos no puedan llevar a cabo.

México requiere de una transformación profunda, sin duda. De la misma forma en la que no podemos correr un software de nueva generación en una computadora vieja, cualquier proyecto de renovación de la vida política y social de México necesita de una nueva Constitución. Ese fue el gran error de Vicente Fox, por ejemplo: el haber dejado la transición a la democracia como una simple alternancia de partidos en el poder y no una Reforma del Estado.

En el caso del Estado de México podríamos decir lo mismo. Una alternancia del partido en el poder estatal sería buena, pero por sí misma insuficiente para transformar la vida pública si no se apoya de una nueva Constitución que establezca, democráticamente, un rediseño institucional y normativo que comience por cuestionar al presidencialismo y los rasgos autoritarios del viejo régimen.

Para lograrlo debemos insistir en la necesidad de alcanzar un nuevo pacto entre todos los actores políticos que ponga los cimientos de un nuevo régimen democrático, en lo local y en lo federal. ¿Será una oportunidad que también se pierda a nivel nacional?

@drcervantesp

www.danielrosemberg.com



Información para el perfil del autor:


Daniel Rosemberg Cervantes Pérez.


Politólogo y consultor especialista en innovación pública, transparencia y gobierno abierto. Integrante del Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (CIMTRA), fundador de Innovación Cívica A.C. y coordinador de la Red Mexiquense de Gobierno Abierto.


Twitter: https://twitter.com/drcervantesp

Facebook: https://www.facebook.com/drcervantesp

Correo: daniel@civicamx.org



Esta semana, el IEEM entregó actas de mayoría y determinó el número de diputadas y diputados que integrarán la Sexagésima Primera Legislatura del Estado de México, con la que ya podemos hacer algunos análisis a partir de la configuración de las fuerzas políticas.

Para la próxima legislatura local Morena seguirá siendo la primera fuerza, pero pierde la mayoría necesaria para realizar reformas constitucionales pues incluso sumando a los aliados PT y Nueva alianza apenas llegarán a 34 curules, lejos de los 51 con los que cuentan actualmente. Aunque habrá que ver cuántos deciden cambiar de chaqueta, todo parece indicar que no habrá una mayoría hegemónica que pueda realizar por sí misma cambios importantes.

Lo que pierde Morena en esta legislatura es la gran oportunidad de hacer reformas de gran calado a partir de su contundente mayoría, que pudieron haber estado encaminadas a materializar la cuarta transformación, no sólo a partir de reformas integrales sino también de convocar a un Congreso Constituyente que elabore una nueva constitución. En cambio, los líderes de los grupos en Morena optaron por ser una oposición funcional al gobierno estatal en turno.

Ojalá se reconozca de manera autocrítica que Morena ha tenido un estilo de legislar más bien autoritario, donde las prioridades las marca “el doctor” o se legisla para quedar bien con “ya sabes quién”, y no importan tanto las opiniones de las y los diputados sino sólo su mano alzada. Un estilo de legislar muy alejado de la discusión parlamentaria abierta y basada en evidencia, pero que tampoco es diferente a la época del priísmo hegemónico. Como este ejemplo podemos señalar la disminución de regidores, o la pretensión de eliminar a los órganos autónomos estatales, algo que esperemos no puedan llevar a cabo.

México requiere de una transformación profunda, sin duda. De la misma forma en la que no podemos correr un software de nueva generación en una computadora vieja, cualquier proyecto de renovación de la vida política y social de México necesita de una nueva Constitución. Ese fue el gran error de Vicente Fox, por ejemplo: el haber dejado la transición a la democracia como una simple alternancia de partidos en el poder y no una Reforma del Estado.

En el caso del Estado de México podríamos decir lo mismo. Una alternancia del partido en el poder estatal sería buena, pero por sí misma insuficiente para transformar la vida pública si no se apoya de una nueva Constitución que establezca, democráticamente, un rediseño institucional y normativo que comience por cuestionar al presidencialismo y los rasgos autoritarios del viejo régimen.

Para lograrlo debemos insistir en la necesidad de alcanzar un nuevo pacto entre todos los actores políticos que ponga los cimientos de un nuevo régimen democrático, en lo local y en lo federal. ¿Será una oportunidad que también se pierda a nivel nacional?

@drcervantesp

www.danielrosemberg.com



Información para el perfil del autor:


Daniel Rosemberg Cervantes Pérez.


Politólogo y consultor especialista en innovación pública, transparencia y gobierno abierto. Integrante del Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (CIMTRA), fundador de Innovación Cívica A.C. y coordinador de la Red Mexiquense de Gobierno Abierto.


Twitter: https://twitter.com/drcervantesp

Facebook: https://www.facebook.com/drcervantesp

Correo: daniel@civicamx.org



ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 06 de julio de 2021

EdoMex Abierto | ¿La Consulta es democracia participativa? (Parte 2)

¿La Consulta es democracia participativa? (Parte 2)

Daniel Rosemberg Cervantes Pérez

martes 08 de junio de 2021

Edomex Abierto | Elecciones locales: pluralidad y agenda municipalista

Elecciones locales: pluralidad y agenda municipalista

Daniel Rosemberg Cervantes Pérez

martes 02 de marzo de 2021

EdoMex Abierto | Apuntes sobre participación ciudadana en gobierno abierto

Es importante considerar la evaluación en cualquier proceso de gobierno abierto, no sólo para conocer el impacto que tuvo la participación en la toma de decisiones públicas sino también para mejorar los procesos

Daniel Rosemberg Cervantes Pérez

Cargar Más