/ jueves 17 de mayo de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia


Los convulsos años terminados en 8

Por una curiosa casualidad, nuestro mundo ha sufrido convulsiones sociales en años terminados en 8, tan o más importantes que las guerras mundiales. Por ejemplo, 1848 es un año fundamental pues Marx publicó el Manifiesto del Partido Comunista y Europa vivió una serie de revoluciones liberales contra las monarquías, en las cuales también surgieron los primeros movimientos obreros. Estas revoluciones no significaron mucho para nuestro país pues en 1848 México enfrentó la invasión norteamericana, sin embargo, en conjunto representan la primera gran convulsión social sufrida por el sistema capitalista mundial.

La siguiente gran convulsión social se registró más de un siglo después, en 1968, año en que emergieron conflictos que generaron otra gran fractura del capitalismo, entre ellos la “Primavera de Praga” en Checoslovaquia (la gente exigió mayores libertades, por lo que el país fue invadido por el ejército rojo soviético); el “Mayo francés” (huelga masiva de estudiantes y obreros con los lemas “prohibido prohibir” y “la imaginación al poder”); protestas estudiantiles en Estados Unidos, Alemania Federal, Suiza, España, Italia, Japón, Argentina, México y Uruguay; protestas en Estados Unidos por la guerra de Vietnam y el movimiento por la defensa de los derechos civiles de Luther King; y la “Revolución Cultural” en China comunista (rechazo a cualquier influencia occidental europea y estadounidense en ese país).

Las siguientes convulsiones del capitalismo no se dieron en años terminados en 8 pero se pueden considerar consecuencia de la gran fractura de 1968: en 1989-1991 la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética; 1999 en adelante protestas de movimientos globalifóbicos; y en 2011 la “Primavera Árabe” de África del Norte y Medio Oriente (olas de protesta civiles que desembocaron en el derrocamiento de dictadores en países como Túnez y Egipto, así como la guerra en Siria).

Para México, 1968 tiene más sentido, aunque es de ingrata memoria. Como sabemos, ese año los estudiantes que iniciaron una ola de protesta contra el autoritarismo presidencial fueron masacrados el 2 de octubre. Otro año convulso fue 1988, cuando el supuesto fraude en la elección presidencial sirvió de acicate al régimen para que acelerara su democratización (gracias a ello se creó un organismo autónomo para organizar las elecciones, el IFE, y eventualmente se dio la alternancia de partidos en el poder). Y la gran pregunta que ronda estos días es si este 2018 será un año convulso por el reclamo ciudadano de un cambio de régimen o si pasará la prueba de las urnas sin contratiempos. Lo cierto es que después del 68 México no volvió a ser el mismo. De ello hablaré en entregas posteriores.

@RodrigoSanArce


Los convulsos años terminados en 8

Por una curiosa casualidad, nuestro mundo ha sufrido convulsiones sociales en años terminados en 8, tan o más importantes que las guerras mundiales. Por ejemplo, 1848 es un año fundamental pues Marx publicó el Manifiesto del Partido Comunista y Europa vivió una serie de revoluciones liberales contra las monarquías, en las cuales también surgieron los primeros movimientos obreros. Estas revoluciones no significaron mucho para nuestro país pues en 1848 México enfrentó la invasión norteamericana, sin embargo, en conjunto representan la primera gran convulsión social sufrida por el sistema capitalista mundial.

La siguiente gran convulsión social se registró más de un siglo después, en 1968, año en que emergieron conflictos que generaron otra gran fractura del capitalismo, entre ellos la “Primavera de Praga” en Checoslovaquia (la gente exigió mayores libertades, por lo que el país fue invadido por el ejército rojo soviético); el “Mayo francés” (huelga masiva de estudiantes y obreros con los lemas “prohibido prohibir” y “la imaginación al poder”); protestas estudiantiles en Estados Unidos, Alemania Federal, Suiza, España, Italia, Japón, Argentina, México y Uruguay; protestas en Estados Unidos por la guerra de Vietnam y el movimiento por la defensa de los derechos civiles de Luther King; y la “Revolución Cultural” en China comunista (rechazo a cualquier influencia occidental europea y estadounidense en ese país).

Las siguientes convulsiones del capitalismo no se dieron en años terminados en 8 pero se pueden considerar consecuencia de la gran fractura de 1968: en 1989-1991 la caída del muro de Berlín y la desaparición de la Unión Soviética; 1999 en adelante protestas de movimientos globalifóbicos; y en 2011 la “Primavera Árabe” de África del Norte y Medio Oriente (olas de protesta civiles que desembocaron en el derrocamiento de dictadores en países como Túnez y Egipto, así como la guerra en Siria).

Para México, 1968 tiene más sentido, aunque es de ingrata memoria. Como sabemos, ese año los estudiantes que iniciaron una ola de protesta contra el autoritarismo presidencial fueron masacrados el 2 de octubre. Otro año convulso fue 1988, cuando el supuesto fraude en la elección presidencial sirvió de acicate al régimen para que acelerara su democratización (gracias a ello se creó un organismo autónomo para organizar las elecciones, el IFE, y eventualmente se dio la alternancia de partidos en el poder). Y la gran pregunta que ronda estos días es si este 2018 será un año convulso por el reclamo ciudadano de un cambio de régimen o si pasará la prueba de las urnas sin contratiempos. Lo cierto es que después del 68 México no volvió a ser el mismo. De ello hablaré en entregas posteriores.

@RodrigoSanArce

jueves 12 de julio de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 05 de julio de 2018

Hablemos de Paz Y No Violencia

viernes 29 de junio de 2018

Hablemos de Paz Y No Violencia

jueves 21 de junio de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 14 de junio de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 07 de junio de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 31 de mayo de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 24 de mayo de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 17 de mayo de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

jueves 10 de mayo de 2018

Hablemos de Paz y No Violencia

Cargar Más