/ jueves 11 de julio de 2019

Hablemos de Paz y No VIolencia


Gobierno y religión hoy

En 162 años la separación entre Iglesia y Estado establecida desde laConstitución de 1857 no ha sido total y en diversas ocasiones el poder se ha acercado y estrechado relaciones con las religiones, especialmente con la católica. Por lo regular los gobernantes hicieron la vista gorda ante las regulaciones y prohibiciones religiosas establecidas por las leyes, sobre todo durante el Porfiriato y en el México pos-revolucionario, de Cárdenas a Salinas.Pero cuando hostilizaron a la Iglesia como lo hicieron Carranza, Obregón y Calles se arriesgaron al punto que el último debió enfrentar la insurrección armada de los Cristeros.

Fue con el presidente Salinas que la reforma al artículo 130Constitucional vino a modernizar el trato del gobierno con las iglesias: se restablecieron relaciones con el Vaticano, se otorgó reconocimiento jurídico a los diferentes credos y se dio ciudadanía plena a los ministros de culto. Con ello acabó la hipocresía y los gobernantes se acercaron sin más a la jerarquía católica. Todos fueron amigos del Cardenal Norberto Rivera. Los gobernadores prianistas repartieron apoyos a fieles católicos mientras políticos de izquierda, lopezobradoristas y perredistas, denunciaron vulneraciones al Estado laico. Incluso el presidente Fox hizo campaña con el estandarte de la guadalupana y el día de su toma de posesión recibió un crucifijo de manos de su hijo.

A pesar de lo anterior era claro que las iglesias no participaban en la toma de decisiones políticas. Existen motivos para pensar que esta vez es diferente. Es probable que AMLO sea el primer presidente no católico. Se considera a sí mismo cristiano, aunque a falta de información y dada la presencia de La Luz del Mundo en Bellas Artes ,a que no saluda la bandera y no canta el himno, a que a cada rato cita pasajes de la Biblia, podría ser protestante, evangélico o testigo de Jehová. El sociólogo Bernardo Barranco piensa que puede ser de alguna rama pentecostal.

AAMLO no le gusta salir al mundo pero eso no significa que lo desconozca. El hecho es que la presencia de las iglesias cristianas ha crecido en Latinoamérica, tanto que contribuyeron a que alcanzaran el poder Jair Bolsonaro en Brasil y Jimmy Morales enGuatemala. Luego está su alianza con el partido cristiano EncuentroSocial (PES, hoy sin registro) y el que a través de la confraternice(Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas)repartirá la cuestionada “Cartilla Moral” y de ello podría seguir lo que sea, no sólo otorgar concesiones de radio y TV sino pedir a esas iglesias que hagan proselitismo abierto a favor deMorena.

No imagino la revolcada que Juárez se está dando en su tumba por el giro del presidente que se dice su más ferviente admirador.

@RodrigoSanArce


Gobierno y religión hoy

En 162 años la separación entre Iglesia y Estado establecida desde laConstitución de 1857 no ha sido total y en diversas ocasiones el poder se ha acercado y estrechado relaciones con las religiones, especialmente con la católica. Por lo regular los gobernantes hicieron la vista gorda ante las regulaciones y prohibiciones religiosas establecidas por las leyes, sobre todo durante el Porfiriato y en el México pos-revolucionario, de Cárdenas a Salinas.Pero cuando hostilizaron a la Iglesia como lo hicieron Carranza, Obregón y Calles se arriesgaron al punto que el último debió enfrentar la insurrección armada de los Cristeros.

Fue con el presidente Salinas que la reforma al artículo 130Constitucional vino a modernizar el trato del gobierno con las iglesias: se restablecieron relaciones con el Vaticano, se otorgó reconocimiento jurídico a los diferentes credos y se dio ciudadanía plena a los ministros de culto. Con ello acabó la hipocresía y los gobernantes se acercaron sin más a la jerarquía católica. Todos fueron amigos del Cardenal Norberto Rivera. Los gobernadores prianistas repartieron apoyos a fieles católicos mientras políticos de izquierda, lopezobradoristas y perredistas, denunciaron vulneraciones al Estado laico. Incluso el presidente Fox hizo campaña con el estandarte de la guadalupana y el día de su toma de posesión recibió un crucifijo de manos de su hijo.

A pesar de lo anterior era claro que las iglesias no participaban en la toma de decisiones políticas. Existen motivos para pensar que esta vez es diferente. Es probable que AMLO sea el primer presidente no católico. Se considera a sí mismo cristiano, aunque a falta de información y dada la presencia de La Luz del Mundo en Bellas Artes ,a que no saluda la bandera y no canta el himno, a que a cada rato cita pasajes de la Biblia, podría ser protestante, evangélico o testigo de Jehová. El sociólogo Bernardo Barranco piensa que puede ser de alguna rama pentecostal.

AAMLO no le gusta salir al mundo pero eso no significa que lo desconozca. El hecho es que la presencia de las iglesias cristianas ha crecido en Latinoamérica, tanto que contribuyeron a que alcanzaran el poder Jair Bolsonaro en Brasil y Jimmy Morales enGuatemala. Luego está su alianza con el partido cristiano EncuentroSocial (PES, hoy sin registro) y el que a través de la confraternice(Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas)repartirá la cuestionada “Cartilla Moral” y de ello podría seguir lo que sea, no sólo otorgar concesiones de radio y TV sino pedir a esas iglesias que hagan proselitismo abierto a favor deMorena.

No imagino la revolcada que Juárez se está dando en su tumba por el giro del presidente que se dice su más ferviente admirador.

@RodrigoSanArce