/ jueves 7 de marzo de 2019

Imagogenia


Joven Billonaria

Si podemos hablar de un imperio y de un excelente manejo de imagen digital el mejor ejemplo sería la familia Kardashian-Jenner que ha logrado posicionarse como marca por todo el mundo, y no sólo lo han hecho como clan sino cada integrante por separado.

Lo interesante aquí es analizar como les ha funcionado de forma maravillosa a todas esa “fórmula mágica” que no sólo potencializa su imagen personal sino cualquier marca que toca sus manos, esto viene al caso porque la más pequeña del clan, Kylie Jenner fue nombrada por el ranking de Forbes como la multimillonaria (no heredera) más joven del mundo con tan sólo 21 años de edad y un valor neto de mil millones de dólares, superando en record a Mark Zuckerberg quién llegó a esa marca a la edad de 23 años.

Es de aplaudir este logro pues, a pesar del trampolín con el que nació la empresaria, Forbes la reconoce como millonaria sin haber heredado su fortuna y en el mundo sólo existen un poco más de 2 mil personas como “las más ricas del mundo”, es decir que tienen fortunas de más de mil millones de dólares.

La marca de maquillajes de la que es dueña Jenner ha tenido éxito no sólo por el empuje que la da su nombre – y claro está el poder que le da pertenecer a la familia de Kris Jenner- y el reality show al que ha pertenecido desde que era una niña, sino que ha aprovechado el uso de las redes sociales para potencializar su marca y a través de ellas hacerse una especie de deidad aspiracional, es decir todo su imperio tiene fundamento en la explotación de las redes sociales, es cercana pero lejana al mismo tiempo.

Lo impactante aquí es que la marca Kylie Cosmetics tuvo sus inicios a penas en 2015 y se ha mantenido gracias a sus pocos gastos administrativos y es que con sólo 12 empleados es poco el dinero invertido, la fabricación de los productos de belleza los hace una empresa llamada Seed Beauty mientras que la empresa de su madre se encarga de toda la administración cuyos honorarios de finanzas y relaciones públicas son del 10% y finalmente sus estratégicos movimientos mercadológicos son casi en su totalidad a través de redes sociales donde la influencer tiene más de 175 millones de seguidores y donde claro está, cuida meticulosamente cada publicación para que beneficie a su marca de cosméticos.

Y es que con todos esos seguidores es evidente que el impacto de Kylie en el ámbito digital es impresionante tanto que el año pasado con un sólo tweet hizo que Snap Inc (de la red social Snapchat) tuviera una pérdida de mil 500 millones de dólares. Por el momento Jenner busca expandir su imperio con nuevos productos esto a pesar de que su crecimiento monetario fue un poco lento en el periodo 2017-2018, aunque seguro por lo que vemos.

@Mar_Naa


Joven Billonaria

Si podemos hablar de un imperio y de un excelente manejo de imagen digital el mejor ejemplo sería la familia Kardashian-Jenner que ha logrado posicionarse como marca por todo el mundo, y no sólo lo han hecho como clan sino cada integrante por separado.

Lo interesante aquí es analizar como les ha funcionado de forma maravillosa a todas esa “fórmula mágica” que no sólo potencializa su imagen personal sino cualquier marca que toca sus manos, esto viene al caso porque la más pequeña del clan, Kylie Jenner fue nombrada por el ranking de Forbes como la multimillonaria (no heredera) más joven del mundo con tan sólo 21 años de edad y un valor neto de mil millones de dólares, superando en record a Mark Zuckerberg quién llegó a esa marca a la edad de 23 años.

Es de aplaudir este logro pues, a pesar del trampolín con el que nació la empresaria, Forbes la reconoce como millonaria sin haber heredado su fortuna y en el mundo sólo existen un poco más de 2 mil personas como “las más ricas del mundo”, es decir que tienen fortunas de más de mil millones de dólares.

La marca de maquillajes de la que es dueña Jenner ha tenido éxito no sólo por el empuje que la da su nombre – y claro está el poder que le da pertenecer a la familia de Kris Jenner- y el reality show al que ha pertenecido desde que era una niña, sino que ha aprovechado el uso de las redes sociales para potencializar su marca y a través de ellas hacerse una especie de deidad aspiracional, es decir todo su imperio tiene fundamento en la explotación de las redes sociales, es cercana pero lejana al mismo tiempo.

Lo impactante aquí es que la marca Kylie Cosmetics tuvo sus inicios a penas en 2015 y se ha mantenido gracias a sus pocos gastos administrativos y es que con sólo 12 empleados es poco el dinero invertido, la fabricación de los productos de belleza los hace una empresa llamada Seed Beauty mientras que la empresa de su madre se encarga de toda la administración cuyos honorarios de finanzas y relaciones públicas son del 10% y finalmente sus estratégicos movimientos mercadológicos son casi en su totalidad a través de redes sociales donde la influencer tiene más de 175 millones de seguidores y donde claro está, cuida meticulosamente cada publicación para que beneficie a su marca de cosméticos.

Y es que con todos esos seguidores es evidente que el impacto de Kylie en el ámbito digital es impresionante tanto que el año pasado con un sólo tweet hizo que Snap Inc (de la red social Snapchat) tuviera una pérdida de mil 500 millones de dólares. Por el momento Jenner busca expandir su imperio con nuevos productos esto a pesar de que su crecimiento monetario fue un poco lento en el periodo 2017-2018, aunque seguro por lo que vemos.

@Mar_Naa

jueves 16 de mayo de 2019

Imagogenia

jueves 09 de mayo de 2019

Imagogenia

jueves 25 de abril de 2019

Imagogenia

jueves 11 de abril de 2019

Imagogenia

jueves 04 de abril de 2019

Imagogenia

jueves 28 de marzo de 2019

Imagogenia

jueves 21 de marzo de 2019

Imagogenia

jueves 14 de marzo de 2019

Imagogenia

jueves 07 de marzo de 2019

Imagogenia

jueves 28 de febrero de 2019

Imagogenia

Cargar Más