/ jueves 8 de octubre de 2020

Imagogenia | Covid vs. Trump ¿Estrategia?

Desde que se dio a conocer el resultado positivo por COVID-19 del presidente Donald Trump, he puesto en duda su veracidad, al grado de preguntar si realmente el mandatario dio positivo o fue ésta sólo una estrategia para dejar de lado el tema del debate dónde tuvo sus buenos tropiezos. Y es que siendo honestos, la gente tendrá mucha mayor empatía por un hombre de la tercera edad enfermo que por un hombre arrogante que, como es su costumbre, descarga su furia en redes sociales.

Tal vez es esta empatía a la que está apelando su equipo de campaña pues al menos hasta el día de ayer algunas encuestas ponían a su contrincante Joe Biden con un 16 por ciento de ventaja. Lo cierto es que si bien el objetivo era encontrar en el pueblo un poco de simpatía, este no se logró como se esperaba ya que el mandatario salió a los pocos días del hospital –y del aislamiento por así decirlo- y, en un acto de “rebeldía”, se quitó el cubrebocas para saludar a las cámaras cuando ingresaba a la casa blanca, como haciendo ver su inmejorable estado de salud. Y aunque muchos lo han tachado de irresponsable y esto no favorece su imagen, también hubo muchos estadounidenses que vieron en él a un “superhéroe” que ni la enfermedad que ha matado a millones en el mundo –más de 200 mil sólo en EEUU- puede doblegar; Entonces, realmente ¿cuál era el objetivo? ¿cuál es el mensaje?

Veámoslo de la siguiente manera, Trump sabía que estaba infectado mucho antes de hacerlo público y aún así tuvo la osadía de twittear que llevar mascarillas era de cobardes. Al salir del hospital, dos días después de su ingreso, salió con su equipo de seguridad –exponiéndolos al virus- para ver a sus fans: él era victorioso de una enfermedad que, seguramente, aún no había superado.

Y ciertamente, desde fuera uno podría pensar que todos estos “errores” o “exabrutos” de Trump harán que pierda las elecciones, sin embargo no es así, al menos no del todo. El mensaje que está dando el Presidente Trump es uno de victoria muy apegado al estilo norteamericano al grado de que, a pesar de los “arranques” que tiene Trump en redes sociales -Twitter principalmente-, muchos de sus seguidores se mantienen leales como, por ejemplo, aquellos supremacistas blancos -como los ahora famosos Proud boys mencionados en el debate presidencial-.

Ahora, para entender las acciones de Trump, tenemos que entender a su audiencia y antes que nada recordar que ésta tomará decisiones principalmente basada en sus emociones sobretodo emociones momentáneas; así él se dirige, de momento, a una audiencia votante que tiene miedo de un virus del que no se puede defender y por el que miles en su entorno han perdido la vida. Él, por su parte, es tan fuerte y tiene tal capacidad que en tan pocos días logró superar la enfermedad y por lo tanto, él y sólo él puede reconfortar, cuidar y pelear contra el nuevo enemigo ¿Votaría usted por él?


Doctoranda en Imagen Pública
Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa

Desde que se dio a conocer el resultado positivo por COVID-19 del presidente Donald Trump, he puesto en duda su veracidad, al grado de preguntar si realmente el mandatario dio positivo o fue ésta sólo una estrategia para dejar de lado el tema del debate dónde tuvo sus buenos tropiezos. Y es que siendo honestos, la gente tendrá mucha mayor empatía por un hombre de la tercera edad enfermo que por un hombre arrogante que, como es su costumbre, descarga su furia en redes sociales.

Tal vez es esta empatía a la que está apelando su equipo de campaña pues al menos hasta el día de ayer algunas encuestas ponían a su contrincante Joe Biden con un 16 por ciento de ventaja. Lo cierto es que si bien el objetivo era encontrar en el pueblo un poco de simpatía, este no se logró como se esperaba ya que el mandatario salió a los pocos días del hospital –y del aislamiento por así decirlo- y, en un acto de “rebeldía”, se quitó el cubrebocas para saludar a las cámaras cuando ingresaba a la casa blanca, como haciendo ver su inmejorable estado de salud. Y aunque muchos lo han tachado de irresponsable y esto no favorece su imagen, también hubo muchos estadounidenses que vieron en él a un “superhéroe” que ni la enfermedad que ha matado a millones en el mundo –más de 200 mil sólo en EEUU- puede doblegar; Entonces, realmente ¿cuál era el objetivo? ¿cuál es el mensaje?

Veámoslo de la siguiente manera, Trump sabía que estaba infectado mucho antes de hacerlo público y aún así tuvo la osadía de twittear que llevar mascarillas era de cobardes. Al salir del hospital, dos días después de su ingreso, salió con su equipo de seguridad –exponiéndolos al virus- para ver a sus fans: él era victorioso de una enfermedad que, seguramente, aún no había superado.

Y ciertamente, desde fuera uno podría pensar que todos estos “errores” o “exabrutos” de Trump harán que pierda las elecciones, sin embargo no es así, al menos no del todo. El mensaje que está dando el Presidente Trump es uno de victoria muy apegado al estilo norteamericano al grado de que, a pesar de los “arranques” que tiene Trump en redes sociales -Twitter principalmente-, muchos de sus seguidores se mantienen leales como, por ejemplo, aquellos supremacistas blancos -como los ahora famosos Proud boys mencionados en el debate presidencial-.

Ahora, para entender las acciones de Trump, tenemos que entender a su audiencia y antes que nada recordar que ésta tomará decisiones principalmente basada en sus emociones sobretodo emociones momentáneas; así él se dirige, de momento, a una audiencia votante que tiene miedo de un virus del que no se puede defender y por el que miles en su entorno han perdido la vida. Él, por su parte, es tan fuerte y tiene tal capacidad que en tan pocos días logró superar la enfermedad y por lo tanto, él y sólo él puede reconfortar, cuidar y pelear contra el nuevo enemigo ¿Votaría usted por él?


Doctoranda en Imagen Pública
Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 22 de octubre de 2020

Imagogenia | En plena crisis, tarifas arriba

La Cámara de Diputados Federal aprobó un incremento al cobro de los servicios de internet y teléfono que se aplicaría a partir el próximo enero.

Martha Nava A

jueves 15 de octubre de 2020

Imagogenia | Quesos que no son quesos

La Secretaría de Economía dio a conocer que ciertas marcas no podrán vender algunos de sus productos porque no cumplen con las Normas Oficiales, esto afectará su reputación. Será interesante ver cómo se logra una colaboración entre el gobierno y las empresas.

Martha Nava A

jueves 08 de octubre de 2020

Imagogenia | Covid vs. Trump ¿Estrategia?

Para entender sus acciones, tenemos que entender a su audiencia y recordar que ésta tomará decisiones principalmente basada en sus emociones sobretodo emociones momentáneas.

Martha Nava A

jueves 01 de octubre de 2020

Imagogenia | Etiquetados vemos, calorías no sabemos

La desinformación puede generar un problema al valor de la marca y a su reputación

Martha Nava A

jueves 24 de septiembre de 2020

Imagogenia | La otra pandemia

Referirse al aspecto físico de alguien siempre va a generar polémica, porque normalmente los comentarios al respecto no construyen

Martha Nava A

jueves 10 de septiembre de 2020

Imagogenia | De nuevo falla el e-commerce para un grande

el usuario tomará como aliado a las redes sociales para evidenciar el error de la marca, sea grande o pequeño.

Martha Nava A

jueves 03 de septiembre de 2020

Imagogenia | Reputación Digital

Cuidemos nuestra imagen a fin de evitar ser el próximo que circule de forma negativa en redes afectando nuestro entorno social.

Martha Nava A

jueves 27 de agosto de 2020

Imagogenia | Representaciones: muchas interpretaciones

En general el mexicano es muy celoso y cuidadoso de su identidad nacional, y es por esto que causó gran molestia en redes sociales la decoración en el Zócalo de la Ciudad de México

Martha Nava A

Cargar Más