/ jueves 9 de julio de 2020

Imagogenia | Cubrebocas

Desde que inició la pandemia el uso del cubrebocas ha sido un completo enigma, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que el uso del “accesorio” minimiza el riesgo de contagio, Hugo López Gattell Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud dice que no hay evidencia científica de que su uso sea eficiente; es decir, es una incógnita y por lo tanto, haga caso a quien guste y conforme las indicaciones particulares de su zona lo indiquen. Sin embargo, ¿por que algunos políticos se rehúsan a usar el cubrebocas? Uno de ellos, el Presidente Andrés Manuel López Obrador quien a penas el día de ayer lo vimos usar uno durante su vuelo a Washington y eso porque la línea aérea, Delta Airlines, lo tenía como obligatorio para tomar el vuelo; y sí, el hecho se viralizó en redes.

Lo cierto es que la respuesta a esta incógnita sobre el uso del cubrebocas, es compleja pues está cimentada en el cerebro y el proceso perceptual de quienes son la audiencia de dichos políticos; entendamos que la percepción de los rostros se realiza mediante maquinaria cognitiva y neural especializada muy distinta a la que se dedica la percepción de los objetos, por ejemplo.

Queda claro que el uso del cubrebocas hoy en día es fundamental y tenemos que aceptar que, en público, portar uno es una señal de respeto hacia el prójimo y que, de ahora en adelante, formará parte de nuestro día a día, por algo marcas como Adidas o Zara -por mencionar algunos- lanzaron este producto como un “accesorio” en sus nuevas campañas; sin embargo éste limita mucho el proceso perceptual.

Ahora, si bien ya hemos hablado de la fatiga zoom -que forma parte de este nuevo estilo de vida- que muchos tuvieron derivado de que, el cerebro, está trabajando de una forma diferente para la toma de decisiones; también, es momento de hablar del rostro como elemento fundamental para la sustracción de muchísima información sobre un individuo y como, el uso del cubrebocas, limita esta comunicación no verbal ¿Por qué? Porque la probabilidad de identificar correctamente una cara completa es mayor que la probabilidad de percibir correctamente las partes como un conjunto, es decir las caras se procesan como un todo y no como partes procesadas de forma independientemente.

Esto implica que el uso de un cubrebocas, limita la posibilidad de identificar a quien lo está usando y a su vez restringe la posibilidad de que nuestro cerebro pueda realizar los procesos necesarios para interpretar correctamente aquellos micro estímulos faciales que nos dan información vital sobre una persona como son: su estado de ánimo, su edad, su salud, si un comentario o situación le agradan y más.

Así, queda claro que para muchas figuras públicas el uso del cubrebocas implica una barrera de comunicación con su audiencia, y así, tal vez se puede considerar como un elemento que no aporte positivamente a la imagen del personaje. Sin embargo, dichas figuras no deben olvidar que el contexto, siempre, siempre juega un papel fundamental en la construcción y cimentación de su imagen.


Doctoranda en Imagen Pública

Directora π en SCIO Group

Ex godín Gubernamental

Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen


Facebook: Mar Nava Argüelles Twitter: @Mar_Naa

Desde que inició la pandemia el uso del cubrebocas ha sido un completo enigma, mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que el uso del “accesorio” minimiza el riesgo de contagio, Hugo López Gattell Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud dice que no hay evidencia científica de que su uso sea eficiente; es decir, es una incógnita y por lo tanto, haga caso a quien guste y conforme las indicaciones particulares de su zona lo indiquen. Sin embargo, ¿por que algunos políticos se rehúsan a usar el cubrebocas? Uno de ellos, el Presidente Andrés Manuel López Obrador quien a penas el día de ayer lo vimos usar uno durante su vuelo a Washington y eso porque la línea aérea, Delta Airlines, lo tenía como obligatorio para tomar el vuelo; y sí, el hecho se viralizó en redes.

Lo cierto es que la respuesta a esta incógnita sobre el uso del cubrebocas, es compleja pues está cimentada en el cerebro y el proceso perceptual de quienes son la audiencia de dichos políticos; entendamos que la percepción de los rostros se realiza mediante maquinaria cognitiva y neural especializada muy distinta a la que se dedica la percepción de los objetos, por ejemplo.

Queda claro que el uso del cubrebocas hoy en día es fundamental y tenemos que aceptar que, en público, portar uno es una señal de respeto hacia el prójimo y que, de ahora en adelante, formará parte de nuestro día a día, por algo marcas como Adidas o Zara -por mencionar algunos- lanzaron este producto como un “accesorio” en sus nuevas campañas; sin embargo éste limita mucho el proceso perceptual.

Ahora, si bien ya hemos hablado de la fatiga zoom -que forma parte de este nuevo estilo de vida- que muchos tuvieron derivado de que, el cerebro, está trabajando de una forma diferente para la toma de decisiones; también, es momento de hablar del rostro como elemento fundamental para la sustracción de muchísima información sobre un individuo y como, el uso del cubrebocas, limita esta comunicación no verbal ¿Por qué? Porque la probabilidad de identificar correctamente una cara completa es mayor que la probabilidad de percibir correctamente las partes como un conjunto, es decir las caras se procesan como un todo y no como partes procesadas de forma independientemente.

Esto implica que el uso de un cubrebocas, limita la posibilidad de identificar a quien lo está usando y a su vez restringe la posibilidad de que nuestro cerebro pueda realizar los procesos necesarios para interpretar correctamente aquellos micro estímulos faciales que nos dan información vital sobre una persona como son: su estado de ánimo, su edad, su salud, si un comentario o situación le agradan y más.

Así, queda claro que para muchas figuras públicas el uso del cubrebocas implica una barrera de comunicación con su audiencia, y así, tal vez se puede considerar como un elemento que no aporte positivamente a la imagen del personaje. Sin embargo, dichas figuras no deben olvidar que el contexto, siempre, siempre juega un papel fundamental en la construcción y cimentación de su imagen.


Doctoranda en Imagen Pública

Directora π en SCIO Group

Ex godín Gubernamental

Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen


Facebook: Mar Nava Argüelles Twitter: @Mar_Naa

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 10 de septiembre de 2020

Imagogenia | De nuevo falla el e-commerce para un grande

el usuario tomará como aliado a las redes sociales para evidenciar el error de la marca, sea grande o pequeño.

Martha Nava A

jueves 03 de septiembre de 2020

Imagogenia | Reputación Digital

Cuidemos nuestra imagen a fin de evitar ser el próximo que circule de forma negativa en redes afectando nuestro entorno social.

Martha Nava A

jueves 27 de agosto de 2020

Imagogenia | Representaciones: muchas interpretaciones

En general el mexicano es muy celoso y cuidadoso de su identidad nacional, y es por esto que causó gran molestia en redes sociales la decoración en el Zócalo de la Ciudad de México

Martha Nava A

jueves 13 de agosto de 2020

Imagogenia | Crecimiento digital, transformación obligada

Todo tipo de negocio digital tiene su “chiste” y una cadena departamental que opera en el país lo sabe, por algo buscó a un aliado del rubro.

Martha Nava A

jueves 06 de agosto de 2020

Imagogenia | Pandemia, momento de oportunidad

Debemos aprovechar, como pequeños o grandes empresarios, el momento tan emocional en el que estamos para conectar con nuestros clientes desde lo cotidiano.

Martha Nava A

jueves 30 de julio de 2020

Imagogenia | Influencers a donar sangre

La nueva dinámica social está cambiando las estrategias de comunicación para todos los sectores, y claramente muchos han tenido que echar mano de lo digital para llegar a sus mercados meta

Martha Nava A

jueves 23 de julio de 2020

Imagogenia | La Reina, Reynolds y un gin

El lanzamiento de una ginebra por parte de la Reina Isabel II fue tomada de una forma muy peculiar por un el actor de Hollywood

Martha Nava A

jueves 16 de julio de 2020

Imagogenia | Logo

Es un hecho el poder que tienen los elementos visuales para una marca y como un buen cambio de imagen puede ayudarle a mejorar y/o modificar la percepción de la misma

Martha Nava A

Cargar Más