/ jueves 7 de abril de 2022

Imagogenia | De playeras y reputación

Se puede entender que una marca busque que determinadas figuras públicas usen sus productos tanto para promoverlas como para incentivar un sentimiento “aspiracional” en el que, su nicho de mercado, lo use en consecuencia porque quiere identificarse con esta. Sin embargo, es inusual que se les pida que no usen sus productos, por lo que hace unos días se volvió tendencia una entrevista realizada en Argentina, en la que una banda de música popular evidenció que la marca Lacoste le pagó a su representante para que no usaran sus playeras de colores.

La banda de cumbia Wachiturros en una entrevista señaló a través del líder del grupo, Gonzalo Muñoz, que la marca de ropa no quería que sus productos fueran relacionados con bandas musicales de cumbia y reggaetón, y que la petición obedecía al “cuidado de la imagen” de la misma. Muñoz indicó que ellos usaban las playeras por comodidad ya que tenían una amplia gama de colores y que, al final, después del “desprecio” de la marca francesa fue Tommy Hilfiger quién salió al rescate y se encargó de su vestimenta. Si bien, esta estrategia ya tiene algunos años, ciertamente hoy viene a pasarle factura, y es que aunque es una de las marcas de moda casual más valiosas del mercado, sabe que, hoy en día, se deben aprovechar los momentos de reflector, claro está con el enfoque adecuado para la imagen de la misma.

Nada menos, podemos recordar cómo Lacoste aprovechó el momento en el que el subsecretario Hugo López-Gattel, durante el proceso de pandemia, salió en conferencia el sábado 5 de abril del 2020 con una playera roja con el logo de la marca, lo que derivó en una tendencia en redes sobre la prenda y, así la empresa aprovechó desde una cuenta no verificada, para indicar el número de modelo y su disponibilidad en línea. Bien lo dijo el líder del grupo de cumbia, la marca quiere estar relacionada con empresarios o abogados, en este caso, un doctor no le cayó nada mal.

Lo cierto, es que no toda esta publicidad puede ser beneficiosa en cuanto a la reputación que se genera de la marca y esta debe ser cautelosa sobre su activo más importante, y es que también podemos recordar cuando en 2011 se generó una tendencia en la que coincidentemente durante la presentación de algunos personajes –“ El JJ”, “La Barbie” y “El Cabrito”- acusados de narcotráfico estos compartían modelos similares, pero de diferentes colores, de las playeras de la marca Polo Ralph Lauren. Sin duda, esto no era buena publicidad para la marca pues mientras algunos fanáticos de la narco cultura buscaron adquirir playeras de este tipo de la marca, ya que se creó una tendencia entorno a la misma, otra parte de su nicho de mercado, dejó de comprarlas por miedo a ser relacionados o confundidos con el sector.


Lo que queda claro es que las marcas deben aprovechar los reflectores, tal y como lo hizo Tommy Hilfiger en su momento. Pues, si somos honestos, en este caso en particular es quién está ganando más, ya que fue quién levantó la mano y por ende, hoy se les menciona como los buenos de la historia.

Doctoranda en Imagen Pública

Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa

Spotify: Imagogenia

Se puede entender que una marca busque que determinadas figuras públicas usen sus productos tanto para promoverlas como para incentivar un sentimiento “aspiracional” en el que, su nicho de mercado, lo use en consecuencia porque quiere identificarse con esta. Sin embargo, es inusual que se les pida que no usen sus productos, por lo que hace unos días se volvió tendencia una entrevista realizada en Argentina, en la que una banda de música popular evidenció que la marca Lacoste le pagó a su representante para que no usaran sus playeras de colores.

La banda de cumbia Wachiturros en una entrevista señaló a través del líder del grupo, Gonzalo Muñoz, que la marca de ropa no quería que sus productos fueran relacionados con bandas musicales de cumbia y reggaetón, y que la petición obedecía al “cuidado de la imagen” de la misma. Muñoz indicó que ellos usaban las playeras por comodidad ya que tenían una amplia gama de colores y que, al final, después del “desprecio” de la marca francesa fue Tommy Hilfiger quién salió al rescate y se encargó de su vestimenta. Si bien, esta estrategia ya tiene algunos años, ciertamente hoy viene a pasarle factura, y es que aunque es una de las marcas de moda casual más valiosas del mercado, sabe que, hoy en día, se deben aprovechar los momentos de reflector, claro está con el enfoque adecuado para la imagen de la misma.

Nada menos, podemos recordar cómo Lacoste aprovechó el momento en el que el subsecretario Hugo López-Gattel, durante el proceso de pandemia, salió en conferencia el sábado 5 de abril del 2020 con una playera roja con el logo de la marca, lo que derivó en una tendencia en redes sobre la prenda y, así la empresa aprovechó desde una cuenta no verificada, para indicar el número de modelo y su disponibilidad en línea. Bien lo dijo el líder del grupo de cumbia, la marca quiere estar relacionada con empresarios o abogados, en este caso, un doctor no le cayó nada mal.

Lo cierto, es que no toda esta publicidad puede ser beneficiosa en cuanto a la reputación que se genera de la marca y esta debe ser cautelosa sobre su activo más importante, y es que también podemos recordar cuando en 2011 se generó una tendencia en la que coincidentemente durante la presentación de algunos personajes –“ El JJ”, “La Barbie” y “El Cabrito”- acusados de narcotráfico estos compartían modelos similares, pero de diferentes colores, de las playeras de la marca Polo Ralph Lauren. Sin duda, esto no era buena publicidad para la marca pues mientras algunos fanáticos de la narco cultura buscaron adquirir playeras de este tipo de la marca, ya que se creó una tendencia entorno a la misma, otra parte de su nicho de mercado, dejó de comprarlas por miedo a ser relacionados o confundidos con el sector.


Lo que queda claro es que las marcas deben aprovechar los reflectores, tal y como lo hizo Tommy Hilfiger en su momento. Pues, si somos honestos, en este caso en particular es quién está ganando más, ya que fue quién levantó la mano y por ende, hoy se les menciona como los buenos de la historia.

Doctoranda en Imagen Pública

Directora π en SCIO Group
Ex godín Gubernamental
Fisgona por naturaleza y delirante por la imagen
Facebook: Mar Nava Argüelles

Twitter: @Mar_Naa

Spotify: Imagogenia

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 23 de junio de 2022

Imagogenia | Influyentes digitales

los influencers deben hacer una mejor labor al investigar a las personas a las que les quieren ofrecer su plataforma de “influencia” y viceversa,

Martha Nava A

sábado 18 de junio de 2022

Imagogenia | Contexto

El martes de esta semana se hizo viral una fotografía en la que se muestra a Rodríguez con una niña y un texto donde se afirma que derramó agua sobre su cabeza, luego de que ésta se acercara para decirle que en su casa no había del vital líquido.

Martha Nava A

jueves 09 de junio de 2022

Imagogenia | AMLO: ¿Política exterior?

AMLO, siendo una de las figuras más importantes de la política latinoamericana y aprovechando el poder de la plataforma que tiene, está hablando sobre un tema que no deberí

Martha Nava A

jueves 02 de junio de 2022

Imagogenia | Estímulos para la imagen 2.0: la percepción es poder

Si somos honestos, ambos actores cargan con su parte de culpa, sin embargo hoy a los ojos del público -o al menos de su audiencia- Depp es quién logró resarcir su imagen

Martha Nava A

jueves 26 de mayo de 2022

Imagogenia | Evolución remota

Como era de esperarse, la vestimenta de los empleados también ha cambiado y en consecuencia, ha sido tema de conversación digital.

Martha Nava A

jueves 19 de mayo de 2022

Imagogenia | Otra vez: AMLO vs. los médicos

Esta no es la primera vez que el presidente entra en polémica con el gremio pues hace un año en plena pandemia los criticó y calificó de “mercantilistas”

Martha Nava A

viernes 29 de abril de 2022

Imagogenia | A Rosy

Martha Nava A

Cargar Más