/ martes 29 de diciembre de 2020

Incertidumbre y precarización

Sin las herramientas tecnológicas necesarias, ni la retroalimentación con los docentes que exige el proceso de aprendizaje y con niveles de deserción nunca antes vistos, la niñez y la juventud mexicanas viven en la falta de acceso a la educación, una pandemia que puede marcarlos de por vida.

Datos del Banco Interamericano de Desarrollo revelan que en México la situación es tan grave, que podría significar un retroceso de casi una década, al ser el segundo país que tras la pandemia tendrá el mayor abandono escolar entre los 6 y los 17 años, ya sea por motivos económicos o por carecer de las condiciones mínimas necesarias para el aprendizaje a través de la educación a distancia.

Sí, es mejor tener clases no presenciales que arriesgar la vida por un contagio y sí, la televisión resolvió la emergencia, pero no la cobertura y mucho menos el aprendizaje. Es inadmisible resignarse cuando la educación es un “derecho llave” hacia la libertad económica y de pensamiento.

A finales de octubre, con el patrocinio de la Iniciativa de Educación con Equidad y Calidad del TEC de Monterrey, se realizó una encuesta nacional a padres de familia con hijos en primarias y/o secundarias públicas, la cual revela las afectaciones que muestran los estudiantes: 70% en su estado de ánimo, 68% en lo escolar y 51% en lo psicológico, con síntomas como enojo, ansiedad, aumento de peso, tristeza, miedo y depresión.

El estudio sugiere reforzar la estrategia Aprende en Casa del gobierno federal, incorporando un mayor número de profesores, más actividades, y uso de materiales atractivos y centrados en los aprendizajes imprescindibles del currículo de educación básica y media superior; acompañamiento docente en estrategias de enseñanza y acompañamiento de los estudiantes a la distancia, así como programación de apoyo emocional para estudiantes y profesores.

Los diagnósticos, como los discursos del gobierno federal, son muy buenos para decirnos qué hace falta. Las verdaderas preguntas son cómo y con qué, si a la pandemia por Covid se han sumado desde el inicio de este sexenio las ocurrencias y los austericidios, a grado tal, que los recursos del Programa de Fortalecimiento de la excelencia y calidad educativa serán menos de la mitad de los que había en 2018, lo que eliminará la posibilidad de elaborar y distribuir materiales educativos complementarios, apoyos para el desarrollo curricular, instrumentación de una segunda lengua (inglés) y financiamiento de proyectos locales en la educación básica y eso sin mencionar la mejora que impulsaba en los programas de licenciatura y posgrado.

Además, la disminución de casi el 50% de presupuesto al Programa de Desarrollo Profesional Docente y la eliminación del programa Fortalecimiento de la excelencia y calidad educativa y del programa de Carrera Docente en UPES, se traduce en que los 2.1 millones de maestros recibirán en promedio 41 centavos diarios para su formación.

Por eso, la llegada de Delfina Gómez a la Secretaría de Educación Pública, representa una esperanza de frenar estos retrocesos por su conocimiento de lo que ocurre en las aulas de nuestras escuelas públicas y del gremio al que pertenece, que no admiten dilación ni sumisión.

Si sucumbe a las instrucciones presidenciales, confirmará lo que dicen sus detractores: que su llegada es una estrategia electoral para intentar frenar el inevitable voto de castigo en 2021 a un gobierno que prometió revalorar al magisterio e invertir en educación y hasta hoy, solo ha garantizado incertidumbre y precarización.

*Diputada federal mexiquense.

@AnaLiliaHerrera

Sin las herramientas tecnológicas necesarias, ni la retroalimentación con los docentes que exige el proceso de aprendizaje y con niveles de deserción nunca antes vistos, la niñez y la juventud mexicanas viven en la falta de acceso a la educación, una pandemia que puede marcarlos de por vida.

Datos del Banco Interamericano de Desarrollo revelan que en México la situación es tan grave, que podría significar un retroceso de casi una década, al ser el segundo país que tras la pandemia tendrá el mayor abandono escolar entre los 6 y los 17 años, ya sea por motivos económicos o por carecer de las condiciones mínimas necesarias para el aprendizaje a través de la educación a distancia.

Sí, es mejor tener clases no presenciales que arriesgar la vida por un contagio y sí, la televisión resolvió la emergencia, pero no la cobertura y mucho menos el aprendizaje. Es inadmisible resignarse cuando la educación es un “derecho llave” hacia la libertad económica y de pensamiento.

A finales de octubre, con el patrocinio de la Iniciativa de Educación con Equidad y Calidad del TEC de Monterrey, se realizó una encuesta nacional a padres de familia con hijos en primarias y/o secundarias públicas, la cual revela las afectaciones que muestran los estudiantes: 70% en su estado de ánimo, 68% en lo escolar y 51% en lo psicológico, con síntomas como enojo, ansiedad, aumento de peso, tristeza, miedo y depresión.

El estudio sugiere reforzar la estrategia Aprende en Casa del gobierno federal, incorporando un mayor número de profesores, más actividades, y uso de materiales atractivos y centrados en los aprendizajes imprescindibles del currículo de educación básica y media superior; acompañamiento docente en estrategias de enseñanza y acompañamiento de los estudiantes a la distancia, así como programación de apoyo emocional para estudiantes y profesores.

Los diagnósticos, como los discursos del gobierno federal, son muy buenos para decirnos qué hace falta. Las verdaderas preguntas son cómo y con qué, si a la pandemia por Covid se han sumado desde el inicio de este sexenio las ocurrencias y los austericidios, a grado tal, que los recursos del Programa de Fortalecimiento de la excelencia y calidad educativa serán menos de la mitad de los que había en 2018, lo que eliminará la posibilidad de elaborar y distribuir materiales educativos complementarios, apoyos para el desarrollo curricular, instrumentación de una segunda lengua (inglés) y financiamiento de proyectos locales en la educación básica y eso sin mencionar la mejora que impulsaba en los programas de licenciatura y posgrado.

Además, la disminución de casi el 50% de presupuesto al Programa de Desarrollo Profesional Docente y la eliminación del programa Fortalecimiento de la excelencia y calidad educativa y del programa de Carrera Docente en UPES, se traduce en que los 2.1 millones de maestros recibirán en promedio 41 centavos diarios para su formación.

Por eso, la llegada de Delfina Gómez a la Secretaría de Educación Pública, representa una esperanza de frenar estos retrocesos por su conocimiento de lo que ocurre en las aulas de nuestras escuelas públicas y del gremio al que pertenece, que no admiten dilación ni sumisión.

Si sucumbe a las instrucciones presidenciales, confirmará lo que dicen sus detractores: que su llegada es una estrategia electoral para intentar frenar el inevitable voto de castigo en 2021 a un gobierno que prometió revalorar al magisterio e invertir en educación y hasta hoy, solo ha garantizado incertidumbre y precarización.

*Diputada federal mexiquense.

@AnaLiliaHerrera

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 12 de enero de 2021

Teletrabajo

En México está lejos de ser una modalidad generalizada, pues apenas el 17 por ciento de las personas pueden desempeñarse de forma remota.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 29 de diciembre de 2020

Incertidumbre y precarización

 Sí, es mejor tener clases no presenciales que arriesgar la vida por un contagio y sí, la televisión resolvió la emergencia, pero no la cobertura y mucho menos el aprendizaje

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 15 de diciembre de 2020

¿Quién le explica a la juventud?

La pandemia le vino “como anillo al dedo” al gobierno que en campaña prometió que no habría más estudiantes rechazados y que hoy tiene en la situación económica del país el pretexto perfecto para posponer, por tercer año consecutivo, sus “buenas intenciones”.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 01 de diciembre de 2020

Alerta sin fronteras

A contracorriente de los recortes federales en programas de fomento a la igualdad entre hombres y mujeres, el Estado de México se mantiene congruente en los dichos y en los hechos, al crear hace un par de meses la Secretaría de las Mujeres.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 17 de noviembre de 2020

Educación vs. populismo

El discurso oficial nos dirá que el gasto educativo se incrementó y sí, pero solo en los siete programas prioritarios del nuevo régimen

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 03 de noviembre de 2020

Devaluación educativa

El gobierno federal y su mayoría legislativa se alistan a desaparecer 13 programas que aportaban 11 mil 815 millones de pesos  en áreas de igualdad, evaluación, fortalecimiento, infraestructura y docencia.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 20 de octubre de 2020

Los 15 minutos anhelados

En Francia proponen que sea el tiempo que necesitaría una persona para desplazarse en ella y satisfacer sus necesidades esenciales

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 06 de octubre de 2020

El cáncer de la incongruencia

A la peor crisis económica de nuestra historia se suma el desmantelamiento de instituciones y presupuestos que costaron años o décadas de lucha

Ana Lilia Herrera Anzaldo

martes 15 de septiembre de 2020

¿Omisión o dimisión?

Las mujeres no daremos marcha atrás en la exigencia de una sociedad paritaria y libre de violencia donde se respeten a cabalidad nuestros derechos y se sancione a quienes los transgredan.

Ana Lilia Herrera Anzaldo

Cargar Más