/ lunes 29 de junio de 2020

Mirada Empresarial | De mal en peor...

En una sola expresión, la semana que recién concluye fue desastrosa; el panorama que vivimos las mexicanas y los mexicanos a raíz de las decisiones políticas y económicas que se toman, han hecho que por una semana más no podamos “levantar el vuelo” y continuemos en franca caída.

La administración federal insiste en seguir con su conflicto particular en contra de los empresarios internacionales, sobre todo contra aquellos que relacionan su negocio con el mercado eléctrico y de forma marcada en contra de las empresas españolas.

Tal ha sido el grado de bombardeo mediático que la primera decisión de Iberdrola fue retirar su proyecto de inversión en Tuxpan, Veracruz; este retiro de inversión, supuso una pérdida de mil 200 millones de dólares destinados a la construcción de una central eléctrica capaz de generar mil 200 mega watts y alrededor de 2 mil empleos para la población de la región; un terrible error.

A nivel internacional, la cosa no pinta mejor; el Fondo Monetario Internacional ha establecido en diversas ocasiones que la pandemia por el coronavirus generará afecciones importantes a las economías nacionales, sin embargo algunos países han logrado mejorar los pronósticos gracias a la implementación de medidas.

Mientras que para el mundo espera una contracción generalizada del 4.9 por ciento, se pronostica que México tenga una caída de 10.5 en su Producto Interno Bruto, segundo strike.

Estas y otras alertas en materia económica, ha provocado que el representante del gobierno estadounidense en México, Christopher Landau exprese su preocupación por esta situación y haya declarado que no es momento oportuno de invertir en México ya que “se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera y en varios sectores obviamente hemos visto cosas preocupantes”.

Si bien los comentarios emitidos por el embajador no deben marcar la pauta de la estrategia a seguir, sirven como referencia de lo que los países visualizan sobre nuestro país; ¡knockout! ¿Qué más esperamos para reaccionar?

Al igual que las empresas, organismos y autoridades internacionales, la sociedad mexicana ha expresado su inconformidad ante las estrategias implementadas por el gobierno federal; sin embargo, las autoridades se han hecho de la vista gorda, incluso el Secretario de Hacienda expresó que la recuperación de empleos ya inició, todo esto sin dar pruebas fehacientes y sin que se refleje en el bienestar social.

Mientras el mundo se preocupa y se ocupa de revertir el complicado panorama que se avecina, el Presidente dice que hay que dar gracias a la vida.

¿Dónde quedan los más de 210 mil casos confirmados y 26 mil fallecidos a causa del Covid-19?

¿Dónde está el plan que reactivará la economía?

¿Ésta es la seriedad con la que el gobierno enfrenta los problemas de toda una nación?

En una sola expresión, la semana que recién concluye fue desastrosa; el panorama que vivimos las mexicanas y los mexicanos a raíz de las decisiones políticas y económicas que se toman, han hecho que por una semana más no podamos “levantar el vuelo” y continuemos en franca caída.

La administración federal insiste en seguir con su conflicto particular en contra de los empresarios internacionales, sobre todo contra aquellos que relacionan su negocio con el mercado eléctrico y de forma marcada en contra de las empresas españolas.

Tal ha sido el grado de bombardeo mediático que la primera decisión de Iberdrola fue retirar su proyecto de inversión en Tuxpan, Veracruz; este retiro de inversión, supuso una pérdida de mil 200 millones de dólares destinados a la construcción de una central eléctrica capaz de generar mil 200 mega watts y alrededor de 2 mil empleos para la población de la región; un terrible error.

A nivel internacional, la cosa no pinta mejor; el Fondo Monetario Internacional ha establecido en diversas ocasiones que la pandemia por el coronavirus generará afecciones importantes a las economías nacionales, sin embargo algunos países han logrado mejorar los pronósticos gracias a la implementación de medidas.

Mientras que para el mundo espera una contracción generalizada del 4.9 por ciento, se pronostica que México tenga una caída de 10.5 en su Producto Interno Bruto, segundo strike.

Estas y otras alertas en materia económica, ha provocado que el representante del gobierno estadounidense en México, Christopher Landau exprese su preocupación por esta situación y haya declarado que no es momento oportuno de invertir en México ya que “se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera y en varios sectores obviamente hemos visto cosas preocupantes”.

Si bien los comentarios emitidos por el embajador no deben marcar la pauta de la estrategia a seguir, sirven como referencia de lo que los países visualizan sobre nuestro país; ¡knockout! ¿Qué más esperamos para reaccionar?

Al igual que las empresas, organismos y autoridades internacionales, la sociedad mexicana ha expresado su inconformidad ante las estrategias implementadas por el gobierno federal; sin embargo, las autoridades se han hecho de la vista gorda, incluso el Secretario de Hacienda expresó que la recuperación de empleos ya inició, todo esto sin dar pruebas fehacientes y sin que se refleje en el bienestar social.

Mientras el mundo se preocupa y se ocupa de revertir el complicado panorama que se avecina, el Presidente dice que hay que dar gracias a la vida.

¿Dónde quedan los más de 210 mil casos confirmados y 26 mil fallecidos a causa del Covid-19?

¿Dónde está el plan que reactivará la economía?

¿Ésta es la seriedad con la que el gobierno enfrenta los problemas de toda una nación?