/ martes 11 de junio de 2019

Nuestro México


Institucionalidad y contaminación

Aunque gracias al clima (lluvias y viento) la contaminación del valle deToluca ha disminuido a rangos moderados, el gobierno del Estado deMéxico ha emitido un Plan de Contingencia Ambiental que tratará de sacar de circulación a vehículos particulares y al servicio del gobierno; y algunos camiones de carga, limitar las actividades al aire libre, así como las gubernamentales y económicas.

Los municipios que son considerados para estas medidas son 22 de la Zonas metropolitanas de Toluca y Santiago Tianguistenco. El plan contempla tres fases: preventiva, Fase I y Fase II.

El plan se lanzará en cuanto el Índice de Calidad del Aire llegue a 150, o la contaminación por partículas PM10 y PM 2.5, lo cual resulta alentador y adecuado si no fuera porque algunos detalles quedan sin aclarar. Las medidas anti contaminación son necesarias y urgentes en Toluca, como ya se ha señalado por los expertos. Por eso medidas gubernamentales claras y con fuerza son indispensables. Pero es necesario que el gobierno aclare por qué sólo se diseñan medidas para casos de contingencia que según la Gaceta de gobierno lo constituye una “situación eventual y transitoria”. La contaminación en Toluca no es eventual y el deterioro del ambiente es progresivo. ¿Por qué no se diseñaron medidas preventivas, permanentes para evitar esas contingencias o al menos disminuirlas?

Las medidas anticontaminantes son políticas públicas que requieren estudio, consenso, medios claros para implementarla y mucha transparencia y comunicación. Crear medidas extraordinarias o sólo para ocasiones extraordinarias (cuando el problema se genera permanentemente), sólo provoca que las áreas que están involucradas interpreten la información de acuerdo a sus criterios, que la ciudadanía desinformada no comprenda lo que se hace y que las medidas extraordinarias que quieren atacar ese problema se conviertan en caos, confusión y abusos.

Esto en ningún estado es deseable, pues lejos de construir institucionalidad entendida como la confianza en las acciones estatales, en estabilidad en las relaciones entre el estado y la sociedad, en fin en un medio para el desarrollo, se convierten en acciones discrecionales que al contrario debilitan esa institucionalidad.

La información amplia, la transparencia, la claridad son elementos sin los cuales las políticas públicas pueden fracasar, debilitar la confianza entre actores, molestar a la ciudadanía y generar corrupción en el extremo más amplio.

Es por ello que gracias a la tregua que nos está dando la lluvia, se debería pensar en un plan contra la contaminación ambiental amplio, preventivo, inclusivo, pero sobre todo muy argumentado, transparentado y extensamente difundido entre la población, lo que evitaría sorpresas, disgustos, inconformidades y nuevamente el debilitamiento de la relación del gobierno con la sociedad.

Profesora-Investigadora de El Colegio Mexiquense, A.C.


Institucionalidad y contaminación

Aunque gracias al clima (lluvias y viento) la contaminación del valle deToluca ha disminuido a rangos moderados, el gobierno del Estado deMéxico ha emitido un Plan de Contingencia Ambiental que tratará de sacar de circulación a vehículos particulares y al servicio del gobierno; y algunos camiones de carga, limitar las actividades al aire libre, así como las gubernamentales y económicas.

Los municipios que son considerados para estas medidas son 22 de la Zonas metropolitanas de Toluca y Santiago Tianguistenco. El plan contempla tres fases: preventiva, Fase I y Fase II.

El plan se lanzará en cuanto el Índice de Calidad del Aire llegue a 150, o la contaminación por partículas PM10 y PM 2.5, lo cual resulta alentador y adecuado si no fuera porque algunos detalles quedan sin aclarar. Las medidas anti contaminación son necesarias y urgentes en Toluca, como ya se ha señalado por los expertos. Por eso medidas gubernamentales claras y con fuerza son indispensables. Pero es necesario que el gobierno aclare por qué sólo se diseñan medidas para casos de contingencia que según la Gaceta de gobierno lo constituye una “situación eventual y transitoria”. La contaminación en Toluca no es eventual y el deterioro del ambiente es progresivo. ¿Por qué no se diseñaron medidas preventivas, permanentes para evitar esas contingencias o al menos disminuirlas?

Las medidas anticontaminantes son políticas públicas que requieren estudio, consenso, medios claros para implementarla y mucha transparencia y comunicación. Crear medidas extraordinarias o sólo para ocasiones extraordinarias (cuando el problema se genera permanentemente), sólo provoca que las áreas que están involucradas interpreten la información de acuerdo a sus criterios, que la ciudadanía desinformada no comprenda lo que se hace y que las medidas extraordinarias que quieren atacar ese problema se conviertan en caos, confusión y abusos.

Esto en ningún estado es deseable, pues lejos de construir institucionalidad entendida como la confianza en las acciones estatales, en estabilidad en las relaciones entre el estado y la sociedad, en fin en un medio para el desarrollo, se convierten en acciones discrecionales que al contrario debilitan esa institucionalidad.

La información amplia, la transparencia, la claridad son elementos sin los cuales las políticas públicas pueden fracasar, debilitar la confianza entre actores, molestar a la ciudadanía y generar corrupción en el extremo más amplio.

Es por ello que gracias a la tregua que nos está dando la lluvia, se debería pensar en un plan contra la contaminación ambiental amplio, preventivo, inclusivo, pero sobre todo muy argumentado, transparentado y extensamente difundido entre la población, lo que evitaría sorpresas, disgustos, inconformidades y nuevamente el debilitamiento de la relación del gobierno con la sociedad.

Profesora-Investigadora de El Colegio Mexiquense, A.C.