/ martes 18 de junio de 2019

Oídos sordos


Si a decir de la auto denominada cuarta transformación, el “instrumento para enunciar los problemas nacionales y enumerar las soluciones en una proyección sexenal”, es el Plan Nacional de Desarrollo (PND),les quedaron a deber a sus electores y confirmaron las certezas de sus detractores, dicho esto último con enorme preocupación.

Años de campaña política, meses de transición y medio año en el gobierno, solo alcanzaron para trasladar la retórica electoral a 63páginas en lo que se supone será la hoja de ruta del gobierno, el primer PND que deberá aprobarse por la Cámara de Diputados Federal y que no contiene los elementos mínimos previstos por la Ley dePlaneación.

Para lograrlo, tenemos tres obstáculos: un documento plagado de buenas intenciones sin una estrategia integral ni de largo plazo, como el párrafo donde expresa que el gobierno federal debe empezar a cumplir sus mandatos constitucionales como guardián de los derechos individuales y colectivos, además de asumir plenamente sus facultades como impulsor y conductor de la economía, aunque en su actuar se contradice y en el plan, no dice cómo.

La segunda dificultad es una mayoría legislativa que pregona el parlamento abierto a los cuatro vientos, pero que tiene oídos sordos hasta para el anexo que mandó la Secretaría de Hacienda, quizás avergonzada frente a tantas omisiones u osadías. ¿Para qué dar cifras, deben preguntarse los morenistas y sus aliados, si luego vana querer evaluarnos y el presidente de la República tiene otros datos?

Pero el tercer y más grande obstáculo es la composición política enSan Lázaro, donde la oposición no representa un contrapeso numérico: los grupos parlamentarios de Morena, PT, PES, PVEM y siete diputados más sin partido, representan 333 votos, es decir, el 66.4por ciento de una votación que solo requiere la mitad más uno, es decir: 251 legisladores. Una mayoría aplastante en número –que no en ideas— pues ya decidió en comisiones validar el mal llamado PND que envió su jefe político.

Al parecer, no piensan quitarle ni una coma y habrán sido inútil es tanto las observaciones que entregamos los legisladores, como las de especialistas vertidas en foros y reuniones.

Como lo dijo ayer el diputado René Juárez Cisneros: ningún gobierno puede tener la verdad absoluta, por más que tenga 30millones de votos; el presidente de México es susceptible de equivocarse y cuando lo hace, deben alzarse las voces responsables y nacionalistas que le apuestan al país.

El coordinador del PRI calificó de miope una visión que busca la justicia y la equidad social, a partir de la dádiva, de regalar lo que no se está produciendo, “porque llegará el momento en que ya no habrá qué distribuir”.

En alusión al PND, el ex gobernador de Guerrero fue contundente: si la hoja de ruta no expresa con una visión responsable lo que requiere el país y continua en la visión sesgada de creer que el gobierno puede todo, sabe todo y lo puede hacer todo, más temprano que tarde, la realidad nos va a alcanzar como lo ha hecho en apenas seis meses.

Maestra en Derechos Humanos y Garantías.

Diputada Federal delEstado de México.


Si a decir de la auto denominada cuarta transformación, el “instrumento para enunciar los problemas nacionales y enumerar las soluciones en una proyección sexenal”, es el Plan Nacional de Desarrollo (PND),les quedaron a deber a sus electores y confirmaron las certezas de sus detractores, dicho esto último con enorme preocupación.

Años de campaña política, meses de transición y medio año en el gobierno, solo alcanzaron para trasladar la retórica electoral a 63páginas en lo que se supone será la hoja de ruta del gobierno, el primer PND que deberá aprobarse por la Cámara de Diputados Federal y que no contiene los elementos mínimos previstos por la Ley dePlaneación.

Para lograrlo, tenemos tres obstáculos: un documento plagado de buenas intenciones sin una estrategia integral ni de largo plazo, como el párrafo donde expresa que el gobierno federal debe empezar a cumplir sus mandatos constitucionales como guardián de los derechos individuales y colectivos, además de asumir plenamente sus facultades como impulsor y conductor de la economía, aunque en su actuar se contradice y en el plan, no dice cómo.

La segunda dificultad es una mayoría legislativa que pregona el parlamento abierto a los cuatro vientos, pero que tiene oídos sordos hasta para el anexo que mandó la Secretaría de Hacienda, quizás avergonzada frente a tantas omisiones u osadías. ¿Para qué dar cifras, deben preguntarse los morenistas y sus aliados, si luego vana querer evaluarnos y el presidente de la República tiene otros datos?

Pero el tercer y más grande obstáculo es la composición política enSan Lázaro, donde la oposición no representa un contrapeso numérico: los grupos parlamentarios de Morena, PT, PES, PVEM y siete diputados más sin partido, representan 333 votos, es decir, el 66.4por ciento de una votación que solo requiere la mitad más uno, es decir: 251 legisladores. Una mayoría aplastante en número –que no en ideas— pues ya decidió en comisiones validar el mal llamado PND que envió su jefe político.

Al parecer, no piensan quitarle ni una coma y habrán sido inútil es tanto las observaciones que entregamos los legisladores, como las de especialistas vertidas en foros y reuniones.

Como lo dijo ayer el diputado René Juárez Cisneros: ningún gobierno puede tener la verdad absoluta, por más que tenga 30millones de votos; el presidente de México es susceptible de equivocarse y cuando lo hace, deben alzarse las voces responsables y nacionalistas que le apuestan al país.

El coordinador del PRI calificó de miope una visión que busca la justicia y la equidad social, a partir de la dádiva, de regalar lo que no se está produciendo, “porque llegará el momento en que ya no habrá qué distribuir”.

En alusión al PND, el ex gobernador de Guerrero fue contundente: si la hoja de ruta no expresa con una visión responsable lo que requiere el país y continua en la visión sesgada de creer que el gobierno puede todo, sabe todo y lo puede hacer todo, más temprano que tarde, la realidad nos va a alcanzar como lo ha hecho en apenas seis meses.

Maestra en Derechos Humanos y Garantías.

Diputada Federal delEstado de México.

martes 11 de agosto de 2020

Días cruciales

martes 28 de julio de 2020

Con el precipicio al frente

martes 14 de julio de 2020

Recorte ilegal

martes 30 de junio de 2020

Daños irreversibles

martes 16 de junio de 2020

Arañas en Metepec

martes 02 de junio de 2020

“Recibos locos”

viernes 22 de mayo de 2020

Regreso a clases

martes 21 de abril de 2020

¿Llegó la hora?

martes 07 de abril de 2020

Como anillo al dedo

Cargar Más