/ viernes 19 de julio de 2019

Pensamiento Universitario

Señales de alerta


A más de siete meses de estar en funciones, las señales de alerta se acumulan sobre la forma de resolver los asuntos dentro de la administración federal. Los errores predominan, y para corroborarlo ahí están los daños a la economía, el exagerado aumento de la criminalidad, los efectos de una supuesta austeridad republicana mal planeada y peor aplicada, o la próxima realización de obras altamente cuestionadas por los expertos y por las comunidades perjudicadas.

Ante la falta de los resultados esperados las voces de protesta se incrementan, pidiendo rectificar el rumbo y generar la estabilidad necesaria, con la aplicación de medidas tendientes a hacer realidad el progreso. El propio Departamento de Estado norteamericano dio a conocer en días pasados un análisis preocupante, en el cual estiman la falta de confianza en la política económica de nuestro país, debido a las decisiones presidenciales.

A lo anterior se suma otra importante llamada de atención, derivada de la renuncia del secretario de Hacienda, expuesta en una carta reveladora y bastante crítica. La inconformidad plasmada en este documento es muy clara, y va más allá de exhibir las fricciones y desacuerdos entre los integrantes del gabinete, pues destaca serias acusaciones en cuanto a la toma de decisiones de política pública “sin el suficiente sustento”, además de la “imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”. En contraste con la actitud dogmática y lisonjera de tanto cortesano, a esta persona se le debe reconocer su sentido del honor y el valor de enfrentar su testimonio a la arrogancia, y no pasar a la historia como cómplice de un desastre anunciado.

Sin embargo, el problema es que el presidente no entiende, ni entre sus incondicionales hay quien le haga comprender a cabalidad las consecuencias de sus actos. Por el contrario, el señor continúa aferrado a su creencia de sabelotodo, al discurso de ir “requetebién” y de lograr el desarrollo a partir de la austeridad y el combate a la corrupción, aunque hasta en eso se falte a la verdad, al mantener en el olvido la pavorosa deshonestidad del sexenio pasado.

Y si alguien se atreve a disentir, en lugar de ser rebatido con argumentos ciertos y comprobables resentirá los feos modales, escudados en la infaltable sonrisa burlona y traducidos en insultos, descalificaciones y regaños, al grado de negar legitimidad y autoridad moral, así sean profesionales de capacidad comprobada en los diferentes temas, periodistas bien informados, grupos de la sociedad civil o representantes de las mismas instituciones.

Sin duda, es imperativo valorar la situación y proponer cambios de fondo, mediante la elaboración de un plan con acciones concretas, donde participen, en un frente común, la gente preparada y los políticos decentes. Si está de por medio el destino de México, es momento de mostrar dignidad y no sumisión ni complicidades.

La necesaria transformación nacional no puede depender del autoritarismo, y menos del uso de miles de millones de pesos en prácticas clientelares, que en su momento pudiesen apoyar consultas espurias, o comprar voluntades para acumular poder y reproducir lo ocurrido recientemente en Baja California, con el intento de ampliar el periodo del gobernador.

Señales de alerta


A más de siete meses de estar en funciones, las señales de alerta se acumulan sobre la forma de resolver los asuntos dentro de la administración federal. Los errores predominan, y para corroborarlo ahí están los daños a la economía, el exagerado aumento de la criminalidad, los efectos de una supuesta austeridad republicana mal planeada y peor aplicada, o la próxima realización de obras altamente cuestionadas por los expertos y por las comunidades perjudicadas.

Ante la falta de los resultados esperados las voces de protesta se incrementan, pidiendo rectificar el rumbo y generar la estabilidad necesaria, con la aplicación de medidas tendientes a hacer realidad el progreso. El propio Departamento de Estado norteamericano dio a conocer en días pasados un análisis preocupante, en el cual estiman la falta de confianza en la política económica de nuestro país, debido a las decisiones presidenciales.

A lo anterior se suma otra importante llamada de atención, derivada de la renuncia del secretario de Hacienda, expuesta en una carta reveladora y bastante crítica. La inconformidad plasmada en este documento es muy clara, y va más allá de exhibir las fricciones y desacuerdos entre los integrantes del gabinete, pues destaca serias acusaciones en cuanto a la toma de decisiones de política pública “sin el suficiente sustento”, además de la “imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”. En contraste con la actitud dogmática y lisonjera de tanto cortesano, a esta persona se le debe reconocer su sentido del honor y el valor de enfrentar su testimonio a la arrogancia, y no pasar a la historia como cómplice de un desastre anunciado.

Sin embargo, el problema es que el presidente no entiende, ni entre sus incondicionales hay quien le haga comprender a cabalidad las consecuencias de sus actos. Por el contrario, el señor continúa aferrado a su creencia de sabelotodo, al discurso de ir “requetebién” y de lograr el desarrollo a partir de la austeridad y el combate a la corrupción, aunque hasta en eso se falte a la verdad, al mantener en el olvido la pavorosa deshonestidad del sexenio pasado.

Y si alguien se atreve a disentir, en lugar de ser rebatido con argumentos ciertos y comprobables resentirá los feos modales, escudados en la infaltable sonrisa burlona y traducidos en insultos, descalificaciones y regaños, al grado de negar legitimidad y autoridad moral, así sean profesionales de capacidad comprobada en los diferentes temas, periodistas bien informados, grupos de la sociedad civil o representantes de las mismas instituciones.

Sin duda, es imperativo valorar la situación y proponer cambios de fondo, mediante la elaboración de un plan con acciones concretas, donde participen, en un frente común, la gente preparada y los políticos decentes. Si está de por medio el destino de México, es momento de mostrar dignidad y no sumisión ni complicidades.

La necesaria transformación nacional no puede depender del autoritarismo, y menos del uso de miles de millones de pesos en prácticas clientelares, que en su momento pudiesen apoyar consultas espurias, o comprar voluntades para acumular poder y reproducir lo ocurrido recientemente en Baja California, con el intento de ampliar el periodo del gobernador.

viernes 02 de agosto de 2019

Pensamiento Universitario

viernes 19 de julio de 2019

Pensamiento Universitario

viernes 12 de julio de 2019

Pensamiento Universitario

viernes 28 de junio de 2019

Pensamiento Universitario

sábado 25 de mayo de 2019

Pensamiento Universitario

viernes 18 de enero de 2019

Pensamiento Universitario

Cargar Más