/ viernes 14 de febrero de 2020

Pensamiento Universitario | Austeridad en el discurso


Según la nota publicada hace unos días en un medio de circulación nacional, en 16 de los 23 Congresos locales donde Morena y sus aliados tienen mayoría se aumentaron el presupuesto en este 2020. Con respecto al año pasado, los mayores incrementos se registraron en Puebla, con el 50%, y Chihuahua con el 31, hasta cifras menores como en la entidad mexiquense, con el 9%, para disponer así los próceres locales de una cantidad anual de mil 400 millones de pesos.

Las críticas a semejante decisión fueron inmediatas, lamentando un legislador poblano la falta de congruencia ante lo desproporcionado de la suma, acusando además a sus pares de opacidad, discrecionalidad y uso electoral de los recursos. El coordinador de Gobierno y Finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) también se refirió al hecho, señalando que el aumento en los presupuestos no se ve reflejado en una mejora del trabajo legislativo, se incurre en mala práctica al tener variaciones excesivas y corrobora el derroche al mantener cuerpos sumamente caros, poco representativos y con bajos niveles de calificación y reconocimiento.

Lejos de mostrar sensibilidad frente a las tristes condiciones de millones de mexicanos, las evidencias del dispendio son y han sido muy comunes en este sistema político, cuando se intenta dar realce al cargo por la vía de sustentar los privilegios en el abuso del dinero público. Con la verborrea de la trasformación de cuarta o sin ella, los elevados sueldos, prestaciones y canonjías en absoluto corresponden a un desempeño de calidad, y mucho menos van en el sentido de destacar los valores de una auténtica vocación de servicio.

Por otra parte es obvio que en la actualidad se arraiga el grave defecto de mentir, y esa conducta enfermiza se muestra cada día más fortalecida, al grado de verse como algo natural y merecedor de disculpa y justificación entre la fanaticada. La supuesta austeridad, los fingidos ahorros, el triunfalismo exagerado y patrañas similares se manifiestan de varias maneras, y sus efectos, desleales y acumulativos, son el fiel reflejo de la simulación.

Los hechos reales se distorsionan o se disfrazan, adaptándolos a la actuación en escenarios preparados, frente a auditorios dóciles y nada críticos, con el apoyo creciente de sectores adiestrados para respaldar los daños programados. Así, en forma sistemática se recurre al engaño, tratando de ignorar o minimizar las consecuencias de las decisiones erróneas, de los numerosos pendientes, de la ineptitud y los afanes totalitarios.

Ante la pésima situación del país, la política no debiera ser el arte de la farsa, y sí el de la honestidad y la eficacia, de la esperanza cierta, desde donde el combate a la inseguridad y los mayores niveles de crecimiento y bienestar no queden en estrategias fallidas ni en los perversos programas clientelares. El pueblo no merece vivir con la falacia de los malos gobiernos, cuyos principales objetivos se enfoquen hacia la venta de ilusiones.

Erradicar la costumbre de la mentira es prácticamente imposible y, por lo pronto, la justa inconformidad habrá de expresarse a través de los medios digitales, condenando el cinismo, las faltas a la palabra y los falsos prestigios.

juancuencadiaz@hotmail.com


Según la nota publicada hace unos días en un medio de circulación nacional, en 16 de los 23 Congresos locales donde Morena y sus aliados tienen mayoría se aumentaron el presupuesto en este 2020. Con respecto al año pasado, los mayores incrementos se registraron en Puebla, con el 50%, y Chihuahua con el 31, hasta cifras menores como en la entidad mexiquense, con el 9%, para disponer así los próceres locales de una cantidad anual de mil 400 millones de pesos.

Las críticas a semejante decisión fueron inmediatas, lamentando un legislador poblano la falta de congruencia ante lo desproporcionado de la suma, acusando además a sus pares de opacidad, discrecionalidad y uso electoral de los recursos. El coordinador de Gobierno y Finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) también se refirió al hecho, señalando que el aumento en los presupuestos no se ve reflejado en una mejora del trabajo legislativo, se incurre en mala práctica al tener variaciones excesivas y corrobora el derroche al mantener cuerpos sumamente caros, poco representativos y con bajos niveles de calificación y reconocimiento.

Lejos de mostrar sensibilidad frente a las tristes condiciones de millones de mexicanos, las evidencias del dispendio son y han sido muy comunes en este sistema político, cuando se intenta dar realce al cargo por la vía de sustentar los privilegios en el abuso del dinero público. Con la verborrea de la trasformación de cuarta o sin ella, los elevados sueldos, prestaciones y canonjías en absoluto corresponden a un desempeño de calidad, y mucho menos van en el sentido de destacar los valores de una auténtica vocación de servicio.

Por otra parte es obvio que en la actualidad se arraiga el grave defecto de mentir, y esa conducta enfermiza se muestra cada día más fortalecida, al grado de verse como algo natural y merecedor de disculpa y justificación entre la fanaticada. La supuesta austeridad, los fingidos ahorros, el triunfalismo exagerado y patrañas similares se manifiestan de varias maneras, y sus efectos, desleales y acumulativos, son el fiel reflejo de la simulación.

Los hechos reales se distorsionan o se disfrazan, adaptándolos a la actuación en escenarios preparados, frente a auditorios dóciles y nada críticos, con el apoyo creciente de sectores adiestrados para respaldar los daños programados. Así, en forma sistemática se recurre al engaño, tratando de ignorar o minimizar las consecuencias de las decisiones erróneas, de los numerosos pendientes, de la ineptitud y los afanes totalitarios.

Ante la pésima situación del país, la política no debiera ser el arte de la farsa, y sí el de la honestidad y la eficacia, de la esperanza cierta, desde donde el combate a la inseguridad y los mayores niveles de crecimiento y bienestar no queden en estrategias fallidas ni en los perversos programas clientelares. El pueblo no merece vivir con la falacia de los malos gobiernos, cuyos principales objetivos se enfoquen hacia la venta de ilusiones.

Erradicar la costumbre de la mentira es prácticamente imposible y, por lo pronto, la justa inconformidad habrá de expresarse a través de los medios digitales, condenando el cinismo, las faltas a la palabra y los falsos prestigios.

juancuencadiaz@hotmail.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 21 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Valores cívicos y éticos 

Por desgracia se siguen presentando los casos de quienes no reconocen la magnitud de la tragedia y adoptan una actitud inconsciente y de indiferencia, siguiendo el ejemplo del presidente de la República.

Juan Cuenca Díaz

viernes 14 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Justicia por propia mano

La delincuencia cada día se reafirma como una plaga de comprobada peligrosidad, en contraste con la actuación irresponsable y medrosa de gobiernos ampliamente rebasados

Juan Cuenca Díaz

viernes 31 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La corrupción

Aprovechando el hartazgo de la ciudadanía, el actual presidente llegó al poder con la promesa de eliminar estas vilezas y proceder contra sus destacados exponentes, obligándolos a devolver a la hacienda pública lo robado.

Juan Cuenca Díaz

viernes 24 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | Irresponsables 

Controlar el problema es tarea de todos, si deseamos realmente transitar hacia una nueva normalidad y no hacia una nueva mortalidad.

Juan Cuenca Díaz

viernes 17 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La ética en la UAEM

Si queremos un México mejor un factor prioritario debe ser la estricta selección de funcionarios, a fin de garantizar el compromiso de trabajar por la excelencia

Juan Cuenca Díaz

viernes 10 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La estrategia de dividir

La situación es delicada y de ninguna manera debiera estimularse, pues ahora mismo vemos la formación de grupos dominados por el fanatismo, de uno y otro lado

Juan Cuenca Díaz

sábado 04 de julio de 2020

Pensamento Universitario | Ingreso a la UAEM

El secretario de docencia declaró que la aplicación del examen en línea no es clasista ni discriminatoria, aunque los datos recabados en la etapa del preregistro de casi 60 mil solicitantes lo desmienten

Juan Cuenca Díaz

viernes 26 de junio de 2020

Pensamiento Universitario | En el muro de la vergüenza

La semana pasada el Instituto Mexicano para la Competitividad dio a conocer el Índice de Competitividad Estatal 2020; tan solo 5 estados "pasaron la prueba"

Juan Cuenca Díaz

viernes 19 de junio de 2020

Pensamiento Universitario | Contra el estrés

En estos tiempos de pandemia, no se trata sólo de permanecer en casa, sino también de no abandonar la talla adecuada

Juan Cuenca Díaz

viernes 12 de junio de 2020

Pensamiento Universitario | La ineptocracia

Pensamiento Universitario | La ineptocracia

Juan Cuenca Díaz

Cargar Más