/ viernes 17 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La ética en la UAEM

Por unanimidad, el Consejo Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) aprobó en días pasados un nuevo programa, denominado “Innovación y formación ética y educación”. Según lo declarado por las autoridades, a partir del próximo ciclo escolar su carácter será obligatorio en todos los niveles educativos, y al dotarlo de una visión transversal la institución asume la formación ética con mayor responsabilidad, así como el desarrollo de virtudes individuales y ciudadanas en los universitarios, particularmente en los sectores docente y administrativo.

Aunque la decisión poco tiene de novedosa, y más bien se suma a los esfuerzos por mejorar la deteriorada imagen de la actual administración, siempre será útil reforzar la citada asignatura mediante su estudio y sistematización, tomando en cuenta su influencia en lo favorable de las actitudes y la conducta de las personas. Sin embargo, al tratar este tema también es importante hablar de la moral, entendida como el conjunto de normas, principios y valores que deben regir el comportamiento de la comunidad, ante el compromiso de dignificar los conceptos de pertenencia e identidad universitaria.

Aparte de su aprendizaje teórico, la práctica de estas materias es indispensable entre los distintos sectores, si realmente se desea establecer pactos de honradez, a partir de modificar actitudes y someterse a la autoridad de la razón, como vía hacia la verdad. Es decir, actuar de manera libre en defensa de los ideales y las causas justas de la institución, y no ser dominados por la apatía, el desinterés y la sumisión.

Si revisamos la historia, surge la evidencia de que la falta de ética ha llevado a la UAEM a situaciones difíciles, al resentir el efecto deshonroso de muchos actos, la mayoría de ellos impune, en gran parte debido a la ineptitud o complicidad oficial. Para muestra, ahí están la famosa “Estafa maestra” y los adeudos millonarios al ISSEMyM; los costos en obras y servicios; la simulación en lo académico al amparo de cartones sin mérito, y los hechos de presunto acoso sexual de donde se derivaron las protestas y denuncias estudiantiles de hace unos meses.

Por eso y más, es imperativo el cambio de rumbo; enfrentar el reto de corregir desviaciones a través de un marco legal efectivo, aunado a la conversión de los principios y valores universales en esa fuerza transformadora capaz de depurar la coexistencia grupal e institucional. De inicio, es obvia la necesidad de perfeccionar los procesos de elección de los liderazgos, de tal manera que esas funciones las desempeñen profesionales íntegros y altamente calificados, cuya carta de vida personal contribuya al prestigio de nuestra histórica alma mater.

Si queremos un México mejor un factor prioritario debe ser la estricta selección de funcionarios, a fin de garantizar el compromiso de trabajar por la excelencia, y en este tema esmerarse en formar egresados competentes, éticos, reflexivos e innovadores, dispuestos a construir una sociedad más libre, solidaria y progresista. Educar es la principal misión de la Universidad, y la tarea no puede quedar en manos de burócratas o gente improvisada, pues un país mal educado no tiene futuro y solo le espera un triste porvenir.

Por unanimidad, el Consejo Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) aprobó en días pasados un nuevo programa, denominado “Innovación y formación ética y educación”. Según lo declarado por las autoridades, a partir del próximo ciclo escolar su carácter será obligatorio en todos los niveles educativos, y al dotarlo de una visión transversal la institución asume la formación ética con mayor responsabilidad, así como el desarrollo de virtudes individuales y ciudadanas en los universitarios, particularmente en los sectores docente y administrativo.

Aunque la decisión poco tiene de novedosa, y más bien se suma a los esfuerzos por mejorar la deteriorada imagen de la actual administración, siempre será útil reforzar la citada asignatura mediante su estudio y sistematización, tomando en cuenta su influencia en lo favorable de las actitudes y la conducta de las personas. Sin embargo, al tratar este tema también es importante hablar de la moral, entendida como el conjunto de normas, principios y valores que deben regir el comportamiento de la comunidad, ante el compromiso de dignificar los conceptos de pertenencia e identidad universitaria.

Aparte de su aprendizaje teórico, la práctica de estas materias es indispensable entre los distintos sectores, si realmente se desea establecer pactos de honradez, a partir de modificar actitudes y someterse a la autoridad de la razón, como vía hacia la verdad. Es decir, actuar de manera libre en defensa de los ideales y las causas justas de la institución, y no ser dominados por la apatía, el desinterés y la sumisión.

Si revisamos la historia, surge la evidencia de que la falta de ética ha llevado a la UAEM a situaciones difíciles, al resentir el efecto deshonroso de muchos actos, la mayoría de ellos impune, en gran parte debido a la ineptitud o complicidad oficial. Para muestra, ahí están la famosa “Estafa maestra” y los adeudos millonarios al ISSEMyM; los costos en obras y servicios; la simulación en lo académico al amparo de cartones sin mérito, y los hechos de presunto acoso sexual de donde se derivaron las protestas y denuncias estudiantiles de hace unos meses.

Por eso y más, es imperativo el cambio de rumbo; enfrentar el reto de corregir desviaciones a través de un marco legal efectivo, aunado a la conversión de los principios y valores universales en esa fuerza transformadora capaz de depurar la coexistencia grupal e institucional. De inicio, es obvia la necesidad de perfeccionar los procesos de elección de los liderazgos, de tal manera que esas funciones las desempeñen profesionales íntegros y altamente calificados, cuya carta de vida personal contribuya al prestigio de nuestra histórica alma mater.

Si queremos un México mejor un factor prioritario debe ser la estricta selección de funcionarios, a fin de garantizar el compromiso de trabajar por la excelencia, y en este tema esmerarse en formar egresados competentes, éticos, reflexivos e innovadores, dispuestos a construir una sociedad más libre, solidaria y progresista. Educar es la principal misión de la Universidad, y la tarea no puede quedar en manos de burócratas o gente improvisada, pues un país mal educado no tiene futuro y solo le espera un triste porvenir.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de octubre de 2020

Pensamiento Universitario | Desfalco al ISSEMyM

Los efectos de la frase “un político pobre es un pobre político” se manifiestan en atracos como el aquí mencionado.

Juan Cuenca Díaz

viernes 02 de octubre de 2020

Pensamiento Universitario | Obediencia ciega

Se vive un cambio, cierto, pero no en el sentido correcto. La deshonestidad no se controla.

Juan Cuenca Díaz

sábado 19 de septiembre de 2020

Pensamiento Universitario | Dignidad estudiantil

Recuperar el prestigio y evitar las vergüenzas por tantas conductas indignas y rectorados fallidos implica atreverse a levantar la voz.

Juan Cuenca Díaz

viernes 21 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Valores cívicos y éticos 

Por desgracia se siguen presentando los casos de quienes no reconocen la magnitud de la tragedia y adoptan una actitud inconsciente y de indiferencia, siguiendo el ejemplo del presidente de la República.

Juan Cuenca Díaz

viernes 14 de agosto de 2020

Pensamiento Universitario | Justicia por propia mano

La delincuencia cada día se reafirma como una plaga de comprobada peligrosidad, en contraste con la actuación irresponsable y medrosa de gobiernos ampliamente rebasados

Juan Cuenca Díaz

viernes 31 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La corrupción

Aprovechando el hartazgo de la ciudadanía, el actual presidente llegó al poder con la promesa de eliminar estas vilezas y proceder contra sus destacados exponentes, obligándolos a devolver a la hacienda pública lo robado.

Juan Cuenca Díaz

viernes 24 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | Irresponsables 

Controlar el problema es tarea de todos, si deseamos realmente transitar hacia una nueva normalidad y no hacia una nueva mortalidad.

Juan Cuenca Díaz

viernes 17 de julio de 2020

Pensamiento Universitario | La ética en la UAEM

Si queremos un México mejor un factor prioritario debe ser la estricta selección de funcionarios, a fin de garantizar el compromiso de trabajar por la excelencia

Juan Cuenca Díaz

Cargar Más