/ miércoles 8 de septiembre de 2021

Política y Negocios | 11-S: del atentado suicida al suicidio político

Después de dos décadas, este 11 de septiembre se conmemorará de una manera muy diferente a los anteriores aniversarios. Se recordará a todos los que perdieron la vida durante los atentados y después de éstos por los efectos colaterales que se ocasionaron por la gran cantidad de químicos que se esparcieron en el aire y que fueron respirados por la población de Manhattan. Pero este vigésimo aniversario debería de celebrar lo que se prometió en el 2001: i) la guerra contra el terrorismo, ii) la transición hacia una democracia en Afganistán y iii) el desmantelamiento a la red del tráfico de heroína. Sin embargo, ninguna de las tres promesas se cumplió. Afganistán sigue ocupando la posición número 1 del Índice global del terrorismo (https://www.visionofhumanity.org/), en cuestión de democracia ocupa el lugar número 142 de un total de 167 países evaluados por The Economist y en cuestión del cultivo de la amapola para la producción del opio y luego la comercialización de la heroína y la morfina, lleva al país afgano a ser el primer productor a nivel mundial (https://elordenmundial.com/mapas/las-rutas-de-la-heroina-en-el-mundo/).

Con lo anterior quiero decir que Estados Unidos le queda a deber a los estadounidenses porque no cumplió la justificación por la cual invadió a dicho país, le queda deber a los afganos porque no les dio la democracia prometida y le queda deber al mundo porque su invasión disfrazada de autodefensa ha quedado humillada ante el desastre político, económico y social que ha dejado ante su salida catastrófica.

America is back, pero está de regreso a un punto de inflexión donde de haberle declarado la guerra al terrorismo por los atentados suicidas, pasa a tener un suicidio político para el mandatario estadounidense. Es decir, tendrá un gran costo político a corto, mediano y largo plazo. A corto plazo porque los republicanos y varios demócratas le cobraran la factura en la votación del siguiente presupuesto que debe ser votado el 27 de septiembre, a mediano plazo porque en las elecciones intermedias a realizarse en noviembre del 2022 su base electoral le cargará un costo y a largo plazo porque es difícil pensar en su posible reelección para el 2024.


Para más detalle, te invito a ver mi entrevista con Darío Celis en El Heraldo TV:

https://twitter.com/AribelContreras/status/1435243020945854466


Después de dos décadas, este 11 de septiembre se conmemorará de una manera muy diferente a los anteriores aniversarios. Se recordará a todos los que perdieron la vida durante los atentados y después de éstos por los efectos colaterales que se ocasionaron por la gran cantidad de químicos que se esparcieron en el aire y que fueron respirados por la población de Manhattan. Pero este vigésimo aniversario debería de celebrar lo que se prometió en el 2001: i) la guerra contra el terrorismo, ii) la transición hacia una democracia en Afganistán y iii) el desmantelamiento a la red del tráfico de heroína. Sin embargo, ninguna de las tres promesas se cumplió. Afganistán sigue ocupando la posición número 1 del Índice global del terrorismo (https://www.visionofhumanity.org/), en cuestión de democracia ocupa el lugar número 142 de un total de 167 países evaluados por The Economist y en cuestión del cultivo de la amapola para la producción del opio y luego la comercialización de la heroína y la morfina, lleva al país afgano a ser el primer productor a nivel mundial (https://elordenmundial.com/mapas/las-rutas-de-la-heroina-en-el-mundo/).

Con lo anterior quiero decir que Estados Unidos le queda a deber a los estadounidenses porque no cumplió la justificación por la cual invadió a dicho país, le queda deber a los afganos porque no les dio la democracia prometida y le queda deber al mundo porque su invasión disfrazada de autodefensa ha quedado humillada ante el desastre político, económico y social que ha dejado ante su salida catastrófica.

America is back, pero está de regreso a un punto de inflexión donde de haberle declarado la guerra al terrorismo por los atentados suicidas, pasa a tener un suicidio político para el mandatario estadounidense. Es decir, tendrá un gran costo político a corto, mediano y largo plazo. A corto plazo porque los republicanos y varios demócratas le cobraran la factura en la votación del siguiente presupuesto que debe ser votado el 27 de septiembre, a mediano plazo porque en las elecciones intermedias a realizarse en noviembre del 2022 su base electoral le cargará un costo y a largo plazo porque es difícil pensar en su posible reelección para el 2024.


Para más detalle, te invito a ver mi entrevista con Darío Celis en El Heraldo TV:

https://twitter.com/AribelContreras/status/1435243020945854466


ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 24 de marzo de 2021

Política y Negocios | Los muros invisibles de Biden

La muralla china se queda chica con la muralla del inquilino de la Casa Blanca. Tras varios hechos ocurridos recientemente, la Segunda Guerra Fría 2.0 sigue subiendo de tono y de volumen.

Aribel Contreras Suárez

miércoles 10 de febrero de 2021

Política y Negocios | Democracia en EU

Aunque existen pocas posibilidades de que proceda el "impeachment" de Trump, es importante que quede el precedente y que no se piense que no pasa nada ante lo que ocurrió.

Aribel Contreras Suárez

Cargar Más