/ miércoles 9 de septiembre de 2020

Portaleando | Hay tiempo…

Cualquiera diría que los diputados locales van a estar muy ocupados en el último año de su gestión. Las iniciativas de ley se les acumularon y el tiempo para resolverlas se les está encogiendo.

Pero en el fondo no es así. Como la mayoría de ellos piensa en la reelección, la próxima legislatura podría ser muy parecida y tendría otro período de tres años para atender pendientes.

Lo dramático sería que la fracción de Morena perdiera la mayoría, pues de ser así, todo lo calculado vendría a tierra y muchos proyectos de ley o de reformas se quedarían en la nevera.

La otra posibilidad es que los diputados actuales, conscientes de ese riesgo, se pusieran a aprobar proyectos a troche y moche, es decir, al vapor, con una prisa que no sería razonable.

Sin embargo, los legisladores ya deben estar haciendo las previsiones necesarias para que esto no suceda y poder seguir trabajando al mismo ritmo, es decir, con el marcador en contra.

El hecho de que hayan pensado en otorgarse carta blanca para realizar su campaña de reelección sin necesidad de dejar el cargo por licencia, como solía hacerse, les garantiza que, al menos, van a estar en ventaja sobre sus opositores y podrán manejar su futuro desde el poder.

Ni todas las enmiendas de Morena a la legislación del Estado han sido buenas ni todas han sido malas. Sus diputados han tenido detalles y en eso basan la esperanza de sostenerse en su posición actual a pesar de que algunos cambiaron de caballo, es decir, de partido, por pensar que les convenía más o porque no estaban de acuerdo con el rumbo trazado por sus dirigentes.

Además, habrá quienes, luego de pertenecer a la legislatura actual, estén planeando lanzarse a la conquista de una posición más importante, dentro de su partido o en otro, porque ya tengan alguna oportunidad de participar en un juego que aquí se conoce como “la danza de los chapulines”.

De cualquier modo, más de 300 proyectos legislativos, algunos importantes, están en espera de ser revisados, discutidos y resueltos en las gavetas de la Cámara de Diputados. Algunos ya estaban allí hace dos años o más, de manera que la capa de polvo que los cubre tiene ya un considerable grosor.

Si los legisladores están dispuestos a pisar a fondo el acelerador, es posible que un buen porcentaje de proyectos resulte aprobado antes del relevo, que, como se ha dicho antes, podría no ser tal.

Si esto no sucede así y el rezago se acumula, por haber topado con dificultades tan graves como la pandemia, no importa: tiempo es lo que sobra. Por la reelección.

Cualquiera diría que los diputados locales van a estar muy ocupados en el último año de su gestión. Las iniciativas de ley se les acumularon y el tiempo para resolverlas se les está encogiendo.

Pero en el fondo no es así. Como la mayoría de ellos piensa en la reelección, la próxima legislatura podría ser muy parecida y tendría otro período de tres años para atender pendientes.

Lo dramático sería que la fracción de Morena perdiera la mayoría, pues de ser así, todo lo calculado vendría a tierra y muchos proyectos de ley o de reformas se quedarían en la nevera.

La otra posibilidad es que los diputados actuales, conscientes de ese riesgo, se pusieran a aprobar proyectos a troche y moche, es decir, al vapor, con una prisa que no sería razonable.

Sin embargo, los legisladores ya deben estar haciendo las previsiones necesarias para que esto no suceda y poder seguir trabajando al mismo ritmo, es decir, con el marcador en contra.

El hecho de que hayan pensado en otorgarse carta blanca para realizar su campaña de reelección sin necesidad de dejar el cargo por licencia, como solía hacerse, les garantiza que, al menos, van a estar en ventaja sobre sus opositores y podrán manejar su futuro desde el poder.

Ni todas las enmiendas de Morena a la legislación del Estado han sido buenas ni todas han sido malas. Sus diputados han tenido detalles y en eso basan la esperanza de sostenerse en su posición actual a pesar de que algunos cambiaron de caballo, es decir, de partido, por pensar que les convenía más o porque no estaban de acuerdo con el rumbo trazado por sus dirigentes.

Además, habrá quienes, luego de pertenecer a la legislatura actual, estén planeando lanzarse a la conquista de una posición más importante, dentro de su partido o en otro, porque ya tengan alguna oportunidad de participar en un juego que aquí se conoce como “la danza de los chapulines”.

De cualquier modo, más de 300 proyectos legislativos, algunos importantes, están en espera de ser revisados, discutidos y resueltos en las gavetas de la Cámara de Diputados. Algunos ya estaban allí hace dos años o más, de manera que la capa de polvo que los cubre tiene ya un considerable grosor.

Si los legisladores están dispuestos a pisar a fondo el acelerador, es posible que un buen porcentaje de proyectos resulte aprobado antes del relevo, que, como se ha dicho antes, podría no ser tal.

Si esto no sucede así y el rezago se acumula, por haber topado con dificultades tan graves como la pandemia, no importa: tiempo es lo que sobra. Por la reelección.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de septiembre de 2020

Portaleando | Hay tiempo…

La próxima legislatura podría ser muy parecida a la actual y tendría otro período de tres años para atender muchos pendientes.

Inocente Peñaloza García

miércoles 02 de septiembre de 2020

Portaleando | Un nuevo ciclo

El nuevo sistema de trabajo va a requerir mayores esfuerzos de la comunidad universitaria

Inocente Peñaloza García

miércoles 26 de agosto de 2020

Portaleando | Bailando con la muerte

Las instituciones sanitarias han insistido hasta el cansancio en que el tiempo de abrir al público las fiestas masivas

Inocente Peñaloza García

miércoles 19 de agosto de 2020

Portaleando | A la distancia

Lo que se gane en conocimientos, madurez y destreza de parte de los niños capaces de superar la prueba, compensará los esfuerzos que el sistema realiza para atenderlos en vez de abandonarlos a su suerte.

Inocente Peñaloza García

miércoles 12 de agosto de 2020

Portaleando | Turismo Criollo

La industria hotelera y restaurantera se encuentra entre las más castigadas por el paro y por el momento la reanudación de sus actividades es gradual, con severos límites en el aforo de huéspedes y comensales.

Inocente Peñaloza García

domingo 09 de agosto de 2020

Portaleando | En plena acción

Lo recomendable es acostumbrarse al cubreboca y no exponerse a sufrir el castigo –que no sanción− propuesto por algunos legisladores.

Inocente Peñaloza García

miércoles 05 de agosto de 2020

Portaleando | Clases a distancia

Se trata de un cambio obligado, no de un experimento, de modo que no es necesario discutir si esta educación es tan buena como la presencial y si puede sustituirla.

Inocente Peñaloza García

miércoles 15 de julio de 2020

Portaleando | Lista, la UAEM

La segunda quincena de este mes será dedicada a la aplicación del examen de ingreso que en esta ocasión se aplicará “desde casa” para evitar contagios entre sustentantes y aplicadores.

Inocente Peñaloza García

miércoles 01 de julio de 2020

Portaleando | Paulatino “regreso”

La sociedad va a tener que adoptar usos y costumbres que vayan de acuerdo con la nueva realidad, la que necesariamente y desde ahora distingue dos épocas: antes y después de la pandemia

Inocente Peñaloza García

Cargar Más