/ miércoles 16 de septiembre de 2020

Portaleando | Leona Vicario

Aunque el sentimiento no se ha debilitado, hace falta la presencia de la muchedumbre que llena de color las calles y las plazas en todas las ciudades del país. Sin embargo, fiestas populares como la noche del “grito” y el desfile son impensables en estos tiempos.

Las maniobras acrobáticas de arrojados pilotos de la Fuerza Aérea Mexicana, los programas artísticos y culturales trasmitidos por TV y las reuniones familiares sustituyeron en parte ese derroche de júbilo de que suelen hacer gala los mexicanos.

En los días previos a la fiesta nacional, destacó fuertemente en el medio oficial y en los círculos de la opinión pública una figura femenina que hasta hoy ha estado en un segundo plano del reconocimiento popular, pero cuya vida guarda estrecha relación con Toluca y con las agrestes montañas de la zona sur del Estado de México: Leona Vicario.

Descendiente de familia acaudalada, la inquieta joven se vio arrastrada por el movimiento de independencia hasta el punto de convertirla en la causa de su vida al lado de don Andrés Quintana Roo, pero desde que era soltera gastó parte de su fortuna, abandonó el refugio familiar y estuvo presa en México debido a su mal disimulada adhesión a la lucha de los insurgentes.

Cuando los primeros caudillos de la independencia (Hidalgo, Allende, etc.) fueron abatidos por el régimen colonial y el movimiento buscó refugio en la zona montañosa de Sultepec, Provincia de la Plata, bajo el mando emergente de Ignacio López Rayón, Leona entró en contacto con el grupo conspirador “Los Guadalupe” para enviarles ayuda y pertrechos, entre ellos un modesto taller de imprenta en el que más tarde se imprimió el Ilustrador Nacional, segundo periódico de la insurgencia, primero del Estado de México e indiscutible monumento del periodismo nacional.

Más tarde, casada con Quintana Roo, huyó también a Sultepec y participó en la fundación del Semanario Patriótico con artículos de apasionado apoyo a los combatientes patriotas. En una cueva de los montes de Tlatlaya, durante una persecución, Leona dio a luz su hija mayor, Genoveva, y hubo de entregarse, con su marido, a las tropas realistas.

La famosa pareja fue condenada al destierro en España, pero vivió varios años Toluca reuniendo dinero para un viaje que jamás se realizó, ya que antes de que pudieran pagarlo triunfó el movimiento de independencia y los Quintana Roo vieron coronada su causa.

En la capital del país, hace días, Leona Vicario fue rescatada del olvido y colocada su estatua en el Paseo de las Heroínas. El Estado de México le debe un homenaje al menos similar.

Aunque el sentimiento no se ha debilitado, hace falta la presencia de la muchedumbre que llena de color las calles y las plazas en todas las ciudades del país. Sin embargo, fiestas populares como la noche del “grito” y el desfile son impensables en estos tiempos.

Las maniobras acrobáticas de arrojados pilotos de la Fuerza Aérea Mexicana, los programas artísticos y culturales trasmitidos por TV y las reuniones familiares sustituyeron en parte ese derroche de júbilo de que suelen hacer gala los mexicanos.

En los días previos a la fiesta nacional, destacó fuertemente en el medio oficial y en los círculos de la opinión pública una figura femenina que hasta hoy ha estado en un segundo plano del reconocimiento popular, pero cuya vida guarda estrecha relación con Toluca y con las agrestes montañas de la zona sur del Estado de México: Leona Vicario.

Descendiente de familia acaudalada, la inquieta joven se vio arrastrada por el movimiento de independencia hasta el punto de convertirla en la causa de su vida al lado de don Andrés Quintana Roo, pero desde que era soltera gastó parte de su fortuna, abandonó el refugio familiar y estuvo presa en México debido a su mal disimulada adhesión a la lucha de los insurgentes.

Cuando los primeros caudillos de la independencia (Hidalgo, Allende, etc.) fueron abatidos por el régimen colonial y el movimiento buscó refugio en la zona montañosa de Sultepec, Provincia de la Plata, bajo el mando emergente de Ignacio López Rayón, Leona entró en contacto con el grupo conspirador “Los Guadalupe” para enviarles ayuda y pertrechos, entre ellos un modesto taller de imprenta en el que más tarde se imprimió el Ilustrador Nacional, segundo periódico de la insurgencia, primero del Estado de México e indiscutible monumento del periodismo nacional.

Más tarde, casada con Quintana Roo, huyó también a Sultepec y participó en la fundación del Semanario Patriótico con artículos de apasionado apoyo a los combatientes patriotas. En una cueva de los montes de Tlatlaya, durante una persecución, Leona dio a luz su hija mayor, Genoveva, y hubo de entregarse, con su marido, a las tropas realistas.

La famosa pareja fue condenada al destierro en España, pero vivió varios años Toluca reuniendo dinero para un viaje que jamás se realizó, ya que antes de que pudieran pagarlo triunfó el movimiento de independencia y los Quintana Roo vieron coronada su causa.

En la capital del país, hace días, Leona Vicario fue rescatada del olvido y colocada su estatua en el Paseo de las Heroínas. El Estado de México le debe un homenaje al menos similar.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de septiembre de 2020

Portaleando | Hay tiempo…

La próxima legislatura podría ser muy parecida a la actual y tendría otro período de tres años para atender muchos pendientes.

Inocente Peñaloza García

miércoles 02 de septiembre de 2020

Portaleando | Un nuevo ciclo

El nuevo sistema de trabajo va a requerir mayores esfuerzos de la comunidad universitaria

Inocente Peñaloza García

miércoles 26 de agosto de 2020

Portaleando | Bailando con la muerte

Las instituciones sanitarias han insistido hasta el cansancio en que el tiempo de abrir al público las fiestas masivas

Inocente Peñaloza García

miércoles 19 de agosto de 2020

Portaleando | A la distancia

Lo que se gane en conocimientos, madurez y destreza de parte de los niños capaces de superar la prueba, compensará los esfuerzos que el sistema realiza para atenderlos en vez de abandonarlos a su suerte.

Inocente Peñaloza García

miércoles 12 de agosto de 2020

Portaleando | Turismo Criollo

La industria hotelera y restaurantera se encuentra entre las más castigadas por el paro y por el momento la reanudación de sus actividades es gradual, con severos límites en el aforo de huéspedes y comensales.

Inocente Peñaloza García

domingo 09 de agosto de 2020

Portaleando | En plena acción

Lo recomendable es acostumbrarse al cubreboca y no exponerse a sufrir el castigo –que no sanción− propuesto por algunos legisladores.

Inocente Peñaloza García

miércoles 05 de agosto de 2020

Portaleando | Clases a distancia

Se trata de un cambio obligado, no de un experimento, de modo que no es necesario discutir si esta educación es tan buena como la presencial y si puede sustituirla.

Inocente Peñaloza García

miércoles 15 de julio de 2020

Portaleando | Lista, la UAEM

La segunda quincena de este mes será dedicada a la aplicación del examen de ingreso que en esta ocasión se aplicará “desde casa” para evitar contagios entre sustentantes y aplicadores.

Inocente Peñaloza García

miércoles 01 de julio de 2020

Portaleando | Paulatino “regreso”

La sociedad va a tener que adoptar usos y costumbres que vayan de acuerdo con la nueva realidad, la que necesariamente y desde ahora distingue dos épocas: antes y después de la pandemia

Inocente Peñaloza García

Cargar Más