/ miércoles 28 de julio de 2021

Repique Inocente | A vacunarse

El arriba firmante es sumamente quisquilloso.

Apenas abrió los ojos hace casi ya medio siglo y lo primero que dijo fue: “¿de qué marca es la vacuna que me van a poner?”. Y agregó en tono de corrección, dictada por el Manual de Carreño: “Disculpe, señora enfermera, ¿a qué lote corresponde el biológico que está a punto de administrarme?”

Así que en la actualidad, cuando en las conversaciones casuales escucho al pasar aquello de “¿qué vacuna te tocó?”, me resulta completamente normal. Y cuando se discute el porcentaje de efectividad o los efectos y reacciones de la vacuna fulana de tal o de la vacuna perengana, me siento como pez en el agua. Me lanzó inopinadamente a opinar.

Es que ahora todos, o casi todos, nos hemos vuelto especialistas en vacunas contra Covid-19. O al menos suponemos que tenemos suficiente información para dar una oronda opinión sobre las características y cualidades de tal o cual vacuna. Que si las chinas esto, que si la rusa aquello, que si la inglesa es así y las gringas son asá. Henchimos el pecho con nuestras opiniones hasta que llega un verdadero especialista, casi siempre un profesional de la salud —en sus diversas denominaciones— a aclarar de manera comedida nuestros errados conceptos y a desinflarnos el orgullo. Porque hasta eso lo hacen con cierta elegancia que raya en conmiseración —como diciendo en lo profundo, pobres tarugos, ni saben lo que dicen—.

La era de la información en la que nos encontramos, abona a nuestra postura sobre las vacunas. Ahora somos sumamente delicados y puntillosos.

En el pasado, nadie se preocupaba por preguntar por la marca, modelo, lote, fecha de caducidad, composición, tecnología, virus atenuados o inactivados, arnm o adenovirus, y un titipuchal de cosas de las que nos hemos enterado sobre las vacunas contra Covid-19. Y no es que nos maravillemos por las características, sino que buscamos la certeza o la seguridad de que tal o cual vacuna nos va a proteger contra la pandemia.

Si a un recién nacido le aplican, como es debido, su dosis de vacuna BCG, los padres ni preguntan la marca de la vacuna. A veces ni siquiera se dan por enterados. Y tampoco lo hacen cuando los niños reciben sus inmunizaciones contra la hepatitis B, sarampión, rubéola, difteria, tosferina y tétanos. El esquema de vacunación se aplica sin chistar, porque cualquiera con tres dedos de frente sabe de la trascendencia que tiene para la salud de los infantes.

Ah, pero ya grandecitos nos ponemos a preguntar qué vacuna nos toca contra Covid-19. Y a veces hasta rechazamos inocularnos con alguna en especial, nomás porque tenemos algún prejuicio, que proviene de la falta de información o del exceso de desinformación que se promueve por aquí y por allá.

Vacunarse es una herramienta para defendernos mejor si contraemos el condenado coronavirus. Cualquier vacuna es efectiva para protegerse y reducir el riesgo de vivir un caso grave de Covid-19. Cualquiera está en su derecho de hacerle al ensarapado con la vacuna. Pero nadie debería hacerlo.

El arriba firmante es sumamente quisquilloso.

Apenas abrió los ojos hace casi ya medio siglo y lo primero que dijo fue: “¿de qué marca es la vacuna que me van a poner?”. Y agregó en tono de corrección, dictada por el Manual de Carreño: “Disculpe, señora enfermera, ¿a qué lote corresponde el biológico que está a punto de administrarme?”

Así que en la actualidad, cuando en las conversaciones casuales escucho al pasar aquello de “¿qué vacuna te tocó?”, me resulta completamente normal. Y cuando se discute el porcentaje de efectividad o los efectos y reacciones de la vacuna fulana de tal o de la vacuna perengana, me siento como pez en el agua. Me lanzó inopinadamente a opinar.

Es que ahora todos, o casi todos, nos hemos vuelto especialistas en vacunas contra Covid-19. O al menos suponemos que tenemos suficiente información para dar una oronda opinión sobre las características y cualidades de tal o cual vacuna. Que si las chinas esto, que si la rusa aquello, que si la inglesa es así y las gringas son asá. Henchimos el pecho con nuestras opiniones hasta que llega un verdadero especialista, casi siempre un profesional de la salud —en sus diversas denominaciones— a aclarar de manera comedida nuestros errados conceptos y a desinflarnos el orgullo. Porque hasta eso lo hacen con cierta elegancia que raya en conmiseración —como diciendo en lo profundo, pobres tarugos, ni saben lo que dicen—.

La era de la información en la que nos encontramos, abona a nuestra postura sobre las vacunas. Ahora somos sumamente delicados y puntillosos.

En el pasado, nadie se preocupaba por preguntar por la marca, modelo, lote, fecha de caducidad, composición, tecnología, virus atenuados o inactivados, arnm o adenovirus, y un titipuchal de cosas de las que nos hemos enterado sobre las vacunas contra Covid-19. Y no es que nos maravillemos por las características, sino que buscamos la certeza o la seguridad de que tal o cual vacuna nos va a proteger contra la pandemia.

Si a un recién nacido le aplican, como es debido, su dosis de vacuna BCG, los padres ni preguntan la marca de la vacuna. A veces ni siquiera se dan por enterados. Y tampoco lo hacen cuando los niños reciben sus inmunizaciones contra la hepatitis B, sarampión, rubéola, difteria, tosferina y tétanos. El esquema de vacunación se aplica sin chistar, porque cualquiera con tres dedos de frente sabe de la trascendencia que tiene para la salud de los infantes.

Ah, pero ya grandecitos nos ponemos a preguntar qué vacuna nos toca contra Covid-19. Y a veces hasta rechazamos inocularnos con alguna en especial, nomás porque tenemos algún prejuicio, que proviene de la falta de información o del exceso de desinformación que se promueve por aquí y por allá.

Vacunarse es una herramienta para defendernos mejor si contraemos el condenado coronavirus. Cualquier vacuna es efectiva para protegerse y reducir el riesgo de vivir un caso grave de Covid-19. Cualquiera está en su derecho de hacerle al ensarapado con la vacuna. Pero nadie debería hacerlo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 13 de octubre de 2021

Repique inocente | Enciendan los semáforos

San Cuilmas El Petatero se hace que la virgen le habla y no concede el milagro de encender los semáforos desconchinflados en Toluca. Y los funcionarios gubernamentales a cargo del área también se hacen los místicos.

Felipe González

miércoles 06 de octubre de 2021

Repique inocente | Las “lluvias atípicas”

Ante la coartada gubernamental, cualquiera con tres dedos de frente sabe que la temporada de lluvias en esta región dura alrededor de seis meses. Y que un día llueve fuerte y al siguiente también.

Felipe González

miércoles 29 de septiembre de 2021

Repique Inocente | En la calle o en el parque

No hay programas para entrenar deportes en serio en espacios públicos. La marmaja se gasta en burocracia en vez de destinarla a espacios, materiales y entrenadores.

Felipe González

miércoles 22 de septiembre de 2021

Repique inocente | Clase

Clase

Felipe González

miércoles 15 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Ungüentos

Se ha comenzado a re-escribir el relato de algunos episodios de la historia nacional. ¿Cambiará ese acto cosmético la vida del mexicano común y corriente?

Felipe González

miércoles 08 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Buenos y malos

Dice la máxima que la política es el arte de resolver problemas. Pero a algunos políticos sólo emplean sus capacidades en hacer discursos grandilocuentes, que no resuelven nada.

Felipe González

miércoles 01 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Un día cualquiera

En muy pocos años el día del informe presidencial, el 1 de septiembre, se volvió un día cualquiera, sin el relumbrón de papelitos tricolores y multitudes vitoreando.

Felipe González

miércoles 25 de agosto de 2021

Repique Inocente | Los Derechos Humanos, son de los humanos

Algunas organizaciones de derechos humanos pretenden que la Ley de Amnistía se acomode a sus intereses. Se olvidan de los derechos de las víctimas y sus familias. Además de abonar a la leyenda negra de que estos organismos defienden delincuentes.

Felipe González

miércoles 11 de agosto de 2021

Repique Inocente | Que rueden cabezas

En los deportes y en la vida pública, los mexicanos adoramos el momento en que vemos caer estrepitosamente de su encargo a algún alto funcionario.

Felipe González

miércoles 04 de agosto de 2021

 Repique inocente | Medallas olímpicas

A los medallistas olímpicos mexicanos les quemaremos incienso unos días. Después olvidaremos que sus deportes y el olimpismo existen.

Felipe González

Cargar Más