/ miércoles 24 de marzo de 2021

Repique inocente | Abrirse a la plebe

Una de las citas citables más citadas de Jesús Reyes Heroles dice: el que resiste, apoya.

Lo que sigue a continuación no tiene nada que ver con esa cita citable, pero al arriba firmante se le antojó iniciar esta media plana con una cita de un político que sabía para que es la política y qué es hacer política. Porque de eso se trata lo que sigue: no de la grilla rupestre y cavernaria, sino de la polis, de la ciudad y sus ciudadanos.

Tampoco se trata del ejercicio de las facultades de autoridad del Estado mexicano, sino de la forma en la que se involucra a la población en los asuntos que deben ser de su interés. No del porrazo que lanzan oscuros personajes para sentir que son “dueños y señores”, sino del espacio abierto y accesible en donde en igualdad de condiciones los ciudadanos eran capaces de rivalizar mediante la palabra, en un diálogo entre pares —aunque con ciertos límites.

De la política que convence mediante actitudes probas, éticas y con objetivos claros y útiles. O que está abierta a dejarse convencer si los argumentos son sólidos y convincentes.

Cualquiera sabe que hoy en día la justicia y la seguridad son uno de los grandes pendientes del Estado mexicano. Recobrar la confianza es uno de los elementos fundamentales para recortar el tramo pendiente entre la expectativa social y la acción gubernamental.

Esta semana, el Tribunal Superior de Justicia estatal, que encabeza Ricardo Sodi, anunció una serie de acciones para celebrar el bicentenario del Poder Judicial mexiquense. Una de ellas, poner en marcha un museo y organizar actividades que hagan del edificio que alberga el Poder Judicial estatal un escenario de convivencia social, en el que la gente se apropie del espacio y lo viva… que acabe con la idea de que un espacio que debería ser público es tan inaccesible como el lenguaje de los abogados.

El proyecto abona a la recuperación de la confianza. A recobrar la relación entre jueces, magistrados y ciudadanos. Abrir las puertas a la sociedad, como punto de partida para que los cauces institucionales dejen de verse como ajenos, lejanos, indiferentes, insensibles y desdeñosos. En cambio, se perciban cercanos y accesibles.

Pensar, por ejemplo, en que la gente entre “como Pedro por su casa” a admirar los murales contenidos en el palacio del Poder Judicial o para observar dónde despacha el presidente del Tribunal Superior de Justicia o dónde sesiona el Consejo de la Judicatura, es comenzar a recobrar una relación libre, igualitaria y accesible.

Tener una explicación sencilla —sin ínfulas— del significado de la toga o el mazo, acerca la cultura judicial al público. Vuelve propio algo que hoy se siente extraño. Rasga el hermetismo y torpedea ídolos de pies de barro con obras de teatro, conversatorios o conferencias hechas para el pueblo llano.

Si así es y así será, enhorabuena. El resto de los poderes tendrían que dejar el pedestal. Mostrar a la plebe la riqueza cultural que albergan en sus edificios, con orden y armonía; asequibles y humanos.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Una de las citas citables más citadas de Jesús Reyes Heroles dice: el que resiste, apoya.

Lo que sigue a continuación no tiene nada que ver con esa cita citable, pero al arriba firmante se le antojó iniciar esta media plana con una cita de un político que sabía para que es la política y qué es hacer política. Porque de eso se trata lo que sigue: no de la grilla rupestre y cavernaria, sino de la polis, de la ciudad y sus ciudadanos.

Tampoco se trata del ejercicio de las facultades de autoridad del Estado mexicano, sino de la forma en la que se involucra a la población en los asuntos que deben ser de su interés. No del porrazo que lanzan oscuros personajes para sentir que son “dueños y señores”, sino del espacio abierto y accesible en donde en igualdad de condiciones los ciudadanos eran capaces de rivalizar mediante la palabra, en un diálogo entre pares —aunque con ciertos límites.

De la política que convence mediante actitudes probas, éticas y con objetivos claros y útiles. O que está abierta a dejarse convencer si los argumentos son sólidos y convincentes.

Cualquiera sabe que hoy en día la justicia y la seguridad son uno de los grandes pendientes del Estado mexicano. Recobrar la confianza es uno de los elementos fundamentales para recortar el tramo pendiente entre la expectativa social y la acción gubernamental.

Esta semana, el Tribunal Superior de Justicia estatal, que encabeza Ricardo Sodi, anunció una serie de acciones para celebrar el bicentenario del Poder Judicial mexiquense. Una de ellas, poner en marcha un museo y organizar actividades que hagan del edificio que alberga el Poder Judicial estatal un escenario de convivencia social, en el que la gente se apropie del espacio y lo viva… que acabe con la idea de que un espacio que debería ser público es tan inaccesible como el lenguaje de los abogados.

El proyecto abona a la recuperación de la confianza. A recobrar la relación entre jueces, magistrados y ciudadanos. Abrir las puertas a la sociedad, como punto de partida para que los cauces institucionales dejen de verse como ajenos, lejanos, indiferentes, insensibles y desdeñosos. En cambio, se perciban cercanos y accesibles.

Pensar, por ejemplo, en que la gente entre “como Pedro por su casa” a admirar los murales contenidos en el palacio del Poder Judicial o para observar dónde despacha el presidente del Tribunal Superior de Justicia o dónde sesiona el Consejo de la Judicatura, es comenzar a recobrar una relación libre, igualitaria y accesible.

Tener una explicación sencilla —sin ínfulas— del significado de la toga o el mazo, acerca la cultura judicial al público. Vuelve propio algo que hoy se siente extraño. Rasga el hermetismo y torpedea ídolos de pies de barro con obras de teatro, conversatorios o conferencias hechas para el pueblo llano.

Si así es y así será, enhorabuena. El resto de los poderes tendrían que dejar el pedestal. Mostrar a la plebe la riqueza cultural que albergan en sus edificios, con orden y armonía; asequibles y humanos.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 14 de abril de 2021

Repique Inocente | Polémicas insustanciales

Debates profundos y constantes sobre temas anodinos nos inundan en el día a día. El más reciente: ¿es feo o bonito el logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles? Mientras, temas primordiales se pierden de vista.

Felipe González

miércoles 07 de abril de 2021

Repique Inocente | El agua y el aceite

Las ideologías políticas parecen haberse encontrado en una licuadora. A los candidatos en la elección en marcha no parece importarles ir de la mano de sus antiguos adversarios o abandonar su “linaje”.

Felipe González

miércoles 24 de marzo de 2021

Repique inocente | Abrirse a la plebe

Hacer política es mucho más que la grilla que se disputa cargos públicos o que cree que ejercer el poder significa avasallar al que piensa diferente. Es crear un espacio abierto donde el diálogo efectivo abone a la recuperación de la confianza.

Felipe González

miércoles 03 de marzo de 2021

Repique inocente | A un año del inicio de la pandemia

Se desnudó la fragilidad del sistema de salud, aunque también mostró la capacidad del personal de salud para transformar rápida y eficientemente hospitales enteros en espacios especializados para la atención de una nueva enfermedad, probar tratamientos y salvar vidas.

Felipe González

miércoles 24 de febrero de 2021

 Repique inocente | Enemigo público

A ojo de buen cubero, se puede asegurar que Rosario Robles pasará el resto del sexenio en el tambo, aunque el presidente López Obrador diga que su fuerte no es la venganza.

Felipe González

miércoles 17 de febrero de 2021

Repique inocente | El rancio sabor de los nombres

Quienes bautizan los programas y acciones gubernamentales tienen una sensibilidad especial, que se ubica entre lo pretencioso y el propósito llanamente sectario.

Felipe González

miércoles 10 de febrero de 2021

Repique inocente | La plataforma abierta

las redes sociales ya se han enraizado en el imaginario colectivo como una red de naturaleza libre y libertaria, difícil de controlar y convertida en plataforma democrática. Aunque a algunos les pese mucho.

Felipe González

miércoles 03 de febrero de 2021

Repique Inocente | Pasmados

¿Ustedes tienen la sensación de que el gobierno fue rebasado por la pandemia de Covid-19?

Felipe González

miércoles 27 de enero de 2021

Repique inocente | Entre candidatos te veas

El arte de la política está muy desprestigiado, básicamente porque quienes lo ejercen públicamente se han encargado de mancharlo.

Felipe González

Cargar Más