/ miércoles 7 de octubre de 2020

Repique Inocente | Aquí, de metiche

Denme razón: ¿qué ha sido del señor Emilio “L”, también conocido como Emilio Ricardo Lozoya Austin?

Sé que estoy en pecado mortal por hacer esta pregunta, cuando se supone que por mis labores cotidianas debería saber qué ha sido de este señor y del caso penal en el que fue acusado. Pero entre los datos diarios de la pandemia de COVID-19, los cambios en la metodología, los “sainetes político-electorales” —Faustino de la Cruz dixit— que han armado últimamente desde la Cámara de Diputados del estado de México, los cambios en la administración estatal y los escándalos cotidianos que se suceden unos a otros —vertiginosamente—, ya no sé nada de ese dilecto señor, que alguna vez despachó como director general de Petróleo Mexicanos, empresa productiva de Estado.

La tragicomedia por capítulos que nos tuvo con el alma en vilo ha entrado en un silencio comprometedor.

Porque recuerdo que estuvimos pendientes de la persecución de Lozoya, su vida a salto de mata —es un decir, porque parece que vivía a cuerpo de rey en España—, su hallazgo y detención, la vida carcelaria y posterior extradición. Después lo seguimos paso a paso en el avión rumbo a México, su traslado a un hospital, su convalecencia, comparecencia virtual y después una cómoda detención en casa.

No me extrañaría que Lozoya estuviera plácidamente en su mansión de Ixtapa. En el peor de los casos en su residencia de Las Lomas de Chapultepec. Supongo que sufriendo, porque el pobre hombre la debe pasar muy mal.

Lo último que supimos de este peón del peñismo es que acusaba a sus antiguos jefes de haberlo hecho un instrumento ejecutor de la corrupción. Él no quería, pero sus jefes eran tan perversos que lo obligaron a cometer toda clase de tropelías que terminaron en acusaciones de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. Él, inocente, ingenuo, obediente, hizo lo que le dijeron.

Ahora ni siquiera sabemos a ciencia cierta dónde se encuentra. Este personaje del pasado gobierno federal ha sido tratado con tal deferencia por la justicia y el gobierno mexicano, que seguramente muy pocos acusados en casos penales pueden presumir de los privilegios de los que goza Emilio “L”. Y aunque puede decirse que se trata de uno de epítomes de la corrupción del pasado sexenio, ni siquiera ha pisado el bote —epítome es una palabra dominguera del arriba firmante, que significa ejemplo ideal, para que luego no anden diciendo que Felipe insulta a diestra y siniestra—.

Mientras más tiempo pase, menos nos acordaremos del exdirector de Pemex y sus tropelías, sobornos, enjuagues y daños al erario público. Aunque es probable que su caso reviva cuando sea electoralmente redituable; es decir, el año próximo. Mientras, Lozoya se la pasará campechana. Disfrutando “tiempo de calidad” con su familia y los cuates que le llevan botellas de vino de a 25 mil del águila. Es decir, sufriendo las inclemencias de las acusaciones penales y la perfidia corruptora de sus antiguos jefes.

Me pregunto si alguna vez veremos a Lozoya Austin en el tambo. O a aquellos a los que ha acusado, como Enrique Peña o Luis Videgaray. Mi expectativa es bastante negativa. Presiento que la cuatro té nos hace de chivo los tamales.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Denme razón: ¿qué ha sido del señor Emilio “L”, también conocido como Emilio Ricardo Lozoya Austin?

Sé que estoy en pecado mortal por hacer esta pregunta, cuando se supone que por mis labores cotidianas debería saber qué ha sido de este señor y del caso penal en el que fue acusado. Pero entre los datos diarios de la pandemia de COVID-19, los cambios en la metodología, los “sainetes político-electorales” —Faustino de la Cruz dixit— que han armado últimamente desde la Cámara de Diputados del estado de México, los cambios en la administración estatal y los escándalos cotidianos que se suceden unos a otros —vertiginosamente—, ya no sé nada de ese dilecto señor, que alguna vez despachó como director general de Petróleo Mexicanos, empresa productiva de Estado.

La tragicomedia por capítulos que nos tuvo con el alma en vilo ha entrado en un silencio comprometedor.

Porque recuerdo que estuvimos pendientes de la persecución de Lozoya, su vida a salto de mata —es un decir, porque parece que vivía a cuerpo de rey en España—, su hallazgo y detención, la vida carcelaria y posterior extradición. Después lo seguimos paso a paso en el avión rumbo a México, su traslado a un hospital, su convalecencia, comparecencia virtual y después una cómoda detención en casa.

No me extrañaría que Lozoya estuviera plácidamente en su mansión de Ixtapa. En el peor de los casos en su residencia de Las Lomas de Chapultepec. Supongo que sufriendo, porque el pobre hombre la debe pasar muy mal.

Lo último que supimos de este peón del peñismo es que acusaba a sus antiguos jefes de haberlo hecho un instrumento ejecutor de la corrupción. Él no quería, pero sus jefes eran tan perversos que lo obligaron a cometer toda clase de tropelías que terminaron en acusaciones de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho. Él, inocente, ingenuo, obediente, hizo lo que le dijeron.

Ahora ni siquiera sabemos a ciencia cierta dónde se encuentra. Este personaje del pasado gobierno federal ha sido tratado con tal deferencia por la justicia y el gobierno mexicano, que seguramente muy pocos acusados en casos penales pueden presumir de los privilegios de los que goza Emilio “L”. Y aunque puede decirse que se trata de uno de epítomes de la corrupción del pasado sexenio, ni siquiera ha pisado el bote —epítome es una palabra dominguera del arriba firmante, que significa ejemplo ideal, para que luego no anden diciendo que Felipe insulta a diestra y siniestra—.

Mientras más tiempo pase, menos nos acordaremos del exdirector de Pemex y sus tropelías, sobornos, enjuagues y daños al erario público. Aunque es probable que su caso reviva cuando sea electoralmente redituable; es decir, el año próximo. Mientras, Lozoya se la pasará campechana. Disfrutando “tiempo de calidad” con su familia y los cuates que le llevan botellas de vino de a 25 mil del águila. Es decir, sufriendo las inclemencias de las acusaciones penales y la perfidia corruptora de sus antiguos jefes.

Me pregunto si alguna vez veremos a Lozoya Austin en el tambo. O a aquellos a los que ha acusado, como Enrique Peña o Luis Videgaray. Mi expectativa es bastante negativa. Presiento que la cuatro té nos hace de chivo los tamales.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 25 de noviembre de 2020

Repique inocente | En los bueyes de mi compadre

La condiciones actuales de la pandemia en el Edomex no son para entrar en un estado de alarma; pero tampoco para bajar la guardia.

Felipe González

miércoles 11 de noviembre de 2020

 Repique inocente | Carrancear

La familia del cachorro no se dedicó por completo a la política sino esencialmente a los negocios. Muchos negocios en muchos sectores.

Felipe González

miércoles 04 de noviembre de 2020

Repique inocente | Elección en “Gringolandia”

En México muchos quisieran que ganara Joe Biden; pero en por un mero pragmatismo económico: al país le va mejor con los gobiernos republicanos

Felipe González

miércoles 28 de octubre de 2020

Repique inocente | El bailongo

Repique inocente | El bailongo

Felipe González

miércoles 21 de octubre de 2020

Repique Inocente | Evidente deterioro en seguridad

La percepción de inseguridad en el estado de México se ha deteriorado paulatinamente, sin que los gobiernos tengan soluciones efectivas. Aunque sí sirve como fuente de campañas políticas que ofrecen atacar a la delincuencia y devolvernos la tranquilidad.

Felipe González

miércoles 14 de octubre de 2020

Repique inocente | De muertito

Mantener la pandemia bajo control en los municipios requiere acciones que generen confianza y establecer activamente códigos de conducta para que las tareas que se desempeñan en el espacio público sean menos riesgosas.

Felipe González

miércoles 07 de octubre de 2020

Repique Inocente | Aquí, de metiche

Hace tres meses Emilio Lozoya fue noticia por su extradición. Hoy casi nadie recuerda que está acusado de delitos patrimoniales y que señaló a Enrique Peña de ordenar los sobornos por los que el exdirector de Pemex fue detenido.

Felipe González

miércoles 30 de septiembre de 2020

Repique inocente | Aquí, de metiche

Culpables sobran. Asumir una responsabilidad es punto menos que imposible.

Felipe González

miércoles 23 de septiembre de 2020

Repique inocente | Sin movilidad eficiente

Los especialistas aseguran que en México se producen 48 mil muertes prematuras al año debido a la contaminación del aire

Felipe González

miércoles 09 de septiembre de 2020

Repique inocente | Más partidos, ¿para qué?

Los partidos y los políticos se acercarán al ciudadano como lo acostumbran cada proceso electoral. Luego se olvidarán de sus promesas. Si te vi, ni me acuerdo.

Felipe González

Cargar Más