/ miércoles 8 de enero de 2020

Repique inocente | Blanco y negro


En esta entrega, quisiera darles a mis cuatro estimados y fieles lectores una idea acerca de lo que nos espera en este 2020. Algo que diera alguna certeza o luz sobre lo que nos viene en este año que comienza. Porque han de acordar con el arriba firmante que de lo único que estamos seguros es de que hay una gran incertidumbre. Suele pasar todos los años, pero en los tiempos que corren, la desinformación crece como la espuma.

Así que para tratar de vislumbrar el futuro, primero me concentré en un mantra de esos que recomiendan en internet —como supongo que hacen los que se llaman analistas de altos vuelos—. También hice uso de la baraja española: oros, bastos, copas y espadas, salieron en sucesivas manos una y otra vez. El tarot también pasó frente a mis ojos, con sus profundos arcanos y sus cartas terribles e incomprensibles. Intenté con las entrañas —método de adivinación respaldado por tiempos inmemoriales, pero ahora en desuso— y también con las runas. Le hice el intento a la bola de cristal, la lectura de café, la numerología, el horóscopo chino y las profecías de Nostradamus.

Atendí los programas de televisión donde sesudos personajes desmenuzan el acontecer cotidiano. Escuché los programas de radio de adivinos, que se supone que la Cofepris prohibe, todo con la esperanza de saber.

Naturalmente, recurrí a los expertos, incluyendo a videntes profesionales, brujos de Catemaco —viaje relámpago de por medio— y los esotéricos del Mercado 16.

Y estoy en posibilidad de decirles que nel pastel. Que no conseguí sacar en claro absolutamente nada.

Mientras unos decían que todo se iba directamente al carajo, otras fuentes señalaban que tenían “otros datos”, por lo que vamos a estar en Jauja. Se me dijo que como es el año de la rata de metal, será un año de equilibro y cambios radicales. Pero también que al terminar el año en cero, todo se quedará como está, aunque veremos como la balanza se inclina en uno de sus lados. hay presagios de que la economía no va a crecer ni un ápice. Y pronósticos de que que vendrán las inversiones a raudales. Aseguran que los políticos y gobernantes vivirán en la más plena de las armonías. Y que habrá una pugna monumental entre tirios y troyanos —léase, políticos de todos los partidos— por ver qué chicharrones truenan. Que habrá abrazos y no balazos. Que nos vienen hartos balazos sin abrazos.

Que la guerra se acerca por el rumbo del medio oriente. Y también que el medio oriente es pura baba de perico.

Blanco y negro. Negro y blanco. Dicen y desdicen.

Nada en claro, puras señales encontradas.

Es decir, que mis intenciones se han ido directamente al fondo del pozo de los deseos. Habrán de disculpar. Ni siquiera los borreguitos de la abundancia tuvieron algún signo claro de lo que está por venir.

No sé si será porque es año bisiesto o porque es el año de Leona Vicario, pero ¡nanay! Todo es tan nebuloso, que no hay dos pronósticos semejantes.

No es año electoral, pero ni hace falta, porque la pugna por el poder se ha vuelto permanente, sórdida y torcida.

Todo parece indicar que será uno de esos años en los que habrá que estar a las vivas, para que no lo agarren a uno con las manos en la puerta. Desde luego, eso no es nada que no sepamos hacer los mexicanos de a pie: lo nuestro es andar a salto de mata. Acostumbrados a estar en el filo de la navaja.


Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.


En esta entrega, quisiera darles a mis cuatro estimados y fieles lectores una idea acerca de lo que nos espera en este 2020. Algo que diera alguna certeza o luz sobre lo que nos viene en este año que comienza. Porque han de acordar con el arriba firmante que de lo único que estamos seguros es de que hay una gran incertidumbre. Suele pasar todos los años, pero en los tiempos que corren, la desinformación crece como la espuma.

Así que para tratar de vislumbrar el futuro, primero me concentré en un mantra de esos que recomiendan en internet —como supongo que hacen los que se llaman analistas de altos vuelos—. También hice uso de la baraja española: oros, bastos, copas y espadas, salieron en sucesivas manos una y otra vez. El tarot también pasó frente a mis ojos, con sus profundos arcanos y sus cartas terribles e incomprensibles. Intenté con las entrañas —método de adivinación respaldado por tiempos inmemoriales, pero ahora en desuso— y también con las runas. Le hice el intento a la bola de cristal, la lectura de café, la numerología, el horóscopo chino y las profecías de Nostradamus.

Atendí los programas de televisión donde sesudos personajes desmenuzan el acontecer cotidiano. Escuché los programas de radio de adivinos, que se supone que la Cofepris prohibe, todo con la esperanza de saber.

Naturalmente, recurrí a los expertos, incluyendo a videntes profesionales, brujos de Catemaco —viaje relámpago de por medio— y los esotéricos del Mercado 16.

Y estoy en posibilidad de decirles que nel pastel. Que no conseguí sacar en claro absolutamente nada.

Mientras unos decían que todo se iba directamente al carajo, otras fuentes señalaban que tenían “otros datos”, por lo que vamos a estar en Jauja. Se me dijo que como es el año de la rata de metal, será un año de equilibro y cambios radicales. Pero también que al terminar el año en cero, todo se quedará como está, aunque veremos como la balanza se inclina en uno de sus lados. hay presagios de que la economía no va a crecer ni un ápice. Y pronósticos de que que vendrán las inversiones a raudales. Aseguran que los políticos y gobernantes vivirán en la más plena de las armonías. Y que habrá una pugna monumental entre tirios y troyanos —léase, políticos de todos los partidos— por ver qué chicharrones truenan. Que habrá abrazos y no balazos. Que nos vienen hartos balazos sin abrazos.

Que la guerra se acerca por el rumbo del medio oriente. Y también que el medio oriente es pura baba de perico.

Blanco y negro. Negro y blanco. Dicen y desdicen.

Nada en claro, puras señales encontradas.

Es decir, que mis intenciones se han ido directamente al fondo del pozo de los deseos. Habrán de disculpar. Ni siquiera los borreguitos de la abundancia tuvieron algún signo claro de lo que está por venir.

No sé si será porque es año bisiesto o porque es el año de Leona Vicario, pero ¡nanay! Todo es tan nebuloso, que no hay dos pronósticos semejantes.

No es año electoral, pero ni hace falta, porque la pugna por el poder se ha vuelto permanente, sórdida y torcida.

Todo parece indicar que será uno de esos años en los que habrá que estar a las vivas, para que no lo agarren a uno con las manos en la puerta. Desde luego, eso no es nada que no sepamos hacer los mexicanos de a pie: lo nuestro es andar a salto de mata. Acostumbrados a estar en el filo de la navaja.


Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de septiembre de 2020

Repique inocente | Más partidos, ¿para qué?

Los partidos y los políticos se acercarán al ciudadano como lo acostumbran cada proceso electoral. Luego se olvidarán de sus promesas. Si te vi, ni me acuerdo.

Felipe González

miércoles 02 de septiembre de 2020

Repique inocente | Prosapia fiscal

En México hay 77 millones de contribuyentes y el SAT ya no es cuate de nadie

Felipe González

miércoles 26 de agosto de 2020

Repique inocente | Taparle el ojo al macho

Todo cambia y al final todo queda igual. Los especialistas en ciencia política lo llaman gatopardismo.

Felipe González

miércoles 19 de agosto de 2020

 Repique Inocente | Lo que le robamos a los niños

Tal vez dentro de un año esté más claro el panorama y haya esperanza de que volverán a las aulas; mientras verán la televisión y tratarán de aprender en un par de horas diarias aquello que para otras generaciones fue de al menos cinco

Felipe González

miércoles 12 de agosto de 2020

Repique inocente | Dos temas dos

Las interrogantes planteadas no encuentran respuesta en las siguientes líneas, pero quisiera poner a su consideración esos planteamientos.

Felipe González

jueves 06 de agosto de 2020

Repique inocente | Señor estafador, dos puntos

En medio de la pandemia por Covid-19, las firmas especializadas apuntan a un aumento en los intentos de fraude.

Felipe González

miércoles 29 de julio de 2020

Repique inocente | Una sobre vivienda

La oferta de vivienda existe, pero los trabajadores no la quieren.

Felipe González

miércoles 22 de julio de 2020

Repique inocente | De qué cuero salen más correas

Se nos olvida pronto. O lo queremos olvidar, porque es más fácil hacer como que no pasa nada, que responsabilizarnos de nuestros actos.

Felipe González

miércoles 15 de julio de 2020

Repique inocente | Soberano camote

Pasar del “quédate en casa” al desconfinamiento casi sin reglas y con mensajes contradictorios, nos traerá varios meses más de preocupación.

Felipe González

miércoles 08 de julio de 2020

Repique inocente | El preciso en el gabacho

Se cumple el primer viaje internacional de López Obrador. Ténganlo en cuenta, porque serán pocos y forzados. Como el de hoy.

Felipe González

Cargar Más