/ miércoles 8 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Buenos y malos

No. Esto no se trata de chairos y fifis. Tampoco de liberales y conservadores. Sigan adelante, si esperaban algo sobre eso.

Esto se trata del mantra tan bonito que han creído muchos políticos. Aquello de que “comunicar es gobernar”. Sí, comunicar es parte del ejercicio del gobierno, pero la administración pública es la ejecución de acciones y hacer eficiente y funcional el aparato que se encuentra bajo sus órdenes.

También se trata de aquello que dice que la política es el arte de resolver conflictos.

El cómico estadunidense Groucho Marx acuñó la frase que a la letra dice: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Hay muchos políticos que, sin saberlo, siguen al pie de la letra el citado epigrama de Marx —Groucho, no confundir con Karl—.

Tenemos políticos magníficos, ¡chulada! Dan unos discursos fenomenales. Uno los escucha y se queda anonadado con la capacidad que tienen para hilar ideas, expresar frases monumentales y contundentes. Se trata, en muchos casos, de oradores consumados. Además, tienen esa capacidad, tan suya de ellos, de convencer a los ciudadanos de que hay que votar por ellos, puesto que “saben cómo hacerlo” —Zedillo dixit— y aseguran que conocen las recetas para gobernar.

En realidad muchos de ellos son especialistas en dar “atole con el dedo” de una forma tan elegante que cualquier hijo de vecino se queda convencido de que le han hecho un enorme bien al dorarle la píldora con retruécanos verbales, gesticulaciones y cicateras palmaditas en la espalda.

Además, aliados de algunos expertos en marketing, descubrieron que entre más bonito hablaran, más cacarearan sus pingües resultados y mejor se comunicaran con sus gobernados, más populares serían. Aunque sus resultados fueran menos que pocos. Aquello de que comunicar es gobernar. Al grado de que nuestros políticos suelen tener otros datos o dicen medias verdades con las que intentan esconder la verdad. Porque esa capacidad de persuasión no es directamente proporcional a su capacidad de administrar la cosa pública.

Ahora que vivimos la temporada de lluvias e inundaciones, se muestra en toda su ignominia que por mucho que comuniquen, si no ejercen las tareas que les corresponden en la administración pública, la realidad los alcanza de la peor manera. No son las lluvias atípicas. Tampoco que llovió a cántaros. Es falta de acción y previsión. Incumplimiento de sus responsabilidades.

Los discursos no tapan baches. Tampoco disponen de la basura. Y no sirven a la hora de administrar los dineros y recursos de que disponen los gobiernos.

Hay funcionarios muy buenos como políticos y malos como administradores públicos. Tan esa así, que luego no les alcanza la planeación de la marmaja ni para pagar la gasolina —ni hablar de los salarios—. Lo mismo chairos que fifís. O fifís disfrazados de chairos. Y del color que sea.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

No. Esto no se trata de chairos y fifis. Tampoco de liberales y conservadores. Sigan adelante, si esperaban algo sobre eso.

Esto se trata del mantra tan bonito que han creído muchos políticos. Aquello de que “comunicar es gobernar”. Sí, comunicar es parte del ejercicio del gobierno, pero la administración pública es la ejecución de acciones y hacer eficiente y funcional el aparato que se encuentra bajo sus órdenes.

También se trata de aquello que dice que la política es el arte de resolver conflictos.

El cómico estadunidense Groucho Marx acuñó la frase que a la letra dice: “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Hay muchos políticos que, sin saberlo, siguen al pie de la letra el citado epigrama de Marx —Groucho, no confundir con Karl—.

Tenemos políticos magníficos, ¡chulada! Dan unos discursos fenomenales. Uno los escucha y se queda anonadado con la capacidad que tienen para hilar ideas, expresar frases monumentales y contundentes. Se trata, en muchos casos, de oradores consumados. Además, tienen esa capacidad, tan suya de ellos, de convencer a los ciudadanos de que hay que votar por ellos, puesto que “saben cómo hacerlo” —Zedillo dixit— y aseguran que conocen las recetas para gobernar.

En realidad muchos de ellos son especialistas en dar “atole con el dedo” de una forma tan elegante que cualquier hijo de vecino se queda convencido de que le han hecho un enorme bien al dorarle la píldora con retruécanos verbales, gesticulaciones y cicateras palmaditas en la espalda.

Además, aliados de algunos expertos en marketing, descubrieron que entre más bonito hablaran, más cacarearan sus pingües resultados y mejor se comunicaran con sus gobernados, más populares serían. Aunque sus resultados fueran menos que pocos. Aquello de que comunicar es gobernar. Al grado de que nuestros políticos suelen tener otros datos o dicen medias verdades con las que intentan esconder la verdad. Porque esa capacidad de persuasión no es directamente proporcional a su capacidad de administrar la cosa pública.

Ahora que vivimos la temporada de lluvias e inundaciones, se muestra en toda su ignominia que por mucho que comuniquen, si no ejercen las tareas que les corresponden en la administración pública, la realidad los alcanza de la peor manera. No son las lluvias atípicas. Tampoco que llovió a cántaros. Es falta de acción y previsión. Incumplimiento de sus responsabilidades.

Los discursos no tapan baches. Tampoco disponen de la basura. Y no sirven a la hora de administrar los dineros y recursos de que disponen los gobiernos.

Hay funcionarios muy buenos como políticos y malos como administradores públicos. Tan esa así, que luego no les alcanza la planeación de la marmaja ni para pagar la gasolina —ni hablar de los salarios—. Lo mismo chairos que fifís. O fifís disfrazados de chairos. Y del color que sea.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 13 de octubre de 2021

Repique inocente | Enciendan los semáforos

San Cuilmas El Petatero se hace que la virgen le habla y no concede el milagro de encender los semáforos desconchinflados en Toluca. Y los funcionarios gubernamentales a cargo del área también se hacen los místicos.

Felipe González

miércoles 06 de octubre de 2021

Repique inocente | Las “lluvias atípicas”

Ante la coartada gubernamental, cualquiera con tres dedos de frente sabe que la temporada de lluvias en esta región dura alrededor de seis meses. Y que un día llueve fuerte y al siguiente también.

Felipe González

miércoles 29 de septiembre de 2021

Repique Inocente | En la calle o en el parque

No hay programas para entrenar deportes en serio en espacios públicos. La marmaja se gasta en burocracia en vez de destinarla a espacios, materiales y entrenadores.

Felipe González

miércoles 22 de septiembre de 2021

Repique inocente | Clase

Clase

Felipe González

miércoles 15 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Ungüentos

Se ha comenzado a re-escribir el relato de algunos episodios de la historia nacional. ¿Cambiará ese acto cosmético la vida del mexicano común y corriente?

Felipe González

miércoles 08 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Buenos y malos

Dice la máxima que la política es el arte de resolver problemas. Pero a algunos políticos sólo emplean sus capacidades en hacer discursos grandilocuentes, que no resuelven nada.

Felipe González

miércoles 01 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Un día cualquiera

En muy pocos años el día del informe presidencial, el 1 de septiembre, se volvió un día cualquiera, sin el relumbrón de papelitos tricolores y multitudes vitoreando.

Felipe González

miércoles 25 de agosto de 2021

Repique Inocente | Los Derechos Humanos, son de los humanos

Algunas organizaciones de derechos humanos pretenden que la Ley de Amnistía se acomode a sus intereses. Se olvidan de los derechos de las víctimas y sus familias. Además de abonar a la leyenda negra de que estos organismos defienden delincuentes.

Felipe González

miércoles 11 de agosto de 2021

Repique Inocente | Que rueden cabezas

En los deportes y en la vida pública, los mexicanos adoramos el momento en que vemos caer estrepitosamente de su encargo a algún alto funcionario.

Felipe González

miércoles 04 de agosto de 2021

 Repique inocente | Medallas olímpicas

A los medallistas olímpicos mexicanos les quemaremos incienso unos días. Después olvidaremos que sus deportes y el olimpismo existen.

Felipe González

Cargar Más