/ miércoles 28 de abril de 2021

Repique Inocente | Ciencias Ocultas

Las campañas políticas rumbo a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión llevan cosa de un mes, aunque pocos se hayan dado cuenta de su existencia. Por estos día comienzan las campañas de los candidatos a un cargo en los ayuntamientos y también a diputados locales.

Y es en estos días que sucede un fenómeno propio de la alquimia.

No, no de la alquimia electoral que tanta fama tuvo mientras del Partido Revolucionario Institucional se mantuvo ininterrumpidamente en el poder.

Ya sabes, los célebres, truculentos y misteriosos alquimistas electorales que hacen cálculos, experimentan fórmulas, movilizan, manipulan y compran electores. Esos que definen cuántos votos necesita el candidato fulano de tal o la candidata perengana de tal para ganar su respectiva elección, que entienden al dedillo el comportamiento del ciudadano, que dominan las combinaciones de acciones políticas —o gubernamentales— para obtener un resultado en particular y que suelen ser verdaderos eruditos en comportamientos electorales que les permiten descifrar una campaña o una jornada electoral. Los que saben de qué tamaño es una multitud para representar un punto porcentual en una elección.

Los que presumen que son unas chuchas cuereras en el diseño de una estrategia para ganar una elección.

No, no me refiero a esa alquimia electoral, hoy tan desprestigiada.

Me refiero a las ciencias ocultas que se entretejen para que un candidato o candidata —seré políticamente correcto— olvide todo su pasado para aparecer como una nueva opción para el electorado, a pesar de que están en el candelero político desde la era antediluviana. Se requiere un enorme trabajo de hechicería para que el ciudadano común y corriente no solamente olvide cuántos cargos y cuántas veces ha participado en una elección la candidata o el candidato, sino que lo vote.

También se da el caso de que algunos políticos, que ya estaban en la reserva nacional de talentos, regando polilla, reviven como por arte de magia. Y convertidos en candidatos —varones o mujeres— sufren una transmutación ipso facto que los vuelve seres con todas las cualidades habidas y por haber. Esas que nadie les reconocía aparecen como por encantamiento. Lo que son verdaderos hígados insoportables se vuelven hasta chistosos y agradables.

Se ha dado el caso de algún candidato o candidata en la condición que el diccionario describe como “dado al catre”, que en esta misteriosa metamorfosis se vuelve guapo, inteligente, sabio y atinado, especialmente ante sus colaboradores. Esas ideas y propuestas que cualquiera en sus cinco sentidos reprobaría, se transforman en eslogan de campaña y quedan bordadas —para la posteridad— en el aire… y en los proverbiales chalecos, infaltables en cualquier campaña política que se precie de serlo. Aflora esa esencia imposible de ver a primera vista, oculta en quién sabe qué recóndito rincón. Y que desaparece igual que como llegó… especialmente si la campaña termina en derrota.

Hagan de cuenta que como si se tratara de la Cenicienta. Nomás que sólo un candidato o candidata consigue el final feliz. El resto pierde el encanto así como llegó. La alquimia y la nigromancia duran lo que una campaña.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Las campañas políticas rumbo a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión llevan cosa de un mes, aunque pocos se hayan dado cuenta de su existencia. Por estos día comienzan las campañas de los candidatos a un cargo en los ayuntamientos y también a diputados locales.

Y es en estos días que sucede un fenómeno propio de la alquimia.

No, no de la alquimia electoral que tanta fama tuvo mientras del Partido Revolucionario Institucional se mantuvo ininterrumpidamente en el poder.

Ya sabes, los célebres, truculentos y misteriosos alquimistas electorales que hacen cálculos, experimentan fórmulas, movilizan, manipulan y compran electores. Esos que definen cuántos votos necesita el candidato fulano de tal o la candidata perengana de tal para ganar su respectiva elección, que entienden al dedillo el comportamiento del ciudadano, que dominan las combinaciones de acciones políticas —o gubernamentales— para obtener un resultado en particular y que suelen ser verdaderos eruditos en comportamientos electorales que les permiten descifrar una campaña o una jornada electoral. Los que saben de qué tamaño es una multitud para representar un punto porcentual en una elección.

Los que presumen que son unas chuchas cuereras en el diseño de una estrategia para ganar una elección.

No, no me refiero a esa alquimia electoral, hoy tan desprestigiada.

Me refiero a las ciencias ocultas que se entretejen para que un candidato o candidata —seré políticamente correcto— olvide todo su pasado para aparecer como una nueva opción para el electorado, a pesar de que están en el candelero político desde la era antediluviana. Se requiere un enorme trabajo de hechicería para que el ciudadano común y corriente no solamente olvide cuántos cargos y cuántas veces ha participado en una elección la candidata o el candidato, sino que lo vote.

También se da el caso de que algunos políticos, que ya estaban en la reserva nacional de talentos, regando polilla, reviven como por arte de magia. Y convertidos en candidatos —varones o mujeres— sufren una transmutación ipso facto que los vuelve seres con todas las cualidades habidas y por haber. Esas que nadie les reconocía aparecen como por encantamiento. Lo que son verdaderos hígados insoportables se vuelven hasta chistosos y agradables.

Se ha dado el caso de algún candidato o candidata en la condición que el diccionario describe como “dado al catre”, que en esta misteriosa metamorfosis se vuelve guapo, inteligente, sabio y atinado, especialmente ante sus colaboradores. Esas ideas y propuestas que cualquiera en sus cinco sentidos reprobaría, se transforman en eslogan de campaña y quedan bordadas —para la posteridad— en el aire… y en los proverbiales chalecos, infaltables en cualquier campaña política que se precie de serlo. Aflora esa esencia imposible de ver a primera vista, oculta en quién sabe qué recóndito rincón. Y que desaparece igual que como llegó… especialmente si la campaña termina en derrota.

Hagan de cuenta que como si se tratara de la Cenicienta. Nomás que sólo un candidato o candidata consigue el final feliz. El resto pierde el encanto así como llegó. La alquimia y la nigromancia duran lo que una campaña.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 09 de junio de 2021

Repique inocente | El ciudadano premió y castigó

El votante da, el votante quita. ¡Bendita sea la voluntad del votante! La elección del domingo con una alta participación ciudadana condujo a equilibrar el escenario político de la entidad mexiquense.

Felipe González

miércoles 26 de mayo de 2021

Repique inocente | Campañas de altura

Las campañas políticas en el estado de México han entrado en la ruta del lodazal, donde se intercambian acusaciones ante la falta de argumentos y propuestas.

Felipe González

miércoles 19 de mayo de 2021

Repique Inocente |  El tuerto es rey

Con excepción de los candidatos o candidatas muy conocidos, con carreras políticas prolongadas o escandalosas, la pandemia ha contribuido a un escaso conocimiento de la mayoría de los aspirantes a cargos de elección popular.

Felipe González

miércoles 12 de mayo de 2021

Repique Inocente | En el ocaso

El rector Barrera Baca parece haber quedado dentro de una burbuja. En el ocaso de su periodo, habrá que reconocer el crecimiento en infraestructura y estudiantado de la UAEM. También el equilibrio pese a la turbulencia.

Felipe González

miércoles 05 de mayo de 2021

Repique inocente | En cuestiones de cartas

En vez de utilizar el correo de México, cualquiera en sus cinco sentidos busca a la empresa de mensajería más cercana para enviar lo que sea a cualquier punto de la república mexicana o del extranjero.

Felipe González

miércoles 28 de abril de 2021

Repique Inocente | Ciencias Ocultas

Por arte de magia a los candidatos a cargos de elección popular les aparecen cualidades insospechadas, hasta por ellos mismos. Se ha dado el caso de que se metamorfosean en la octava maravilla del mundo.

Felipe González

miércoles 21 de abril de 2021

Repique inocente | Violencia material y silenciosa

En la Cámara de Diputados se validó una ley de protección a periodistas y personas defensoras de derechos humanos. Ambos colectivos viven agresiones físicas pero también golpes intangibles.

Felipe González

miércoles 14 de abril de 2021

Repique Inocente | Polémicas insustanciales

Debates profundos y constantes sobre temas anodinos nos inundan en el día a día. El más reciente: ¿es feo o bonito el logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles? Mientras, temas primordiales se pierden de vista.

Felipe González

miércoles 07 de abril de 2021

Repique Inocente | El agua y el aceite

Las ideologías políticas parecen haberse encontrado en una licuadora. A los candidatos en la elección en marcha no parece importarles ir de la mano de sus antiguos adversarios o abandonar su “linaje”.

Felipe González

Cargar Más