/ miércoles 10 de marzo de 2021

Repique inocente | Circo, maroma y teatro

A algunos alcaldes parece importarles más la rentabilidad política de la vacunación vs Covid-19 que aceptar que la responsabilidad de dotar de vacunas a la población es parte de un servicio público y del derecho constitucional a la de salud.

Calculadores perfectos de los tiempos político-electorales que vivimos en estos días, y de los que están por venir, los presidentes municipales de esta entidad federativa llamada Estado Libre y Soberano de México, han hecho todo lo posible por colgarse la medalla de la llegada de las vacunas contra la Covid-19 a sus respectivas demarcaciones municipales.

¿Han comprado las vacunas? ¿Instalaron los centros de vacunación? ¿Pertenece a sus administraciones el personal de salud que aplica las vacunas? ¿Dependen de su nómina los “Servidores de la Nación” que chaleco guinda en ristre supervisan y “organizan” el proceso? ¿Influyeron ante el gobierno federal para que la vacuna llegara a sus demarcaciones? La respuesta a las interrogantes planteadas por el arriba firmante es un nel pastel. En todos los casos.

Disculpen la franqueza, pero lo que sí han hecho es convertir las vacunas en un estandarte.

Desde luego, tienen información de primera mano sobre la llegada de las vacunas, las ubicaciones de los centros de vacunación y de otras minucias estadísticas que les permiten dejarse ver como los artífices de las vacunas. También tienen un poco de audacia para que la gente simple y candorosa crea que la vacuna llegó en forma de inyección hasta sus brazos por obra y gracia del señor o señora presidente municipal.

Y lo principal: tienen una agenda política rumbo a la elección del 6 de junio, en la que buscarán ser reelectos.

Así que mientras no pueden hacer campañas ni se pueden apersonar en los pueblos, barrios, y colonias de sus respectivas demarcaciones políticas, aprovechan el momento anímico y sin recato esperan ser reconocidos como los supremos hacedores de la vacuna.

Desde luego, a nadie debería extrañarle este tipo de prácticas. Konrad Adenauer, que fue canciller alemán, y que es un santón entre los políticos de derecha en México y el mundo, decía que “en política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno”. Lo que aplica en este caso, porque a algunos alcaldes no parece importarles quién tiene la responsabilidad de dotar de vacunas a la población —como parte de un servicio público de salud y de un derecho constitucional—, sino qué clase de rentabilidad se le puede sacar al cumplimiento de esta obligación, porque no se trata de una dádiva ni de la gracia de un favor. Aunque los mexicanos de a pie tengamos esa inclinación histórica de agradecer que los gobiernos cumplan con su deber, mientras los políticos tengan la propensión a hacer caravana con sombrero ajeno.

Sólo unos pocos gobernantes, la excepción que confirma la regla, actúan con decencia e integridad. Cada cosa en su lugar. Sin atribuirse méritos que no les corresponden. Sin hacer un circo —maroma y teatro— de la vacunación.

Saben que cuando los mandatarios pierden la vergüenza, los mandantes pierden el respeto.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

A algunos alcaldes parece importarles más la rentabilidad política de la vacunación vs Covid-19 que aceptar que la responsabilidad de dotar de vacunas a la población es parte de un servicio público y del derecho constitucional a la de salud.

Calculadores perfectos de los tiempos político-electorales que vivimos en estos días, y de los que están por venir, los presidentes municipales de esta entidad federativa llamada Estado Libre y Soberano de México, han hecho todo lo posible por colgarse la medalla de la llegada de las vacunas contra la Covid-19 a sus respectivas demarcaciones municipales.

¿Han comprado las vacunas? ¿Instalaron los centros de vacunación? ¿Pertenece a sus administraciones el personal de salud que aplica las vacunas? ¿Dependen de su nómina los “Servidores de la Nación” que chaleco guinda en ristre supervisan y “organizan” el proceso? ¿Influyeron ante el gobierno federal para que la vacuna llegara a sus demarcaciones? La respuesta a las interrogantes planteadas por el arriba firmante es un nel pastel. En todos los casos.

Disculpen la franqueza, pero lo que sí han hecho es convertir las vacunas en un estandarte.

Desde luego, tienen información de primera mano sobre la llegada de las vacunas, las ubicaciones de los centros de vacunación y de otras minucias estadísticas que les permiten dejarse ver como los artífices de las vacunas. También tienen un poco de audacia para que la gente simple y candorosa crea que la vacuna llegó en forma de inyección hasta sus brazos por obra y gracia del señor o señora presidente municipal.

Y lo principal: tienen una agenda política rumbo a la elección del 6 de junio, en la que buscarán ser reelectos.

Así que mientras no pueden hacer campañas ni se pueden apersonar en los pueblos, barrios, y colonias de sus respectivas demarcaciones políticas, aprovechan el momento anímico y sin recato esperan ser reconocidos como los supremos hacedores de la vacuna.

Desde luego, a nadie debería extrañarle este tipo de prácticas. Konrad Adenauer, que fue canciller alemán, y que es un santón entre los políticos de derecha en México y el mundo, decía que “en política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno”. Lo que aplica en este caso, porque a algunos alcaldes no parece importarles quién tiene la responsabilidad de dotar de vacunas a la población —como parte de un servicio público de salud y de un derecho constitucional—, sino qué clase de rentabilidad se le puede sacar al cumplimiento de esta obligación, porque no se trata de una dádiva ni de la gracia de un favor. Aunque los mexicanos de a pie tengamos esa inclinación histórica de agradecer que los gobiernos cumplan con su deber, mientras los políticos tengan la propensión a hacer caravana con sombrero ajeno.

Sólo unos pocos gobernantes, la excepción que confirma la regla, actúan con decencia e integridad. Cada cosa en su lugar. Sin atribuirse méritos que no les corresponden. Sin hacer un circo —maroma y teatro— de la vacunación.

Saben que cuando los mandatarios pierden la vergüenza, los mandantes pierden el respeto.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 14 de abril de 2021

Repique Inocente | Polémicas insustanciales

Debates profundos y constantes sobre temas anodinos nos inundan en el día a día. El más reciente: ¿es feo o bonito el logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles? Mientras, temas primordiales se pierden de vista.

Felipe González

miércoles 07 de abril de 2021

Repique Inocente | El agua y el aceite

Las ideologías políticas parecen haberse encontrado en una licuadora. A los candidatos en la elección en marcha no parece importarles ir de la mano de sus antiguos adversarios o abandonar su “linaje”.

Felipe González

miércoles 24 de marzo de 2021

Repique inocente | Abrirse a la plebe

Hacer política es mucho más que la grilla que se disputa cargos públicos o que cree que ejercer el poder significa avasallar al que piensa diferente. Es crear un espacio abierto donde el diálogo efectivo abone a la recuperación de la confianza.

Felipe González

miércoles 03 de marzo de 2021

Repique inocente | A un año del inicio de la pandemia

Se desnudó la fragilidad del sistema de salud, aunque también mostró la capacidad del personal de salud para transformar rápida y eficientemente hospitales enteros en espacios especializados para la atención de una nueva enfermedad, probar tratamientos y salvar vidas.

Felipe González

miércoles 24 de febrero de 2021

 Repique inocente | Enemigo público

A ojo de buen cubero, se puede asegurar que Rosario Robles pasará el resto del sexenio en el tambo, aunque el presidente López Obrador diga que su fuerte no es la venganza.

Felipe González

miércoles 17 de febrero de 2021

Repique inocente | El rancio sabor de los nombres

Quienes bautizan los programas y acciones gubernamentales tienen una sensibilidad especial, que se ubica entre lo pretencioso y el propósito llanamente sectario.

Felipe González

miércoles 10 de febrero de 2021

Repique inocente | La plataforma abierta

las redes sociales ya se han enraizado en el imaginario colectivo como una red de naturaleza libre y libertaria, difícil de controlar y convertida en plataforma democrática. Aunque a algunos les pese mucho.

Felipe González

miércoles 03 de febrero de 2021

Repique Inocente | Pasmados

¿Ustedes tienen la sensación de que el gobierno fue rebasado por la pandemia de Covid-19?

Felipe González

miércoles 27 de enero de 2021

Repique inocente | Entre candidatos te veas

El arte de la política está muy desprestigiado, básicamente porque quienes lo ejercen públicamente se han encargado de mancharlo.

Felipe González

Cargar Más