/ miércoles 23 de junio de 2021

Repique inocente | Del dicho al hecho

Léase a ritmo de canción ranchera de José Alfredo Jiménez: “Que no somos iguales, dice la gente, que tu vida y mi vida se van a perder. Que yo soy un canalla y que tú eres decente…” sigan hasta donde ustedes dispongan, mis estimados y fieles cuatro lectores. Si recuerdan la tonada, esta media plana los espera con paciencia.

El arriba firmante recordó la canción a propósito del presidente de la república, que constantemente repite: “no somos iguales”.

Nomás que uno ve a quienes conforman su gobierno y las cosas que hacen y termina por negarle la razón. Sí son iguales.

Ahí está el caso de la recientemente despedida Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, que hasta esta semana despachaba como secretaria de la Función Pública. Es decir, uno de los arietes presidenciales para combatir la corrupción y luchar por la transparencia, la rendición de cuentas y la política de austeridad del gobierno federal —esta última, malísima para la economía—.

Es público que la señora ex secretaria había adquirido varios inmuebles en condiciones sospechosas, que es lo menos que se puede decir en este caso. Porque las cinco propiedades compradas en un periodo de nueve años fueron pagadas de contado, peso sobre peso, cuando Sandoval Ballesteros y su marido se desempeñaban como académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, el gobierno de la Ciudad de México le regaló un terrenito que está valuado, actualmente, en seis millones de pesos —uno se pregunta en qué fila hay que formarse para recibir una “donación” de esas—.

Vaya que la cuatro té es magnánima. Y que personajes como la ex secretaria de la Función Pública parece que se comportan igual que los políticos que supuestamente iban a combatir. Con las mismas prácticas que sus antecesores, que también se han enriquecido al amparo del poder.

Ni hablemos de las exoneraciones a cargo de la ex secretaria Sandoval.

Pongamos sobre la mesa acciones que supuestamente se iban a erradicar, como las compras a precios inflados y a empresas “fantasmas”. Una vez que Irma Eréndira Sandoval dejó la Secretaría de la Función Pública apareció una investigación que señala que la dependencia a su cargo compró pruebas Covid-19 con un costo tres veces superior al del mercado y que de la adquisición resultó beneficiaria una empresa sin empleados y sin experiencia en el ramo… que argumentó que vendió tres veces más caras las pruebas porque éstas se aplicaron en las instalaciones de la Secretaría de la Función Pública —el arriba firmante se pregunta, con qué personal, si el administrador admitió que no tienen—.

Si no son iguales, se parecen muchísimo a tras prácticas repudiadas por el mexicano promedio. Fuera de todo lo que uno podría considerar combate a la corrupción.

El preciso dice que “se continuará con la política de cero corrupción y cero impunidad”. Pero del dicho al hecho…

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Léase a ritmo de canción ranchera de José Alfredo Jiménez: “Que no somos iguales, dice la gente, que tu vida y mi vida se van a perder. Que yo soy un canalla y que tú eres decente…” sigan hasta donde ustedes dispongan, mis estimados y fieles cuatro lectores. Si recuerdan la tonada, esta media plana los espera con paciencia.

El arriba firmante recordó la canción a propósito del presidente de la república, que constantemente repite: “no somos iguales”.

Nomás que uno ve a quienes conforman su gobierno y las cosas que hacen y termina por negarle la razón. Sí son iguales.

Ahí está el caso de la recientemente despedida Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, que hasta esta semana despachaba como secretaria de la Función Pública. Es decir, uno de los arietes presidenciales para combatir la corrupción y luchar por la transparencia, la rendición de cuentas y la política de austeridad del gobierno federal —esta última, malísima para la economía—.

Es público que la señora ex secretaria había adquirido varios inmuebles en condiciones sospechosas, que es lo menos que se puede decir en este caso. Porque las cinco propiedades compradas en un periodo de nueve años fueron pagadas de contado, peso sobre peso, cuando Sandoval Ballesteros y su marido se desempeñaban como académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, el gobierno de la Ciudad de México le regaló un terrenito que está valuado, actualmente, en seis millones de pesos —uno se pregunta en qué fila hay que formarse para recibir una “donación” de esas—.

Vaya que la cuatro té es magnánima. Y que personajes como la ex secretaria de la Función Pública parece que se comportan igual que los políticos que supuestamente iban a combatir. Con las mismas prácticas que sus antecesores, que también se han enriquecido al amparo del poder.

Ni hablemos de las exoneraciones a cargo de la ex secretaria Sandoval.

Pongamos sobre la mesa acciones que supuestamente se iban a erradicar, como las compras a precios inflados y a empresas “fantasmas”. Una vez que Irma Eréndira Sandoval dejó la Secretaría de la Función Pública apareció una investigación que señala que la dependencia a su cargo compró pruebas Covid-19 con un costo tres veces superior al del mercado y que de la adquisición resultó beneficiaria una empresa sin empleados y sin experiencia en el ramo… que argumentó que vendió tres veces más caras las pruebas porque éstas se aplicaron en las instalaciones de la Secretaría de la Función Pública —el arriba firmante se pregunta, con qué personal, si el administrador admitió que no tienen—.

Si no son iguales, se parecen muchísimo a tras prácticas repudiadas por el mexicano promedio. Fuera de todo lo que uno podría considerar combate a la corrupción.

El preciso dice que “se continuará con la política de cero corrupción y cero impunidad”. Pero del dicho al hecho…

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 07 de julio de 2021

Repique inocente | Los aguaceros de julio

Los aguaceros de julio

Felipe González

miércoles 23 de junio de 2021

Repique inocente | Del dicho al hecho

Sí son iguales. Los políticos encumbrados ahora en lo más alto de la administración pública federal y los que estuvieron en el pasado no muy lejano.

Felipe González

miércoles 16 de junio de 2021

Repique inocente | "Clasemediero"

Aunque para el presidente parece que sí, ser integrante de la clase media no es ningún pecado. Tampoco lo es ser un lumpen proletario. Es la ventaja de vivir en un país de libertades.

Felipe González

miércoles 09 de junio de 2021

Repique inocente | El ciudadano premió y castigó

El votante da, el votante quita. ¡Bendita sea la voluntad del votante! La elección del domingo con una alta participación ciudadana condujo a equilibrar el escenario político de la entidad mexiquense.

Felipe González

miércoles 26 de mayo de 2021

Repique inocente | Campañas de altura

Las campañas políticas en el estado de México han entrado en la ruta del lodazal, donde se intercambian acusaciones ante la falta de argumentos y propuestas.

Felipe González

miércoles 19 de mayo de 2021

Repique Inocente |  El tuerto es rey

Con excepción de los candidatos o candidatas muy conocidos, con carreras políticas prolongadas o escandalosas, la pandemia ha contribuido a un escaso conocimiento de la mayoría de los aspirantes a cargos de elección popular.

Felipe González

Cargar Más