/ miércoles 24 de febrero de 2021

 Repique inocente | Enemigo público

En el sexenio obradorista le ha tocado a la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, ser la enemiga pública número uno. Cada sexenio tiene el suyo.

Todos los sexenios tienen su villano favorito.

La de este sexenio es Rosario Robles Berlanga.

La exsecretaria de Desarrollo Social y exsecretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano está presa desde hace un año. Acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada, así como de omisiones que permitieron desvíos de recursos públicos, en el esquema conocido como La Estafa Maestra.

La villana favorita del sexenio pasado fue Elba Esther Gordillo Morales, la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, también acusada de desvío de recursos públicos.

Hace un par de sexenios los hijos de Martha Sahagún, los hermanitos Bribiesca. También le ha tocado al ahora presidente Andrés Manuel López Obrador. Cuatro sexenios atrás el villano favorito fue Raúl Salinas de Gortari. Antes de él en la lista aparecen Joaquín Hernández Galicia, alias La Quina; Jorge Díaz Serrano y Arturo El Negro Durazo. La memoria podría ir más atrás, pero no lo hace básicamente porque las neuronas ya no alcanzan solas. Los más antiguos de la comarca podrán agregar aquellos a los enemigos públicos que recuerden, al fin que en su vasto conocimiento y perspicacia seguramente ya se dieron cuenta de por dónde va el arriba firmante.

Lo de la señora Robles Berlanga, que cobró en calidad de asesora y conductora de televisión en la administración del Estado Libre y Soberano de México, es visible para todos. Mucho más ahora que pidió ser considerada en esa entelequia indescriptible llamada legalmente “criterio de oportunidad” y la Fiscalía General de la República se negó, terminante y tajantemente.

Aquella frase peñista de “¡no te preocupes, Rosario!”, debe retumbar en la celda de la ex perredista que distrutó de las mieles del poder priista. A ojo de buen cubero, se puede asegurar que pasará el resto del sexenio en el tambo, aunque el presidente López Obrador diga que su fuerte no es la venganza.

Sólo la acusación de lavado de dinero podría tener en la cárcel a la ex secretaria Robles por al menos cinco años, tiempo más que suficiente para que el actual sexenio llegue a su caso.

Como ha sucedido en otras ocasiones. A la maestra Gordillo la tuvieron en el botellón prácticamente todo el sexenio peñista. A Raúl Salinas de Gortari lo tuvieron en la cárcel 10 años. El Negro Durazo vivió a salto de mata y luego se pasó ocho años en chirona. En la “renovación moral de la sociedad” —algo así como la cartilla moral de ahora— Díaz Serrano pasó cinco años a la sombra.

Y así por el estilo. Altos funcionarios, gobernadores, dirigentes sindicales, legisladores, han pasado por la experiencia de ser el enemigo público.

Con la diferencia, este sexenio, de que otros funcionarios y empresarios han sido acusados ante la justicia federal sin que hayan pisado la prisión, gracias al “criterio de oportunidad”. O a que las acusaciones sólo han tenido como respuesta un ¡ya chole!

***

Esta semana, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García, entregó a la Junta de Coordinación Política de la LX Legislatura, su informe de actividades 2020 en el que se hace visible que el trabajo de la Codhem está a la vanguardia nacional por la ampliación y mejoramiento de sus servicios en todos los ámbitos de su labor.

Se puede ver que hoy es una institución viva que ha evolucionado en favor de la ciudadanía mexiquense, se ha adaptado a los tiempos modernos, ha innovado y se ha colocado en el contexto social que vivimos. La pandemia no ha sido impedimento para potenciar su trabajo a favor de la dignidad, libertades y no discriminación de los grupos más vulnerables.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz

En el sexenio obradorista le ha tocado a la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, ser la enemiga pública número uno. Cada sexenio tiene el suyo.

Todos los sexenios tienen su villano favorito.

La de este sexenio es Rosario Robles Berlanga.

La exsecretaria de Desarrollo Social y exsecretaria de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano está presa desde hace un año. Acusada de lavado de dinero y delincuencia organizada, así como de omisiones que permitieron desvíos de recursos públicos, en el esquema conocido como La Estafa Maestra.

La villana favorita del sexenio pasado fue Elba Esther Gordillo Morales, la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, también acusada de desvío de recursos públicos.

Hace un par de sexenios los hijos de Martha Sahagún, los hermanitos Bribiesca. También le ha tocado al ahora presidente Andrés Manuel López Obrador. Cuatro sexenios atrás el villano favorito fue Raúl Salinas de Gortari. Antes de él en la lista aparecen Joaquín Hernández Galicia, alias La Quina; Jorge Díaz Serrano y Arturo El Negro Durazo. La memoria podría ir más atrás, pero no lo hace básicamente porque las neuronas ya no alcanzan solas. Los más antiguos de la comarca podrán agregar aquellos a los enemigos públicos que recuerden, al fin que en su vasto conocimiento y perspicacia seguramente ya se dieron cuenta de por dónde va el arriba firmante.

Lo de la señora Robles Berlanga, que cobró en calidad de asesora y conductora de televisión en la administración del Estado Libre y Soberano de México, es visible para todos. Mucho más ahora que pidió ser considerada en esa entelequia indescriptible llamada legalmente “criterio de oportunidad” y la Fiscalía General de la República se negó, terminante y tajantemente.

Aquella frase peñista de “¡no te preocupes, Rosario!”, debe retumbar en la celda de la ex perredista que distrutó de las mieles del poder priista. A ojo de buen cubero, se puede asegurar que pasará el resto del sexenio en el tambo, aunque el presidente López Obrador diga que su fuerte no es la venganza.

Sólo la acusación de lavado de dinero podría tener en la cárcel a la ex secretaria Robles por al menos cinco años, tiempo más que suficiente para que el actual sexenio llegue a su caso.

Como ha sucedido en otras ocasiones. A la maestra Gordillo la tuvieron en el botellón prácticamente todo el sexenio peñista. A Raúl Salinas de Gortari lo tuvieron en la cárcel 10 años. El Negro Durazo vivió a salto de mata y luego se pasó ocho años en chirona. En la “renovación moral de la sociedad” —algo así como la cartilla moral de ahora— Díaz Serrano pasó cinco años a la sombra.

Y así por el estilo. Altos funcionarios, gobernadores, dirigentes sindicales, legisladores, han pasado por la experiencia de ser el enemigo público.

Con la diferencia, este sexenio, de que otros funcionarios y empresarios han sido acusados ante la justicia federal sin que hayan pisado la prisión, gracias al “criterio de oportunidad”. O a que las acusaciones sólo han tenido como respuesta un ¡ya chole!

***

Esta semana, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, Jorge Olvera García, entregó a la Junta de Coordinación Política de la LX Legislatura, su informe de actividades 2020 en el que se hace visible que el trabajo de la Codhem está a la vanguardia nacional por la ampliación y mejoramiento de sus servicios en todos los ámbitos de su labor.

Se puede ver que hoy es una institución viva que ha evolucionado en favor de la ciudadanía mexiquense, se ha adaptado a los tiempos modernos, ha innovado y se ha colocado en el contexto social que vivimos. La pandemia no ha sido impedimento para potenciar su trabajo a favor de la dignidad, libertades y no discriminación de los grupos más vulnerables.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 14 de abril de 2021

Repique Inocente | Polémicas insustanciales

Debates profundos y constantes sobre temas anodinos nos inundan en el día a día. El más reciente: ¿es feo o bonito el logotipo del aeropuerto Felipe Ángeles? Mientras, temas primordiales se pierden de vista.

Felipe González

miércoles 07 de abril de 2021

Repique Inocente | El agua y el aceite

Las ideologías políticas parecen haberse encontrado en una licuadora. A los candidatos en la elección en marcha no parece importarles ir de la mano de sus antiguos adversarios o abandonar su “linaje”.

Felipe González

miércoles 24 de marzo de 2021

Repique inocente | Abrirse a la plebe

Hacer política es mucho más que la grilla que se disputa cargos públicos o que cree que ejercer el poder significa avasallar al que piensa diferente. Es crear un espacio abierto donde el diálogo efectivo abone a la recuperación de la confianza.

Felipe González

miércoles 03 de marzo de 2021

Repique inocente | A un año del inicio de la pandemia

Se desnudó la fragilidad del sistema de salud, aunque también mostró la capacidad del personal de salud para transformar rápida y eficientemente hospitales enteros en espacios especializados para la atención de una nueva enfermedad, probar tratamientos y salvar vidas.

Felipe González

miércoles 24 de febrero de 2021

 Repique inocente | Enemigo público

A ojo de buen cubero, se puede asegurar que Rosario Robles pasará el resto del sexenio en el tambo, aunque el presidente López Obrador diga que su fuerte no es la venganza.

Felipe González

miércoles 17 de febrero de 2021

Repique inocente | El rancio sabor de los nombres

Quienes bautizan los programas y acciones gubernamentales tienen una sensibilidad especial, que se ubica entre lo pretencioso y el propósito llanamente sectario.

Felipe González

miércoles 10 de febrero de 2021

Repique inocente | La plataforma abierta

las redes sociales ya se han enraizado en el imaginario colectivo como una red de naturaleza libre y libertaria, difícil de controlar y convertida en plataforma democrática. Aunque a algunos les pese mucho.

Felipe González

miércoles 03 de febrero de 2021

Repique Inocente | Pasmados

¿Ustedes tienen la sensación de que el gobierno fue rebasado por la pandemia de Covid-19?

Felipe González

miércoles 27 de enero de 2021

Repique inocente | Entre candidatos te veas

El arte de la política está muy desprestigiado, básicamente porque quienes lo ejercen públicamente se han encargado de mancharlo.

Felipe González

Cargar Más