/ miércoles 29 de junio de 2022

Repique Inocente | Injusticia

Sin duda, ahora nos encontramos más expuestos a los medios de comunicación, a la información que se comparte en las redes sociales y, por lo tanto, al constante ir y venir de las noticias que nos muestran que todos los días hay una tragedia que llorar en este país llamado México.

Las desgracias se suceden de forma vertiginosa. Apenas estamos digiriendo una, cuando ya hay otra fatalidad semejante o mayor.

Hace unas pocas semanas la opinión publicada se concentró en la muerte de la joven neoleonesa Debanhi Escobar. Todavía hace unas horas la noticia era el asesinato de la cantante Yrma Lydya. Nos sorprendió el asesinato de dos sacerdotes jesuítas en el interior de un templo en el estado de Chihuahua. Ahora mismo la muerte de medio centenar de migrantes, la mitad de ellos mexicanos, es el centro de atención.

Sigue fresco en la memoria el fusilamiento de 17 personas en San José de Gracia, Michoacán. La emboscada en la que murieron 13 policías del estado de México en Coatepec Harinas. También el caso del caníbal de Atizapan de Zaragoza. O del llamado monstruo de Villas Santín. La masacre de Villas de Salvarcar. Aquella de los migrantes centroamericanos en San Fernando, Tamaulipas. Y el caso Tlatlaya.

Sin ninguna conexión, todos esos acontecimientos —y muchos más que seguramente llegarán a la memoria de mis cuatro estimados lectores— son episodios de una crisis de inseguridad que no se ha detenido ni amainado bajo ninguna circunstancia.

En muchos casos ni siquiera se trata de acontecimientos relacionados con bandas del llamado crimen organizado. Son episodios de la descomposición cada vez más visible y frecuente.

Aunque la historia nacional reúne sucesos que por igual han causado conmoción, por su salvajismo, alcance o el número de los crímenes o de las víctimas. Las Muertas de Juárez. O las tristemente célebres Poquianchis. Goyo Cárdenas, El Estrangulador de Tacuba. La Mataviejitas. La Matanza de Aguas Blancas. El Halconazo. Sólo por mencionar algunos. Porque nunca hemos estado exentos de la criminalidad o violencia escandalosa, aunque sí pareciera que ahora es más persistente e ininterrumpida.

Desde la antigüedad, el concepto de justicia es darle a cada quien lo que le corresponde. Al criminal le corresponde un castigo. A la víctima la reparación del daño. Al que es omiso en sus responsabilidades le toca una sanción. Ni siquiera se trata de la identificación ideológica, política, partidaria o cromática de las personas.

En los últimos años, a la población le ha tocado pagar los platos rotos. Perder su tranquilidad. Sacrificar hasta su rutina. Sorprenderse y escandalizar una y otra vez. Continuamente. Ahora casi sin parar, porque un día sí y otro también se suceden las calamidades.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Sin duda, ahora nos encontramos más expuestos a los medios de comunicación, a la información que se comparte en las redes sociales y, por lo tanto, al constante ir y venir de las noticias que nos muestran que todos los días hay una tragedia que llorar en este país llamado México.

Las desgracias se suceden de forma vertiginosa. Apenas estamos digiriendo una, cuando ya hay otra fatalidad semejante o mayor.

Hace unas pocas semanas la opinión publicada se concentró en la muerte de la joven neoleonesa Debanhi Escobar. Todavía hace unas horas la noticia era el asesinato de la cantante Yrma Lydya. Nos sorprendió el asesinato de dos sacerdotes jesuítas en el interior de un templo en el estado de Chihuahua. Ahora mismo la muerte de medio centenar de migrantes, la mitad de ellos mexicanos, es el centro de atención.

Sigue fresco en la memoria el fusilamiento de 17 personas en San José de Gracia, Michoacán. La emboscada en la que murieron 13 policías del estado de México en Coatepec Harinas. También el caso del caníbal de Atizapan de Zaragoza. O del llamado monstruo de Villas Santín. La masacre de Villas de Salvarcar. Aquella de los migrantes centroamericanos en San Fernando, Tamaulipas. Y el caso Tlatlaya.

Sin ninguna conexión, todos esos acontecimientos —y muchos más que seguramente llegarán a la memoria de mis cuatro estimados lectores— son episodios de una crisis de inseguridad que no se ha detenido ni amainado bajo ninguna circunstancia.

En muchos casos ni siquiera se trata de acontecimientos relacionados con bandas del llamado crimen organizado. Son episodios de la descomposición cada vez más visible y frecuente.

Aunque la historia nacional reúne sucesos que por igual han causado conmoción, por su salvajismo, alcance o el número de los crímenes o de las víctimas. Las Muertas de Juárez. O las tristemente célebres Poquianchis. Goyo Cárdenas, El Estrangulador de Tacuba. La Mataviejitas. La Matanza de Aguas Blancas. El Halconazo. Sólo por mencionar algunos. Porque nunca hemos estado exentos de la criminalidad o violencia escandalosa, aunque sí pareciera que ahora es más persistente e ininterrumpida.

Desde la antigüedad, el concepto de justicia es darle a cada quien lo que le corresponde. Al criminal le corresponde un castigo. A la víctima la reparación del daño. Al que es omiso en sus responsabilidades le toca una sanción. Ni siquiera se trata de la identificación ideológica, política, partidaria o cromática de las personas.

En los últimos años, a la población le ha tocado pagar los platos rotos. Perder su tranquilidad. Sacrificar hasta su rutina. Sorprenderse y escandalizar una y otra vez. Continuamente. Ahora casi sin parar, porque un día sí y otro también se suceden las calamidades.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 03 de agosto de 2022

Repique Inocente | Sepulcros blanqueados

Las elecciones internas de Morena tuvieron un timbre de escándalo. Y sus adversarios, desmemoriados, se rasgaron las vestiduras por tantas anomalías.

Felipe González

jueves 21 de julio de 2022

Repique Inocente | Inseguridad

Al gobierno municipal de Raymundo Martínez Carbajal le está costando mucho trabajo revertir la herencia del deterioro que dejó su antecesor y el antecesor de éste

Felipe González

miércoles 29 de junio de 2022

Repique Inocente | Injusticia

Las desgracias se suceden de forma vertiginosa. Apenas estamos digiriendo una, cuando ya hay otra fatalidad semejante o mayor.

Felipe González

miércoles 22 de junio de 2022

Repique Inocente | Acomodar las calabazas

Varios aspirantes y aspirantas buscan la candidatura de sus respectivas fuerzas políticas. ¿Qué entelequia le van a ofrecer al Estado de México?

Felipe González

viernes 17 de junio de 2022

Repique inocente | Carrera de wanabis

Ahora que Morena abrió la carrera por la gubernatura, la clase política mexiquense se concentrará en la competencia, dejando de lado sus responsabilidades.

Felipe González

miércoles 01 de junio de 2022

Repique Inocente | Matarlos de hambre

Hay muchos políticos en México que preferirían ver al periodismo en calidad de cadáver. Que quisieran acallar las críticas y los cuestionamientos.

Felipe González

miércoles 25 de mayo de 2022

 Repique Inocente | Sin pasarela

El Sol de Toluca es, sin duda, el diario de referencia en el estado de México. Por su periodismo y por sus 75 años de vida.

Felipe González

Cargar Más