/ miércoles 13 de julio de 2022

Repique Inocente | La avioneta

Mis paisanos de la zona norte del estado están molestos con la firma Bionatur. La culpan de la sequía. De impedir las lluvias en la región.

La idea extendida en los municipios de Jocotitlán, Ixtlahuaca, San Felipe del Progreso, Atlacomulco, Acambay, San José del Rincón, Jilotepec, Morelos, Temascalcingo, Timilpan, Chapa de Mota, Jiquipilco, entre otros, es que mediante el uso de una avioneta, que “bombardea” las nubes, se impide que llueva. Y que los 800 mil metros de invernaderos de Bionatur sufran algún daño. O algo así.

Al arriba firmante no le consta. Pero la gente lo cree. Se trata de una idea extendida que ha ido cobrando fuerza y que periódicamente es la causa de manifestaciones en contra de la empresa vinculada a Industrias Unidas (IUSA), propiedad de la familia Peralta.

Ahora: es verdad que mientras en el valle de Toluca llueve casi a diario en lo que va de la temporada de lluvias, y se producen verdaderos tormentones, en el altiplano norte mexiquense las lluvias son escasas, después de dos meses de que inició la época de lluvias y huracanes.

Un día cualquiera las nubes aparecen. Se presagian las lluvias. Aparece la mentada avioneta en el cielo y, de pronto, las nubes se disuelven. Las lluvias se desvanecen. Como si de verdad hubiera alguien interesado en que no llueva. Como si se tratara de una escena de película en la que un villano desconocido —bien maldito—, metido en algún laboratorio secreto, ordena el vuelo de la avioneta para que desaparezcan las nubes negras. Y entre carcajadas ve en alguna pantalla que las lluvias no llegan, mientras un campesino se truena los dedos mientras ve que su cultivo perece. Disculparán al arriba firmante por la imaginación propia de un comic, pero así más o menos es la cosa allá por mi tierra.

Los agricultores son víctimas desde hace muchos años de una sequía que se extiende. También del cambio climático. Y desde hace algunos años de los vuelos de “la avioneta” a los que atribuyen el tiempo seco y las lluvias cada vez más escasas.

Lo que es igualmente cierto es que existe tecnología para hacer llover. Y para evitar el granizo o la nieve. Para que llueva en algún lugar y deje de llover en otro. Originalmente se pensaba que esta tecnología, en la que tiene un papel elemental el yoduro de plata, sólo servía para “sembrar” nubes y provocar la lluvia. Ahora parece que también se utiliza para decidir en donde sí “debe” llover y en donde no.

Está comprobado que existe esta tecnología para propiciar las lluvias. También para evitar las granizadas. Entre la ficción, el mito y la realidad se mueve la idea de que también se puede impedir que llueva.

Y mientras es verdad o falsedad que no llueva lo suficiente por culpa de ciertos intereses, la Comisión Nacional del Agua advirtió que tres cuartas partes de México están sufriendo la falta de lluvia y poco más de la mitad experimenta sequía severa a extrema.

Mientras son peras o son manzanas —o jitomates de Bionatur—, en el norte del estado de México ya encontraron a quien culpar.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Mis paisanos de la zona norte del estado están molestos con la firma Bionatur. La culpan de la sequía. De impedir las lluvias en la región.

La idea extendida en los municipios de Jocotitlán, Ixtlahuaca, San Felipe del Progreso, Atlacomulco, Acambay, San José del Rincón, Jilotepec, Morelos, Temascalcingo, Timilpan, Chapa de Mota, Jiquipilco, entre otros, es que mediante el uso de una avioneta, que “bombardea” las nubes, se impide que llueva. Y que los 800 mil metros de invernaderos de Bionatur sufran algún daño. O algo así.

Al arriba firmante no le consta. Pero la gente lo cree. Se trata de una idea extendida que ha ido cobrando fuerza y que periódicamente es la causa de manifestaciones en contra de la empresa vinculada a Industrias Unidas (IUSA), propiedad de la familia Peralta.

Ahora: es verdad que mientras en el valle de Toluca llueve casi a diario en lo que va de la temporada de lluvias, y se producen verdaderos tormentones, en el altiplano norte mexiquense las lluvias son escasas, después de dos meses de que inició la época de lluvias y huracanes.

Un día cualquiera las nubes aparecen. Se presagian las lluvias. Aparece la mentada avioneta en el cielo y, de pronto, las nubes se disuelven. Las lluvias se desvanecen. Como si de verdad hubiera alguien interesado en que no llueva. Como si se tratara de una escena de película en la que un villano desconocido —bien maldito—, metido en algún laboratorio secreto, ordena el vuelo de la avioneta para que desaparezcan las nubes negras. Y entre carcajadas ve en alguna pantalla que las lluvias no llegan, mientras un campesino se truena los dedos mientras ve que su cultivo perece. Disculparán al arriba firmante por la imaginación propia de un comic, pero así más o menos es la cosa allá por mi tierra.

Los agricultores son víctimas desde hace muchos años de una sequía que se extiende. También del cambio climático. Y desde hace algunos años de los vuelos de “la avioneta” a los que atribuyen el tiempo seco y las lluvias cada vez más escasas.

Lo que es igualmente cierto es que existe tecnología para hacer llover. Y para evitar el granizo o la nieve. Para que llueva en algún lugar y deje de llover en otro. Originalmente se pensaba que esta tecnología, en la que tiene un papel elemental el yoduro de plata, sólo servía para “sembrar” nubes y provocar la lluvia. Ahora parece que también se utiliza para decidir en donde sí “debe” llover y en donde no.

Está comprobado que existe esta tecnología para propiciar las lluvias. También para evitar las granizadas. Entre la ficción, el mito y la realidad se mueve la idea de que también se puede impedir que llueva.

Y mientras es verdad o falsedad que no llueva lo suficiente por culpa de ciertos intereses, la Comisión Nacional del Agua advirtió que tres cuartas partes de México están sufriendo la falta de lluvia y poco más de la mitad experimenta sequía severa a extrema.

Mientras son peras o son manzanas —o jitomates de Bionatur—, en el norte del estado de México ya encontraron a quien culpar.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 03 de agosto de 2022

Repique Inocente | Sepulcros blanqueados

Las elecciones internas de Morena tuvieron un timbre de escándalo. Y sus adversarios, desmemoriados, se rasgaron las vestiduras por tantas anomalías.

Felipe González

jueves 21 de julio de 2022

Repique Inocente | Inseguridad

Al gobierno municipal de Raymundo Martínez Carbajal le está costando mucho trabajo revertir la herencia del deterioro que dejó su antecesor y el antecesor de éste

Felipe González

miércoles 29 de junio de 2022

Repique Inocente | Injusticia

Las desgracias se suceden de forma vertiginosa. Apenas estamos digiriendo una, cuando ya hay otra fatalidad semejante o mayor.

Felipe González

miércoles 22 de junio de 2022

Repique Inocente | Acomodar las calabazas

Varios aspirantes y aspirantas buscan la candidatura de sus respectivas fuerzas políticas. ¿Qué entelequia le van a ofrecer al Estado de México?

Felipe González

viernes 17 de junio de 2022

Repique inocente | Carrera de wanabis

Ahora que Morena abrió la carrera por la gubernatura, la clase política mexiquense se concentrará en la competencia, dejando de lado sus responsabilidades.

Felipe González

miércoles 01 de junio de 2022

Repique Inocente | Matarlos de hambre

Hay muchos políticos en México que preferirían ver al periodismo en calidad de cadáver. Que quisieran acallar las críticas y los cuestionamientos.

Felipe González

miércoles 25 de mayo de 2022

 Repique Inocente | Sin pasarela

El Sol de Toluca es, sin duda, el diario de referencia en el estado de México. Por su periodismo y por sus 75 años de vida.

Felipe González

miércoles 11 de mayo de 2022

Repique Inocente | Deterioro paulatino

Conforme avanza el tiempo, se agotará la capacidad para soportar las carencias en servicios y obras públicas en Toluca.

Felipe González

Cargar Más