/ miércoles 17 de noviembre de 2021

Repique Inocente | No estamos todos los que somos

Ya éramos muchos y parió la abuela. Mejor dicho, éramos muchos y vino el Inegi y de un tijeretazo noz hizo menos

Por si ustedes, mis informados cuatro lectores, no lo sabían, el Estado de México se hizo chiquito.

Así es, la prepotente existencia moral, la prístina cuna, o como gusten ustedes calificar a este terruño —que algunos nos vio nacer y que a otros, pródigo, los ha alojado—, ya es más pequeño.

Esta vez no cedimos territorio para que se creara otra entidad federativa, como ya ocurrió para que naciera el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, o Guerrero, Morelos e Hidalgo. No fue otra de las mutilaciones. Esta vez perdimos población.

Somos un titipuchal, a nadie puede caberle duda. Pero de un plumazo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía hizo que el Estado Libre y Soberano de México perdiera un millón de habitantes.

El arriba firmante ignora si este grupo tan número de mexiquenses se metió debajo de la alfombra, está detrás de la puerta, fue abducido por extraterrestres o se hicieron polvo con el chasquido aquel de Thanos —el de Marvel—. El caso es que de los 18 millones 162 mil mexiquenses que éramos hasta antes de que se entregaran los resultados del Censo de 2020, pasamos a 17 millones 104 mil. Se evaporaron de un plumazo. De un teclazo. O se borraron de alguna base de datos.

Así que algunos de nosotros no existimos —ciertamente, el arriba firmante tenía cierta sospecha sobre su existencia—, aunque no nos hemos dado por enterados.

Los malabares estadísticos del Inegi, que como dice una cosa dice otra, tienen un costo financiero. Aunque ese es un asunto que se está litigando en los tribunales y es cosa del gobierno, puesto que están de por medio como 4 mil millones de pesos.

Al arriba firmante lo que le preocupa de fondo es saber si el Inegi lo tiene en la hoja de cálculo de los inexistentes. De los que eran y ya no son. ¿Somos todos los que estamos o estamos todos los que somos? No somos todos los que estamos ni estamos todos los que somos. ¿O cómo era?

Eso sí, el Estado de México se distingue. Ningún otro estado de la república mexicana se puede dar el lujo de perder población y seguir siendo un mundo de gente. Si el Inegi le quita un millón de habitantes a Tlaxcala o Nayarit o Zacatecas, aquellos lares se convierten automáticamente en la definición del despoblado.

El asunto es que el fenómeno que trajo consigo el registro del Inegi es completamente anormal. La población crece siempre. A menos que haya una guerra o una mortífera epidemia. Y sí, epidemia hay, porque la Covid-19 entra en esta clasificación, pero en toda la república mexicana han muerto 291 mil personas; y en el estado de México, 40 mil.

Que nos devuelvan ese millón de mexiquenses que el Inegi perdió. O que no sabe dónde puso. No estamos como para perder más gente así nomás porque sí.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

Ya éramos muchos y parió la abuela. Mejor dicho, éramos muchos y vino el Inegi y de un tijeretazo noz hizo menos

Por si ustedes, mis informados cuatro lectores, no lo sabían, el Estado de México se hizo chiquito.

Así es, la prepotente existencia moral, la prístina cuna, o como gusten ustedes calificar a este terruño —que algunos nos vio nacer y que a otros, pródigo, los ha alojado—, ya es más pequeño.

Esta vez no cedimos territorio para que se creara otra entidad federativa, como ya ocurrió para que naciera el Distrito Federal, hoy Ciudad de México, o Guerrero, Morelos e Hidalgo. No fue otra de las mutilaciones. Esta vez perdimos población.

Somos un titipuchal, a nadie puede caberle duda. Pero de un plumazo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía hizo que el Estado Libre y Soberano de México perdiera un millón de habitantes.

El arriba firmante ignora si este grupo tan número de mexiquenses se metió debajo de la alfombra, está detrás de la puerta, fue abducido por extraterrestres o se hicieron polvo con el chasquido aquel de Thanos —el de Marvel—. El caso es que de los 18 millones 162 mil mexiquenses que éramos hasta antes de que se entregaran los resultados del Censo de 2020, pasamos a 17 millones 104 mil. Se evaporaron de un plumazo. De un teclazo. O se borraron de alguna base de datos.

Así que algunos de nosotros no existimos —ciertamente, el arriba firmante tenía cierta sospecha sobre su existencia—, aunque no nos hemos dado por enterados.

Los malabares estadísticos del Inegi, que como dice una cosa dice otra, tienen un costo financiero. Aunque ese es un asunto que se está litigando en los tribunales y es cosa del gobierno, puesto que están de por medio como 4 mil millones de pesos.

Al arriba firmante lo que le preocupa de fondo es saber si el Inegi lo tiene en la hoja de cálculo de los inexistentes. De los que eran y ya no son. ¿Somos todos los que estamos o estamos todos los que somos? No somos todos los que estamos ni estamos todos los que somos. ¿O cómo era?

Eso sí, el Estado de México se distingue. Ningún otro estado de la república mexicana se puede dar el lujo de perder población y seguir siendo un mundo de gente. Si el Inegi le quita un millón de habitantes a Tlaxcala o Nayarit o Zacatecas, aquellos lares se convierten automáticamente en la definición del despoblado.

El asunto es que el fenómeno que trajo consigo el registro del Inegi es completamente anormal. La población crece siempre. A menos que haya una guerra o una mortífera epidemia. Y sí, epidemia hay, porque la Covid-19 entra en esta clasificación, pero en toda la república mexicana han muerto 291 mil personas; y en el estado de México, 40 mil.

Que nos devuelvan ese millón de mexiquenses que el Inegi perdió. O que no sabe dónde puso. No estamos como para perder más gente así nomás porque sí.

***

Director del noticiario Así Sucede de Grupo Acir Toluca.

Mail: felgonre@gmail.com. Twitter: @FelipeGlz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 01 de diciembre de 2021

Repique inocente | El empleo, según el cristal con que se mire

Los sectores más vulnerables del mercado laboral, jóvenes y mujeres, han resentido de peor manera la pérdida del empleo y la precarización de las condiciones de trabajo.

Felipe González

miércoles 24 de noviembre de 2021

Repique Inocente | Indolencia

La constante en materia de vialidad en Toluca y su zona metropolitana es la comisión de faltas de tránsito. Que por acción u omisión, se quedan en la impunidad

Felipe González

miércoles 03 de noviembre de 2021

Repique inocente | Como si nos sobraran bosques

México no firmó la Declaración de Glasgow sobre el Uso de los Bosques y la Tierra. Desairó el compromiso para luchar contra la deforestación y buscar la recuperación de los bosques.

Felipe González

martes 26 de octubre de 2021

Repique inocente | No los ven y menos los oyen

La exposición continua al ruido puede provocar problemas de salud. Los vecinos de la zona de Residencial Colón lo saben perfectamente, porque lo viven cada semana. Los que no se enteran son el gobierno municipal de Toluca y el Inveamex.

Felipe González

miércoles 13 de octubre de 2021

Repique inocente | Enciendan los semáforos

San Cuilmas El Petatero se hace que la virgen le habla y no concede el milagro de encender los semáforos desconchinflados en Toluca. Y los funcionarios gubernamentales a cargo del área también se hacen los místicos.

Felipe González

miércoles 06 de octubre de 2021

Repique inocente | Las “lluvias atípicas”

Ante la coartada gubernamental, cualquiera con tres dedos de frente sabe que la temporada de lluvias en esta región dura alrededor de seis meses. Y que un día llueve fuerte y al siguiente también.

Felipe González

miércoles 29 de septiembre de 2021

Repique Inocente | En la calle o en el parque

No hay programas para entrenar deportes en serio en espacios públicos. La marmaja se gasta en burocracia en vez de destinarla a espacios, materiales y entrenadores.

Felipe González

miércoles 22 de septiembre de 2021

Repique inocente | Clase

Clase

Felipe González

miércoles 15 de septiembre de 2021

Repique Inocente | Ungüentos

Se ha comenzado a re-escribir el relato de algunos episodios de la historia nacional. ¿Cambiará ese acto cosmético la vida del mexicano común y corriente?

Felipe González

Cargar Más