/ miércoles 16 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | De la llenura del corazón, habla la boca

Traigo la trompa llena de chismes, decía una conocida, cuando se acercaba, emulando a famoso cómico. Nunca nos hicimos amigos, su charla era quejumbrosa. Se lamentaba, del sol, de la lluvia, de los días nublados, del calor y frio, de la comida, del agua, del aroma, de todas las personas, de las autoridades, políticos, sacerdotes, médicos, Mamá, padre, hermanos, amigos y hasta desconocidos. Nada escapaba de su lastimero existir y así fue su vida.

No disfrutó del calor del sol, ni el aroma de las flores o la charla de los amigos, no agradeció, por el agua que hace crecer las plantas y nos nutre a todos. Dejó de reír con familiares, por las anécdotas del día, pues todos le huían.

Su corazón estaba lleno de amargura, le había envejecido el rostro con una mueca de dolor y fastidio permanentes. Los huesos le dolían.

Su boca, había olvidado el placer de agradecer por el soplo del viento que enchina la piel. Por la caricia suave del amigo y el placentero rose del amor cercano. Desconocía la emoción del ser amado, acelerando el pulso, la respiración jadeante, los poros abiertos y esa alegría inmensa reflejada en unos ojos abiertos por la presencia del amado.

Necesitamos el mismo esfuerzo para agradecer. Qué para no hacerlo, es una decisión. Esperar siempre lo mejor, lo aprendí de una rubia de ojos verde aceituna. El placer de ver como convertía los problemas en oportunidades me causaba admiración y paciencia. Todo era bello, era una decisión, aunque el color negro dominara ese momento.

Hoy, requerimos dosis de esperanza y agradecimiento. Vivimos en un país donde hay libertad de expresión, a pesar del número de periodistas y ambientalistas asesinados. Tenemos grandes ríos y lagunas, no hay falta de agua, pero si mala distribución, excesiva contaminación y un codicioso deseo de algunos por comercializarla, apoderándose de ella. Nuestros bosques y parajes son hermosos bellos a los ojos, buenos para el medio ambiente y gran negocio para taladores que aún no aprenden a sembrarlos a pesar de que perderán sus ganancias si los bosques se acaban.

Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará y ya no disfrutarán el respirar por la mañana. Ni escucharán al amigo para ayudarle. El dinero será tan importante que olvidarán el sabor de un beso y el placer de un abrazo gratuitos, -sin covid- Todo tiende a ser competencia y supervivencia. El agandalle a su máxima expresión, cambiando leyes y declarando normas que limitan la libertad del oponente, para quitarle sus derechos. Dejar de agradecer promueve tanto celo, tanto odio, tanta venganza, que hace difícil respirar el aire que compartimos, del bello territorio en que existimos… México.

Hay que decidir amar, llenar los pensamientos y el corazón de ánimo, de deseo de vivir. Abrir las oportunidades para todos, sin miedo a la competencia y con generosidad en el dar. Aprender a dar, es más difícil que aprender a retener y a quitar. Respetar los derechos de otros y su libertad no es fácil cuando el ego se impone… Y, sin embargo, es imposible no sentir cuando somos hormonas, pasiones y tensiones entre las líneas de el bien y el mal.

De nosotros depende tener un corazón y pensamientos sanos, para: agradecer, amar mucho y perdonar todo.

Traigo la trompa llena de chismes, decía una conocida, cuando se acercaba, emulando a famoso cómico. Nunca nos hicimos amigos, su charla era quejumbrosa. Se lamentaba, del sol, de la lluvia, de los días nublados, del calor y frio, de la comida, del agua, del aroma, de todas las personas, de las autoridades, políticos, sacerdotes, médicos, Mamá, padre, hermanos, amigos y hasta desconocidos. Nada escapaba de su lastimero existir y así fue su vida.

No disfrutó del calor del sol, ni el aroma de las flores o la charla de los amigos, no agradeció, por el agua que hace crecer las plantas y nos nutre a todos. Dejó de reír con familiares, por las anécdotas del día, pues todos le huían.

Su corazón estaba lleno de amargura, le había envejecido el rostro con una mueca de dolor y fastidio permanentes. Los huesos le dolían.

Su boca, había olvidado el placer de agradecer por el soplo del viento que enchina la piel. Por la caricia suave del amigo y el placentero rose del amor cercano. Desconocía la emoción del ser amado, acelerando el pulso, la respiración jadeante, los poros abiertos y esa alegría inmensa reflejada en unos ojos abiertos por la presencia del amado.

Necesitamos el mismo esfuerzo para agradecer. Qué para no hacerlo, es una decisión. Esperar siempre lo mejor, lo aprendí de una rubia de ojos verde aceituna. El placer de ver como convertía los problemas en oportunidades me causaba admiración y paciencia. Todo era bello, era una decisión, aunque el color negro dominara ese momento.

Hoy, requerimos dosis de esperanza y agradecimiento. Vivimos en un país donde hay libertad de expresión, a pesar del número de periodistas y ambientalistas asesinados. Tenemos grandes ríos y lagunas, no hay falta de agua, pero si mala distribución, excesiva contaminación y un codicioso deseo de algunos por comercializarla, apoderándose de ella. Nuestros bosques y parajes son hermosos bellos a los ojos, buenos para el medio ambiente y gran negocio para taladores que aún no aprenden a sembrarlos a pesar de que perderán sus ganancias si los bosques se acaban.

Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará y ya no disfrutarán el respirar por la mañana. Ni escucharán al amigo para ayudarle. El dinero será tan importante que olvidarán el sabor de un beso y el placer de un abrazo gratuitos, -sin covid- Todo tiende a ser competencia y supervivencia. El agandalle a su máxima expresión, cambiando leyes y declarando normas que limitan la libertad del oponente, para quitarle sus derechos. Dejar de agradecer promueve tanto celo, tanto odio, tanta venganza, que hace difícil respirar el aire que compartimos, del bello territorio en que existimos… México.

Hay que decidir amar, llenar los pensamientos y el corazón de ánimo, de deseo de vivir. Abrir las oportunidades para todos, sin miedo a la competencia y con generosidad en el dar. Aprender a dar, es más difícil que aprender a retener y a quitar. Respetar los derechos de otros y su libertad no es fácil cuando el ego se impone… Y, sin embargo, es imposible no sentir cuando somos hormonas, pasiones y tensiones entre las líneas de el bien y el mal.

De nosotros depende tener un corazón y pensamientos sanos, para: agradecer, amar mucho y perdonar todo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 22 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | Paz o Guerra

Paz o Guerra

Pedro Gómez

miércoles 16 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | De la llenura del corazón, habla la boca

Su corazón estaba lleno de amargura, le había envejecido el rostro con una mueca de dolor y fastidio permanentes.

Pedro Gómez

martes 08 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | ¿Venganza Personal? 

Es "curioso" que las instituciones que garantizaron la elección de 2018, hoy sean descalificadas por las mismas personas a quienes defendieron, pretendiendo que la ley se aplique de manera contraría a los derechos, que ellos exigían. 

Pedro Gómez

martes 01 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | Se acabaron los derechos humanos 

El problema es que no hay bien para más del 90 por ciento de los mexicanos. La oscuridad va cubriéndolo todo.

Pedro Gómez

martes 25 de agosto de 2020

Rescate Tierra | Gobierno de venganzas 

No tenemos el gobierno que merecemos. Nuestro país es rico, los mexicanos –en mayoría- somos aguantadores, trabajadores, nobles.  

Pedro Gómez

martes 18 de agosto de 2020

Rescate Tierra | Supervivencia humana

Y mientras domamos la curva de contagios, la necesidad de supervivencia económica de los mexicanos continua.

Pedro Gómez

martes 11 de agosto de 2020

Rescate Tierra | Estrategia equivocada

Ahorcar el flujo de efectivo para el bienestar social, la inversión pública y la supervivencia de las empresas del país, no funcionó antes de la crisis y ahora, tampoco lo hará. 

Pedro Gómez

martes 04 de agosto de 2020

Rescate Tierra  | "Pepe el Toro es inocente" 

Hoy el discurso oficial habla de que erradicará la corrupción y no se ve claro el resultado.

Pedro Gómez

martes 14 de julio de 2020

Rescate Tierra | De la Cuarentena a las Elecciones

Hacer cuarentena sin recursos, es ayunar a la fuerza, perder casa, empleo, endeudarse, tener problemas en el hogar y eso no lo ve el gobierno federal o no puede atender el tema, porque parece quebrado.

Pedro Gómez

Cargar Más