/ miércoles 24 de marzo de 2021

Rescate Tierra | Grietas del suelo en San Pablo Autopan 

Las ciudades se están quedando sin agua potable. La extracción del liquido, merma los sistemas habilitados para que urbes como Toluca, México, Guadalajara o Monterrey, tengan suficiente agua potable y no hay acciones contundentes para solucionarlo.

Hasta el mes pasado, la mayoría de las presas del país, tenían menos del 50 por ciento de las reservas. La ciudad de México se hunde a causa de la extracción de agua y la mínima recarga. Toluca en su zona norte, San Pablo Autopan, San Cristóbal Huichochitlán, San Andrés Cuexcontitlán, sufre la amenaza de hundimientos por grietas formadas a causa de la extracción de agua. La velocidad en que avanza el daño es mayor a las soluciones propuestas. Incluso en años pasados una fisura, afectó las colonias Morelos y Plazas San Buenaventura.

En Toluca, escarbaba la gente 1 metro y encontraba agua, hoy tenemos pozos de 150, 200 y 250 metros de profundidad. Platicando con mis vecinos, narran como varias zonas, estaban sobre lagunas, San Mateo Oxtotitlán, Ojuelos, parte de la zona industrial.

Existe un Atlas de riesgos, sobre el peligro de las grietas hace más de 15 años y en ese lapso, no se ha logrado la recarga de mantos acuíferos.

La humanidad, esta amenazada con la extinción a causa del calentamiento global y las soluciones para detenerlo y corregir el daño, no avanzan. El clima mundial cambia, conforme los polos de la Tierra, se derriten.

La actividad industrial y la económica, parecen más importantes que la supervivencia del ser humano. Las empresas públicas y privadas, migran lentamente al uso de combustibles no contaminantes. México es uno de los países donde ya se rebasó el límite de 1.5 grados centígrados y a pesar de ello, seguimos talando árboles, quemando zonas boscosas para convertirlas en áreas de siembra o fraccionamientos habitacionales.

En los años 70s y 80s del siglo pasado películas como Blade Runner y Soilen Green, alertaban sobre el riesgo del uso no sustentable de los recursos naturales. Los seres humanos, solo conocían bosques y animales, por las fotos y películas que mostraban como era el mundo. Hoy, cientos de especies animales desaparecen cada año. Hay venados, pumas, rinocerontes, miles de insectos y plantas, que nuestros hijos sólo conocerán por foto y conforme avanza el calentamiento, avanza el daño y las soluciones no caminan, son meros discursos políticos para sembrar esperanza en la gente.

Existen propuestas generales, para terminar con el problema, pero las específicas no avanzan. Mencionaré un caso por enésima vez. El Nevado de Toluca, nuestro volcán dormido contribuye a la recarga dos cuencas importantísimas para México: La del Balsas y la del Lerma, pero la tala, daño la capacidad de recarga, allí se perdieron más de 35 mil hectáreas de árboles, (Pinos) que servían para climatizar el valle, limpiar el aíre y proveer agua a las lagunas del sistema Lerma y todos los municipios del Valle de Toluca, sin embargo, a pesar de su importancia, la recuperación no avanza, pero si los nuevos fraccionamientos y la quema de grandes superficies de bosque.

Pareciera que el fin último del hombre, es heredar muerte antes que vida.

Las ciudades se están quedando sin agua potable. La extracción del liquido, merma los sistemas habilitados para que urbes como Toluca, México, Guadalajara o Monterrey, tengan suficiente agua potable y no hay acciones contundentes para solucionarlo.

Hasta el mes pasado, la mayoría de las presas del país, tenían menos del 50 por ciento de las reservas. La ciudad de México se hunde a causa de la extracción de agua y la mínima recarga. Toluca en su zona norte, San Pablo Autopan, San Cristóbal Huichochitlán, San Andrés Cuexcontitlán, sufre la amenaza de hundimientos por grietas formadas a causa de la extracción de agua. La velocidad en que avanza el daño es mayor a las soluciones propuestas. Incluso en años pasados una fisura, afectó las colonias Morelos y Plazas San Buenaventura.

En Toluca, escarbaba la gente 1 metro y encontraba agua, hoy tenemos pozos de 150, 200 y 250 metros de profundidad. Platicando con mis vecinos, narran como varias zonas, estaban sobre lagunas, San Mateo Oxtotitlán, Ojuelos, parte de la zona industrial.

Existe un Atlas de riesgos, sobre el peligro de las grietas hace más de 15 años y en ese lapso, no se ha logrado la recarga de mantos acuíferos.

La humanidad, esta amenazada con la extinción a causa del calentamiento global y las soluciones para detenerlo y corregir el daño, no avanzan. El clima mundial cambia, conforme los polos de la Tierra, se derriten.

La actividad industrial y la económica, parecen más importantes que la supervivencia del ser humano. Las empresas públicas y privadas, migran lentamente al uso de combustibles no contaminantes. México es uno de los países donde ya se rebasó el límite de 1.5 grados centígrados y a pesar de ello, seguimos talando árboles, quemando zonas boscosas para convertirlas en áreas de siembra o fraccionamientos habitacionales.

En los años 70s y 80s del siglo pasado películas como Blade Runner y Soilen Green, alertaban sobre el riesgo del uso no sustentable de los recursos naturales. Los seres humanos, solo conocían bosques y animales, por las fotos y películas que mostraban como era el mundo. Hoy, cientos de especies animales desaparecen cada año. Hay venados, pumas, rinocerontes, miles de insectos y plantas, que nuestros hijos sólo conocerán por foto y conforme avanza el calentamiento, avanza el daño y las soluciones no caminan, son meros discursos políticos para sembrar esperanza en la gente.

Existen propuestas generales, para terminar con el problema, pero las específicas no avanzan. Mencionaré un caso por enésima vez. El Nevado de Toluca, nuestro volcán dormido contribuye a la recarga dos cuencas importantísimas para México: La del Balsas y la del Lerma, pero la tala, daño la capacidad de recarga, allí se perdieron más de 35 mil hectáreas de árboles, (Pinos) que servían para climatizar el valle, limpiar el aíre y proveer agua a las lagunas del sistema Lerma y todos los municipios del Valle de Toluca, sin embargo, a pesar de su importancia, la recuperación no avanza, pero si los nuevos fraccionamientos y la quema de grandes superficies de bosque.

Pareciera que el fin último del hombre, es heredar muerte antes que vida.

ÚLTIMASCOLUMNAS