/ martes 22 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | Paz o Guerra


En 1981 la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 3 martes de septiembre, como el “Día Internacional de la Paz”. En 2001, la misma Asamblea instituyó una fecha fija, el 21 de septiembre, para que ese día se celebre y haya cese al fuego por 24 horas.

En 2017 hubo en el mundo 464 mil víctimas de homicidio, 89 mil conflictos armados y 26 mil actos terroristas. Este año en México durante el primer semestre tuvimos 17 mil 982 personas asesinadas, y falta el segundo semestre.

Paz y guerra, violencia y paz, términos que el hombre repite en palabras, pero los actos de paz, no llegan. Participamos en ceremonias muy espirituales y humanas, que nos recuerdan esa necesidad de tranquilidad, armonía, sana convivencia, edificación mutua, respeto, pero, la paz no llega.

“Miserable de mi, quién me librará de este cuerpo de muerte. Porque querer el bien esta en mi, pero no el hacerlo” dijo Pablo, los hombres queremos la paz, pero hacemos cosas que la destruyen. Quizá sea el egoísmo, el afán de poder, la perversión de los deseos, la religiosidad, la intolerancia, el desamor, lo que acaba con la paz.

En la guerra, la paz es rota por causas como el abuso de un grupo social a otro, o el deseo de apropiarse de las riquezas de una Nación. El pretexto para iniciar la primera y segunda guerras mundiales fue la ambición expansionista y de superioridad de la Alemania de entonces. La guerra de Vietnam, por el choque en el imperialismo estadunidense y el socialismo ruso. Las dictaduras y guerras de Latinoamérica, por la militarización de sus estructuras y el empobrecimiento de sectores sociales.

En las relaciones sociales, la violencia contra la mujer, contra los niños, el matrimonio, la amistad, donde las asociaciones terminan por una deslealtad, un engaño, el orgullo, la vanidad. La paz termina, porque una de las partes engañó o la codicia de sus intereses son diferentes a los que la construyeron y hay celo, envidia, abuso, intentos de control y desavenencia, que no siempre terminan en amistosa separación, pero si en violenta conflagración.

¿De donde vienen las guerras? El libro más leído del mundo describe la lucha de nuestras pasiones como el origen de la falta de paz. Es decir que en el interior del hombre se gestan acciones reflejo de la paz o de la guerra.

Hablar de paz es fácil. Actuar en paz, no, requiere de acciones razonadas, en ocasiones contra nuestros deseos, contra nuestro egoísmo, pero siempre benéficas cuando el carácter se forja y podemos amar y cuidar a nuestros semejantes no por la obligación de una ley o la amenaza de algo o alguien. Sino porque nos gusta hacer el bien y eso no es un acto de magia, ni religiosidad. Es una decisión vivir en amor y paz.


En 1981 la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 3 martes de septiembre, como el “Día Internacional de la Paz”. En 2001, la misma Asamblea instituyó una fecha fija, el 21 de septiembre, para que ese día se celebre y haya cese al fuego por 24 horas.

En 2017 hubo en el mundo 464 mil víctimas de homicidio, 89 mil conflictos armados y 26 mil actos terroristas. Este año en México durante el primer semestre tuvimos 17 mil 982 personas asesinadas, y falta el segundo semestre.

Paz y guerra, violencia y paz, términos que el hombre repite en palabras, pero los actos de paz, no llegan. Participamos en ceremonias muy espirituales y humanas, que nos recuerdan esa necesidad de tranquilidad, armonía, sana convivencia, edificación mutua, respeto, pero, la paz no llega.

“Miserable de mi, quién me librará de este cuerpo de muerte. Porque querer el bien esta en mi, pero no el hacerlo” dijo Pablo, los hombres queremos la paz, pero hacemos cosas que la destruyen. Quizá sea el egoísmo, el afán de poder, la perversión de los deseos, la religiosidad, la intolerancia, el desamor, lo que acaba con la paz.

En la guerra, la paz es rota por causas como el abuso de un grupo social a otro, o el deseo de apropiarse de las riquezas de una Nación. El pretexto para iniciar la primera y segunda guerras mundiales fue la ambición expansionista y de superioridad de la Alemania de entonces. La guerra de Vietnam, por el choque en el imperialismo estadunidense y el socialismo ruso. Las dictaduras y guerras de Latinoamérica, por la militarización de sus estructuras y el empobrecimiento de sectores sociales.

En las relaciones sociales, la violencia contra la mujer, contra los niños, el matrimonio, la amistad, donde las asociaciones terminan por una deslealtad, un engaño, el orgullo, la vanidad. La paz termina, porque una de las partes engañó o la codicia de sus intereses son diferentes a los que la construyeron y hay celo, envidia, abuso, intentos de control y desavenencia, que no siempre terminan en amistosa separación, pero si en violenta conflagración.

¿De donde vienen las guerras? El libro más leído del mundo describe la lucha de nuestras pasiones como el origen de la falta de paz. Es decir que en el interior del hombre se gestan acciones reflejo de la paz o de la guerra.

Hablar de paz es fácil. Actuar en paz, no, requiere de acciones razonadas, en ocasiones contra nuestros deseos, contra nuestro egoísmo, pero siempre benéficas cuando el carácter se forja y podemos amar y cuidar a nuestros semejantes no por la obligación de una ley o la amenaza de algo o alguien. Sino porque nos gusta hacer el bien y eso no es un acto de magia, ni religiosidad. Es una decisión vivir en amor y paz.

ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 29 de diciembre de 2020

Rescate Tierra

Pedro Gómez

martes 15 de diciembre de 2020

Rescate Tierra | Hambre, pobreza e inestabilidad social, futuro no deseado para el país 

El bolsillo de millones de mexicanos se ha vaciado. Una nueva clase de pobreza se genera y hasta en la pobreza hay clases.

Pedro Gómez

martes 08 de diciembre de 2020

Rescate Tierra | Violencia vs. pandemia

Actualmente cobra auge el espíritu religioso en un incomprobable intento por explicar, que hay después de la muerte. 

Pedro Gómez

martes 17 de noviembre de 2020

Rescate Tierra | ¿Debemos Tolerar a los intolerantes…? Popper 

El escenario futuro de México y el mundo cambió este año. La economía se ralentizó, la educación se volvió en línea, la salud mundial fue afectada, los políticos replantean discursos y estrategias y más allá de lo que vivimos, el futuro es incierto y urge recuperar la confianza…

Pedro Gómez

miércoles 04 de noviembre de 2020

Rescate Tierra | Camino sin retorno

Pedro Gómez

martes 13 de octubre de 2020

Rescate Tierra | De Chivo, los tamales… 

La agrupación política “México Libre” ha exhibido la desaparición paulatina de la “separación de poderes”

Pedro Gómez

martes 29 de septiembre de 2020

Rescate Tierra | Escupir pa´rriba 

En la dirección de una institución pública, privada o social, no conviene la visceralidad. Cuando uno se enoja, pierde.

Pedro Gómez

Cargar Más