/ miércoles 18 de septiembre de 2019

Subrayando / El discurso que lo llevó a la muerte


Al doctor y senador Belisario Domínguez, Medico Chiapaneco, especializado en París, radicado en Comitán su tierra, benefactor de los pobres, es electo senador suplente, siendo el propietario Leopoldo Gout, quien a los pocos meses muere, quedando como senador propietario don Belisario. Belisario. El senador Domínguez viene a la Ciudad de México a tomar posesión de su cargo y se entera del asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez. Valientemente en el Senado manifiesta su repudio a Huerta. Y desde 1953, el Senado recuerda su valiente discurso. Cada 7 de octubre, en ceremonia especial, se da lectura al discurso que pronunció en ese 1913 don Belisario y que algunos de sus párrafos dicen:

” El pueblo mexicano no puede resignarse a tener por presidente de la República a Victoriano Huerta, al soldado que se amparó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular”.

“Sin embargo, señores un supremo esfuerzo puede salvarlo todo, cumpla con su deber esta Representación Nacional y la Patria está salvada…” “La Representación Nacional debe deponer de la Presidencia de la República a Victoriano Huerta”.

“Me diréis señores que la tentativa es peligrosa, porque Victoriano Huerta es un soldado sanguinario y feroz que asesina sin vacilación. ni escrúpulo a todo aquel que le sirve de obstáculo, ¡No importa, señores! La Patria os exige que cumpláis vuestro deber, aún con el peligro y con la seguridad de perder la existencia”.

También se da lectura a la nota del final del discurso,” Urge que el pueblo mexicano conozca este discurso para que apoye a la Representación Nacional; y no pudiendo disponer de ninguna imprenta, recurriendo a todo el que lo lea que se saque cinco o más copias insertando también esta nota y las distribuya a sus amigos y conocidos de esta capital y de los Estados ¡Ojalá hubiera un impresor honrado y sin miedo!

Al paso de los años, por decreto del presidente Adolfo Ruiz Cortines, el 3 de enero de 1953, se crea la “Medalla de Honor Belisario Domínguez del Senado de la República”, “que se conferirá a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra patria o de la humanidad”. Y se entregará el 7 de octubre, recordando la noche en que fue sacado don Belisario de su habitación en el hotel “Jardín”, en la calle de San Juan de Letrán, y conducido al cementerio de Xoco en Coyoacán en donde se le martirizó y asesinó cruelmente.

Al leer el documento, en 1913, una joven mujer, María Hernández Zarco, hija de un impresor, en el centro de la Ciudad de México, fue la que no sólo imprimió el discurso, sino que personalmente lo distribuyó y pegó en paredes y postes de la ciudad. El 7 de octubre de 1963, el Senado le entregó a ella la medalla Belisario Domínguez, ante la presencia del Presidente de la República.

Ex Diputada / @yolandasenties


Al doctor y senador Belisario Domínguez, Medico Chiapaneco, especializado en París, radicado en Comitán su tierra, benefactor de los pobres, es electo senador suplente, siendo el propietario Leopoldo Gout, quien a los pocos meses muere, quedando como senador propietario don Belisario. Belisario. El senador Domínguez viene a la Ciudad de México a tomar posesión de su cargo y se entera del asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente José María Pino Suárez. Valientemente en el Senado manifiesta su repudio a Huerta. Y desde 1953, el Senado recuerda su valiente discurso. Cada 7 de octubre, en ceremonia especial, se da lectura al discurso que pronunció en ese 1913 don Belisario y que algunos de sus párrafos dicen:

” El pueblo mexicano no puede resignarse a tener por presidente de la República a Victoriano Huerta, al soldado que se amparó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular”.

“Sin embargo, señores un supremo esfuerzo puede salvarlo todo, cumpla con su deber esta Representación Nacional y la Patria está salvada…” “La Representación Nacional debe deponer de la Presidencia de la República a Victoriano Huerta”.

“Me diréis señores que la tentativa es peligrosa, porque Victoriano Huerta es un soldado sanguinario y feroz que asesina sin vacilación. ni escrúpulo a todo aquel que le sirve de obstáculo, ¡No importa, señores! La Patria os exige que cumpláis vuestro deber, aún con el peligro y con la seguridad de perder la existencia”.

También se da lectura a la nota del final del discurso,” Urge que el pueblo mexicano conozca este discurso para que apoye a la Representación Nacional; y no pudiendo disponer de ninguna imprenta, recurriendo a todo el que lo lea que se saque cinco o más copias insertando también esta nota y las distribuya a sus amigos y conocidos de esta capital y de los Estados ¡Ojalá hubiera un impresor honrado y sin miedo!

Al paso de los años, por decreto del presidente Adolfo Ruiz Cortines, el 3 de enero de 1953, se crea la “Medalla de Honor Belisario Domínguez del Senado de la República”, “que se conferirá a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente, como servidores de nuestra patria o de la humanidad”. Y se entregará el 7 de octubre, recordando la noche en que fue sacado don Belisario de su habitación en el hotel “Jardín”, en la calle de San Juan de Letrán, y conducido al cementerio de Xoco en Coyoacán en donde se le martirizó y asesinó cruelmente.

Al leer el documento, en 1913, una joven mujer, María Hernández Zarco, hija de un impresor, en el centro de la Ciudad de México, fue la que no sólo imprimió el discurso, sino que personalmente lo distribuyó y pegó en paredes y postes de la ciudad. El 7 de octubre de 1963, el Senado le entregó a ella la medalla Belisario Domínguez, ante la presencia del Presidente de la República.

Ex Diputada / @yolandasenties

jueves 23 de enero de 2020

Subrayando | ¿Quién sabe?

viernes 10 de enero de 2020

Subrayando | ¡Otro aumento!

miércoles 18 de diciembre de 2019

Subrayando | Los días de diciembre

jueves 05 de diciembre de 2019

Subrayando | "Las mitoteras"

jueves 28 de noviembre de 2019

Subrayando | ¡Lactancia libre!

Cargar Más