/ miércoles 1 de julio de 2020

Vida Pública | Ganó la elección, pierde el gobierno

Hoy, hace dos años, ganó la elección, ahora parece haber extraviado la orientación política de la sociedad, no encontrar el timón, estárcele nublando la visión, en pocas palabras: perder el gobierno. Afirmar lo anterior, no es un juicio de valor, ni siquiera una opinión, sino una descripción basada en datos, en hechos, y respaldada por la percepción de un grupo de la sociedad, ciertamente todavía minoritario, pero cada día más grande e influyente.

Los resultados económicos, políticos y sociales del gobierno federal en turno, son negativos, todos.

Económicamente, duele repetirlo, México decrece, pierde la confianza de los inversionistas, queda al garete sin su otrora motor: los ingresos petroleros y la empresa emblemática que fuera orgullo nacional hoy son un lastre, lo que quiera que se haga con ella, resultará sumamente costoso en una cifra de más de nueve dígitos, sin que se hayan consolidado las otras fuentes energéticas previstas por la muy importante reforma en el tema que, lejos de ser impulsada, es abiertamente bloqueada por las autoridades, sin que parezca importarles la implicación económica y, sobre todo, el desastre ecológico que implica insistir en usar fuentes de energía sucias. Por si fuera poco, se pierden empleos, y todo eso, incluso antes de la pandemia por COVID-19, la cual llegó para dejar sin ingresos y sin esperanza, total o parcialmente, a 12 millones de nosotros.

Políticamente, el Ejecutivo Federal difícilmente podría haber creado un panorama más adverso, todas las reformas constitucionales, legales, decisiones de gobierno y medidas administrativas que definen lo que el Presidente ha llamado la 4T, están en duda jurídica, cuestionadas por contravenir el orden legal y hasta los Derechos Humanos en procesos jurisdiccionales, en espera para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelva, de modo que la espina dorsal de todo el proyecto de gobierno se tambalea con altas probabilidades de caerse, como ya ocurrió esta semana con el llamado por la prensa “Decreto Nahle”. Y como si no fuera suficiente, el Presidente usa su más poderosa herramienta de comunicación para descalificar a periodistas, reporteros, comunicadores y medios informativos, pero no dice casi nada de los delincuentes que asolan al país entero; al hacerlo, no sólo se aleja de los medios de comunicación, sino que se separa de la más sensible preocupación de la sociedad. Y en la misma ruta del aislamiento, en dicho espacio de comunicación repite los estereotipos y trabas culturales, suyas y de buena parte de la sociedad, que tanto han dañado a las mujeres, ese sector de la sociedad en buena medida lo apoyó, y que ya no reconoce en él y su gobierno, al aliado que se necesita para construir una sociedad más igualitaria entre mujeres y hombres. Los resultados de la muy anunciada lucha anticorrupción son prácticamente nulos, y ya sobresalen escándalos en su entorno político y rumores en lo familiar que, en ningún caso han sido suficientemente explicados. No hay cuentas, ni argumentos claros.

Socialmente, la realidad es implacable e inapelable: Si el Producto Interno Bruto tiene una caída de más de 6 por ciento, y la tasa de desempleo sigue en aumento -como ya se mencionó, ambos fenómenos iniciados antes de la pandemia y agudizados por ella- “México podría perder los logros que obtuvo en materia de pobreza entre 2008 y 2018”, advirtió el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Contra eso, el discurso oficial se convierte en palabras que, como dice algún refrán, se lleva el viento.

A dos años de la última elección presidencial, es necesario cobrar conciencia de que para eso y por eso es indispensable cuidar a las instituciones y proteger nuestro orden legal, con ellas es posible que, aunque el gobernante extravíe el rumbo, el país no pierda dirección.

@HuicocheaAlanis

Hoy, hace dos años, ganó la elección, ahora parece haber extraviado la orientación política de la sociedad, no encontrar el timón, estárcele nublando la visión, en pocas palabras: perder el gobierno. Afirmar lo anterior, no es un juicio de valor, ni siquiera una opinión, sino una descripción basada en datos, en hechos, y respaldada por la percepción de un grupo de la sociedad, ciertamente todavía minoritario, pero cada día más grande e influyente.

Los resultados económicos, políticos y sociales del gobierno federal en turno, son negativos, todos.

Económicamente, duele repetirlo, México decrece, pierde la confianza de los inversionistas, queda al garete sin su otrora motor: los ingresos petroleros y la empresa emblemática que fuera orgullo nacional hoy son un lastre, lo que quiera que se haga con ella, resultará sumamente costoso en una cifra de más de nueve dígitos, sin que se hayan consolidado las otras fuentes energéticas previstas por la muy importante reforma en el tema que, lejos de ser impulsada, es abiertamente bloqueada por las autoridades, sin que parezca importarles la implicación económica y, sobre todo, el desastre ecológico que implica insistir en usar fuentes de energía sucias. Por si fuera poco, se pierden empleos, y todo eso, incluso antes de la pandemia por COVID-19, la cual llegó para dejar sin ingresos y sin esperanza, total o parcialmente, a 12 millones de nosotros.

Políticamente, el Ejecutivo Federal difícilmente podría haber creado un panorama más adverso, todas las reformas constitucionales, legales, decisiones de gobierno y medidas administrativas que definen lo que el Presidente ha llamado la 4T, están en duda jurídica, cuestionadas por contravenir el orden legal y hasta los Derechos Humanos en procesos jurisdiccionales, en espera para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelva, de modo que la espina dorsal de todo el proyecto de gobierno se tambalea con altas probabilidades de caerse, como ya ocurrió esta semana con el llamado por la prensa “Decreto Nahle”. Y como si no fuera suficiente, el Presidente usa su más poderosa herramienta de comunicación para descalificar a periodistas, reporteros, comunicadores y medios informativos, pero no dice casi nada de los delincuentes que asolan al país entero; al hacerlo, no sólo se aleja de los medios de comunicación, sino que se separa de la más sensible preocupación de la sociedad. Y en la misma ruta del aislamiento, en dicho espacio de comunicación repite los estereotipos y trabas culturales, suyas y de buena parte de la sociedad, que tanto han dañado a las mujeres, ese sector de la sociedad en buena medida lo apoyó, y que ya no reconoce en él y su gobierno, al aliado que se necesita para construir una sociedad más igualitaria entre mujeres y hombres. Los resultados de la muy anunciada lucha anticorrupción son prácticamente nulos, y ya sobresalen escándalos en su entorno político y rumores en lo familiar que, en ningún caso han sido suficientemente explicados. No hay cuentas, ni argumentos claros.

Socialmente, la realidad es implacable e inapelable: Si el Producto Interno Bruto tiene una caída de más de 6 por ciento, y la tasa de desempleo sigue en aumento -como ya se mencionó, ambos fenómenos iniciados antes de la pandemia y agudizados por ella- “México podría perder los logros que obtuvo en materia de pobreza entre 2008 y 2018”, advirtió el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Contra eso, el discurso oficial se convierte en palabras que, como dice algún refrán, se lleva el viento.

A dos años de la última elección presidencial, es necesario cobrar conciencia de que para eso y por eso es indispensable cuidar a las instituciones y proteger nuestro orden legal, con ellas es posible que, aunque el gobernante extravíe el rumbo, el país no pierda dirección.

@HuicocheaAlanis

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 16 de septiembre de 2020

Vida Pública | Gobierno "fitness" en acción 

El Gobernador Alfredo Del Mazo Maza ha puesto en marcha la primera gran reforma administrativa del siglo XXI. Fusionar 6 secretarías.

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 09 de septiembre de 2020

Vida Pública | Morena vs. “DUF”

Es muy destacable y afortunado que el grupo parlamentario más numeroso haga eco de esta exigencia social y que muestre apertura al diálogo

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 02 de septiembre de 2020

Vida Pública | AMLO imbatible

En el peor momento para nuestro país, el presidente de la República continúa siendo bien evaluado

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 19 de agosto de 2020

Vida Pública | Hambre y sed de justicia

Hay que llevar a todos los delincuentes ante los jueces; pero encarcelar a todos los detenidos, no es lo acertado.

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 12 de agosto de 2020

Vida Pública | ¿Nueva constitución para los mexiquenses?

Pareciera que hay otros asuntos por legislar que en este momento impactan más en la vida de las personas y reclaman la atención de los legisladores con mayor sentido de urgencia.

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 05 de agosto de 2020

Vida Pública | Abrir negocios fácilmente

La crisis del Covid-19 abre la gran oportunidad de crear un nuevo modelo de gestión empresarial, pero implica una concreta estrategia de tareas legislativas que podrían agilizar e impulsar la llegada de inversiones a la entidad

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 29 de julio de 2020

Vida Pública | Demócratas vs. democracia

Usted será culpable y permanecerá en prisión, hasta que demuestre lo contrario.

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 22 de julio de 2020

Vida Pública | Soluciones digitales a problemas públicos

Este es momento de aceptar que es tiempo de hacer las cosas de modo diferente y mejor.

Arturo Huicochea Alanís

miércoles 15 de julio de 2020

Vida Pública | Enfermedad, crisis ¿y hambre?

Esta emergencia se puede resolver con nada más un requisito: voluntad política

Arturo Huicochea Alanís

Cargar Más