/ martes 13 de febrero de 2018

Visión Democrática

Resultados de la 1a vuelta en Costa Rica


El artículo 75 de la Constitución Política de la República de Costa Rica establece que: “La Religión Católica, Apostólica, Romana es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento, sin impedir el libre ejercicio en la República de otros cultos que no se opongan a la moral universal ni a las buenas costumbres.”

La “no separación” entre el Estado y las iglesias, a diferencia de lo que está legalmente previsto en México, pudiera explicar el que el candidato de Restauración Nacional (PRN), Fabricio Alvarado, predicador evangélico y representante del conservadurismo religioso, consiguiera en la primera vuelta de la elección presidencial costarricense el mayor porcentaje de la votación: 24,9%, seguido de Carlos Alvarado, candidato oficialista de Acción Ciudadana (PAC) con el 21,6% de los sufragios.

Ambos aspirantes son representantes de posiciones opuestas respecto a la opinión consultiva emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en favor de que el matrimonio no se restrinja a uniones heterosexuales, misma que dio respuesta a una consulta realizada por Costa Rica en mayo de 2016; es importante señalar que la valoración de la Corte Interamericana es vinculante para los 20 países que reconocen su competencia; Alvarado se posicionó como puntero con su propuesta de retirar a Costa Rica de dicho tribunal internacional.

Así, durante la campaña de Fabricio Alvarado se llevó a cabo una alianza entre evangélicos y católicos y quedó claro que el predicador representa a grupos que defienden “valores cristianos”, valiéndose de la tradición religiosa en ese país consiguió que muchos de los ciudadanos todavía indecisos lo apoyaran. Alvarado, empuña la bandera de la religión, se asume como defensor de la familia y se opone a los matrimonios del mismo sexo, destaca el hecho de que no ha presentado propuestas de gobierno debidamente sustentadas en prácticamente ningún tema.

Por otro lado, Carlos Alvarado miembro del partido gobernante (PAC) mostró una postura más abierta respecto al matrimonio igualitario, no obstante, tiene que ir en contra de acusaciones de corrupción que afectan su imagen al igual que la de su partido, lo cual redundó en la falta de apoyo de sus simpatizantes.

El próximo domingo 1° de abril se realizará la segunda vuelta en la elección presidencial, los resultados resultan todavía impredecibles, esperamos que sea una jornada electoral más concurrida, en la primera vuelta sólo el 68,3% del electorado acudió a las urnas, cifra lejana a las que hace veinte años superaban el 80% de participación de la ciudadanía tica; que organiza y celebra procesos electorales realmente envidiables por su civilidad y confianza entre los participantes.

@CP_IEEM_MX

Resultados de la 1a vuelta en Costa Rica


El artículo 75 de la Constitución Política de la República de Costa Rica establece que: “La Religión Católica, Apostólica, Romana es la del Estado, el cual contribuye a su mantenimiento, sin impedir el libre ejercicio en la República de otros cultos que no se opongan a la moral universal ni a las buenas costumbres.”

La “no separación” entre el Estado y las iglesias, a diferencia de lo que está legalmente previsto en México, pudiera explicar el que el candidato de Restauración Nacional (PRN), Fabricio Alvarado, predicador evangélico y representante del conservadurismo religioso, consiguiera en la primera vuelta de la elección presidencial costarricense el mayor porcentaje de la votación: 24,9%, seguido de Carlos Alvarado, candidato oficialista de Acción Ciudadana (PAC) con el 21,6% de los sufragios.

Ambos aspirantes son representantes de posiciones opuestas respecto a la opinión consultiva emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en favor de que el matrimonio no se restrinja a uniones heterosexuales, misma que dio respuesta a una consulta realizada por Costa Rica en mayo de 2016; es importante señalar que la valoración de la Corte Interamericana es vinculante para los 20 países que reconocen su competencia; Alvarado se posicionó como puntero con su propuesta de retirar a Costa Rica de dicho tribunal internacional.

Así, durante la campaña de Fabricio Alvarado se llevó a cabo una alianza entre evangélicos y católicos y quedó claro que el predicador representa a grupos que defienden “valores cristianos”, valiéndose de la tradición religiosa en ese país consiguió que muchos de los ciudadanos todavía indecisos lo apoyaran. Alvarado, empuña la bandera de la religión, se asume como defensor de la familia y se opone a los matrimonios del mismo sexo, destaca el hecho de que no ha presentado propuestas de gobierno debidamente sustentadas en prácticamente ningún tema.

Por otro lado, Carlos Alvarado miembro del partido gobernante (PAC) mostró una postura más abierta respecto al matrimonio igualitario, no obstante, tiene que ir en contra de acusaciones de corrupción que afectan su imagen al igual que la de su partido, lo cual redundó en la falta de apoyo de sus simpatizantes.

El próximo domingo 1° de abril se realizará la segunda vuelta en la elección presidencial, los resultados resultan todavía impredecibles, esperamos que sea una jornada electoral más concurrida, en la primera vuelta sólo el 68,3% del electorado acudió a las urnas, cifra lejana a las que hace veinte años superaban el 80% de participación de la ciudadanía tica; que organiza y celebra procesos electorales realmente envidiables por su civilidad y confianza entre los participantes.

@CP_IEEM_MX

martes 14 de agosto de 2018

Visión Democrática

martes 07 de agosto de 2018

Visión Democrática

martes 31 de julio de 2018

Visión Democrática

martes 24 de julio de 2018

Visión Democrática

martes 17 de julio de 2018

Visión Democrática

martes 10 de julio de 2018

Visión Democrática

martes 03 de julio de 2018

Visión Democrática

martes 26 de junio de 2018

Visión Democrática

martes 19 de junio de 2018

Visión Democrática

martes 12 de junio de 2018

Visión Democrática

Cargar Más