/ martes 18 de agosto de 2020

Visión Democrática | Belarús, la crisis 

Bielorrusia (Belarús) es una República Presidencialista, su Constitución se adoptó en 1994 y fue reformada por referéndum en 1996 a efecto de ampliar las facultades presidenciales y establecer un sistema parlamentario bicameral. En 2004, a través de otro referéndum, se suprimió la limitación que establecía la Constitución respecto de un máximo de dos mandatos presidenciales consecutivos.

La historia de estos cambios va de la mano con la gestión presidencial de Aleksander Lukashenko quien gobierna desde 1994, año en el que ganó, en segunda vuelta, con el 80,1% de los votos; en 2001 obtuvo el triunfo, en la primera vuelta, con el 75,6% de los sufragios; en 2006, volvió a ganar, en primera vuelta, con el 84,2% de los votos; en diciembre de 2010 también consiguió la preferencia del electorado con el 79,65% de la votación; y en 2015, repitió con el 83,5%.

La ciudadanía bielorrusa comenzó a votar de manera anticipada en las elecciones presidenciales entre el 4 y el 9 de agosto, en las que fue nuevamente candidato Lukashenko. Se instalaron 5,767 colegios electorales, con un registro aproximado de 6,8 millones de personas que tuvieron la posibilidad de ejercer su voto.

En esta ocasión, Lukashenko compitió contra dos candidatas y dos candidatos; la más prominente es Svetlana Tijanovskaya, su rival de mayor importancia quien consiguió movilizar a la oposición en mítines multitudinarios a su favor, quien además expresó que de ganar los comicios dejaría en libertad a los presos políticos y convocaría a nuevas elecciones, todo ello en relación con la detención arbitraria de su esposo Sergei Tijanovski.

Varios opositores se quedaron fuera del proceso electoral, por ejemplo, el bloguero Sergei Tijanovski, esposo de Svetlana Tijanovskaya, quien tras anunciar su intención de participar en los comicios se encuentra detenido desde mayo del presente año; Víctor Babariko, exbanquero, también detenido desde junio pasado bajo la acusación de evasión tributaria y lavado de dinero; y Valeri Tsepkalo a quien le fue rechazada su candidatura y huyó de su país al sentirse amenazado.

En ese contexto represivo, el presidente Lukashenko ganó por sexta vez consecutiva las elecciones presidenciales tras obtener el 80,23% de los votos frente al 9,9% de Svetlana Tijanovskaya; la participación fue del 84,23%.

Los resultados fueron rechazados por la oposición, y los comicios fueron calificados de polémicos por la comunidad internacional pues se realizaron sin la presencia de observadores internacionales, salvo la participación de la única invitada, es decir, la misión de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI), todo ello en una jornada electoral marcada por la violencia en la que se detuvieron a 3 mil personas, con saldo de 89 heridos entre ciudadanos y policías, y una muerte.

La comunidad internacional se ha expresado, considera que las elecciones en Bielorrusia sufrieron irregularidades sistemáticas, por tanto, no cumplieron con los estándares internacionales. Las protestas de la oposición aún continúan y ya se solicitó la anulación de los resultados; se han reportado intenciones de Lukashenko por “negociar”, recurso muy socorrido para los dictadores cuando sienten que suenan las horas finales de los regímenes que, con mano dura, conducen sin negociar en absoluto.

@CP_IEEM_MX


Bielorrusia (Belarús) es una República Presidencialista, su Constitución se adoptó en 1994 y fue reformada por referéndum en 1996 a efecto de ampliar las facultades presidenciales y establecer un sistema parlamentario bicameral. En 2004, a través de otro referéndum, se suprimió la limitación que establecía la Constitución respecto de un máximo de dos mandatos presidenciales consecutivos.

La historia de estos cambios va de la mano con la gestión presidencial de Aleksander Lukashenko quien gobierna desde 1994, año en el que ganó, en segunda vuelta, con el 80,1% de los votos; en 2001 obtuvo el triunfo, en la primera vuelta, con el 75,6% de los sufragios; en 2006, volvió a ganar, en primera vuelta, con el 84,2% de los votos; en diciembre de 2010 también consiguió la preferencia del electorado con el 79,65% de la votación; y en 2015, repitió con el 83,5%.

La ciudadanía bielorrusa comenzó a votar de manera anticipada en las elecciones presidenciales entre el 4 y el 9 de agosto, en las que fue nuevamente candidato Lukashenko. Se instalaron 5,767 colegios electorales, con un registro aproximado de 6,8 millones de personas que tuvieron la posibilidad de ejercer su voto.

En esta ocasión, Lukashenko compitió contra dos candidatas y dos candidatos; la más prominente es Svetlana Tijanovskaya, su rival de mayor importancia quien consiguió movilizar a la oposición en mítines multitudinarios a su favor, quien además expresó que de ganar los comicios dejaría en libertad a los presos políticos y convocaría a nuevas elecciones, todo ello en relación con la detención arbitraria de su esposo Sergei Tijanovski.

Varios opositores se quedaron fuera del proceso electoral, por ejemplo, el bloguero Sergei Tijanovski, esposo de Svetlana Tijanovskaya, quien tras anunciar su intención de participar en los comicios se encuentra detenido desde mayo del presente año; Víctor Babariko, exbanquero, también detenido desde junio pasado bajo la acusación de evasión tributaria y lavado de dinero; y Valeri Tsepkalo a quien le fue rechazada su candidatura y huyó de su país al sentirse amenazado.

En ese contexto represivo, el presidente Lukashenko ganó por sexta vez consecutiva las elecciones presidenciales tras obtener el 80,23% de los votos frente al 9,9% de Svetlana Tijanovskaya; la participación fue del 84,23%.

Los resultados fueron rechazados por la oposición, y los comicios fueron calificados de polémicos por la comunidad internacional pues se realizaron sin la presencia de observadores internacionales, salvo la participación de la única invitada, es decir, la misión de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI), todo ello en una jornada electoral marcada por la violencia en la que se detuvieron a 3 mil personas, con saldo de 89 heridos entre ciudadanos y policías, y una muerte.

La comunidad internacional se ha expresado, considera que las elecciones en Bielorrusia sufrieron irregularidades sistemáticas, por tanto, no cumplieron con los estándares internacionales. Las protestas de la oposición aún continúan y ya se solicitó la anulación de los resultados; se han reportado intenciones de Lukashenko por “negociar”, recurso muy socorrido para los dictadores cuando sienten que suenan las horas finales de los regímenes que, con mano dura, conducen sin negociar en absoluto.

@CP_IEEM_MX


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 15 de septiembre de 2020

Visión Democrática | Medidas sanitarias para el plebiscito chileno 

El plebiscito lo organiza el Servicio Electoral; casi 15 millones de personas podrán emitir su voto en el proceso constituyente.

Pedro Zamudio

martes 08 de septiembre de 2020

Visión Democrática | Trabajadores electorales en USA 

El elemento humano es fundamental para la adecudada realización de los comicios y el uso de la tecnología está modificando la forma de votación en esa nación que se caracteriza por una marcada diversidad.

Pedro Zamudio

martes 01 de septiembre de 2020

Visión Democrática | Legislativas en Montenegro

Aunque los reportes de prensa del domingo señalan que el partido de Djukanovic obtuvo más votos pero perdió la mayoría, habrá que esperar a los cómputos oficiales. 

Pedro Zamudio

martes 25 de agosto de 2020

Visión Democrática | Voto en ausencia en los Estados Unidos de América

El Servicio Postal de los Estados Unidos evolucionó y actualmente posee la infraestructura física y logística más grande de cualquier institución gubernamental no militar en ese país

Pedro Zamudio

martes 18 de agosto de 2020

Visión Democrática | Belarús, la crisis 

El presidente Lukashenko ganó por sexta vez consecutiva las elecciones presidenciales tras obtener el 80,23% de los votos frente al 9,9% de Svetlana Tijanovskaya; la participación fue del 84,23%

Pedro Zamudio

martes 11 de agosto de 2020

Visión Democrática | Elecciones legislativas en Siria 

Desde marzo de 2011, Siria sufre una profunda crisis política, económica y social, que implica una relevante crisis humanitaria.

Pedro Zamudio

martes 04 de agosto de 2020

Visión Democrática | Nueva fecha para las elecciones de Bolivia 

Las elecciones presidenciales fueron programadas originalmente para el tres de mayo y, por causa de la pandemia de Covid-19, se han aplazado dos veces.

Pedro Zamudio

martes 28 de julio de 2020

Visión Democrática | Parlamentarias de Macedonia del Norte 

Macedonia del Norte realizó elecciones en medio de la pandemia, con un sistema de salud pública muy endeble; se trata del país de los Balcanes con más personas fallecidas por Covid-19

Pedro Zamudio

martes 21 de julio de 2020

Visión Democrática | Inusuales comparecencias

En febrero a Junta de Coordinación Política emitió un convocatoria para la elección de consejeras y consejeros del INE, entonces se presentó la pandemia en el país y el procedimiento estuvo “suspendido” varias semana

Pedro Zamudio

Cargar Más