/ martes 15 de octubre de 2019

Visión Democrática | Incertidumbre política en Italia

El pasado mes de agosto, el primer ministro italiano Giuseppe Conte dimitió, su gobierno tuvo una duración aproximada de catorce meses, se convirtió en el undécimo jefe de Gobierno en dejar el cargo en las últimas dos décadas.

Italia es una república democrática, en la que el Parlamento está formado por la Cámara de Diputados, integrada por 630 miembros, y por el Senado de la República, constituido por 315 senadores elegibles. Sus integrantes son electos por cinco años.

El Presidente de la República es elegido por un colegio electoral constituido por el Parlamento al que se suman 58 representantes regionales. El mandato presidencial tiene una duración de siete años. El Presidente de la República nombra al Presidente del Consejo de Ministros quien es confirmado por el Parlamento para un mandato de cinco años.

Antes de ser designado primer ministro, Giuseppe Conte era desconocido para la mayoría del electorado, no obstante, Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), lo propuso para el cargo luego de obtener el triunfo en los comicios del cuatro de marzo de 2018. El M5S fue el partido más votado (32%) pero no tenía los sufragios suficientes para gobernar sin necesidad de alianzas políticas.

Por las características antisistema del M5S no lograba acumular el apoyo necesario, no obstante, la Liga decidió sumarse. La Liga es un partido político derechista, soberanista y antieuropeo. Así, Conte fue designado primer ministro y como viceprimeros ministros: Luigi di Maio y Matteo Salvini, este último poco a poco fue ganado fuerza y popularidad con base en medidas contra la inmigración, y una mayor presencia política de su partido político.

De este modo, la Liga presentó el 10 de agosto una moción de censura en contra del entonces primer ministro Conte, quien el 20 de agosto renunció y acusó a Salvini de provocar una crisis gubernamental por interés personales y de partido.

De acuerdo con la prensa internacional, La Liga es el único partido político que pretende se organicen elecciones parlamentarias a la brevedad, no obstante, el presidente Sergio Mattarella organizó conversaciones con los principales líderes políticos de ese país, para conocer si podría conformarse una nueva coalición, pues el llamado a nuevos comicios podría afectar la estabilidad política y buenas las relaciones con la Unión Europea.

Para algunos académicos italianos, el M5S y el Partido Democrático (PD), formación pro europea y de centro, podrían formar una alianza para evitar nuevos comicios que desemboquen en un gobierno de extrema derecha, posiblemente integrado por la Liga y Fratelli d´Italia. Estaremos atentos a lo que suceda en la política italiana.


@CP_IEEM_MX

El pasado mes de agosto, el primer ministro italiano Giuseppe Conte dimitió, su gobierno tuvo una duración aproximada de catorce meses, se convirtió en el undécimo jefe de Gobierno en dejar el cargo en las últimas dos décadas.

Italia es una república democrática, en la que el Parlamento está formado por la Cámara de Diputados, integrada por 630 miembros, y por el Senado de la República, constituido por 315 senadores elegibles. Sus integrantes son electos por cinco años.

El Presidente de la República es elegido por un colegio electoral constituido por el Parlamento al que se suman 58 representantes regionales. El mandato presidencial tiene una duración de siete años. El Presidente de la República nombra al Presidente del Consejo de Ministros quien es confirmado por el Parlamento para un mandato de cinco años.

Antes de ser designado primer ministro, Giuseppe Conte era desconocido para la mayoría del electorado, no obstante, Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), lo propuso para el cargo luego de obtener el triunfo en los comicios del cuatro de marzo de 2018. El M5S fue el partido más votado (32%) pero no tenía los sufragios suficientes para gobernar sin necesidad de alianzas políticas.

Por las características antisistema del M5S no lograba acumular el apoyo necesario, no obstante, la Liga decidió sumarse. La Liga es un partido político derechista, soberanista y antieuropeo. Así, Conte fue designado primer ministro y como viceprimeros ministros: Luigi di Maio y Matteo Salvini, este último poco a poco fue ganado fuerza y popularidad con base en medidas contra la inmigración, y una mayor presencia política de su partido político.

De este modo, la Liga presentó el 10 de agosto una moción de censura en contra del entonces primer ministro Conte, quien el 20 de agosto renunció y acusó a Salvini de provocar una crisis gubernamental por interés personales y de partido.

De acuerdo con la prensa internacional, La Liga es el único partido político que pretende se organicen elecciones parlamentarias a la brevedad, no obstante, el presidente Sergio Mattarella organizó conversaciones con los principales líderes políticos de ese país, para conocer si podría conformarse una nueva coalición, pues el llamado a nuevos comicios podría afectar la estabilidad política y buenas las relaciones con la Unión Europea.

Para algunos académicos italianos, el M5S y el Partido Democrático (PD), formación pro europea y de centro, podrían formar una alianza para evitar nuevos comicios que desemboquen en un gobierno de extrema derecha, posiblemente integrado por la Liga y Fratelli d´Italia. Estaremos atentos a lo que suceda en la política italiana.


@CP_IEEM_MX