/ martes 30 de junio de 2020

Visión Democrática | Legislativas en Serbia

La República de Serbia cuenta con un régimen parlamentario unicameral de 250 diputaciones. El jefe de Estado es el presidente de la República, y el jefe de Gobierno es el primer ministro.

Su origen como estado moderno se encuentran en la desintegración de Yugoslavia en 1991 y su historia reciente está marcada por la guerra. En marzo de 1999, los Estados Unidos de América y varios países de la Unión Europea iniciaron un bombardeo en territorio serbio que duró 78 días, con el propósito de poner fin al conflicto armado que se había desatado en Kosovo, región que consiguió su independencia en febrero de 2008, aunque el problema continúa latente.

El domingo 21 de junio de 2020 se realizaron elecciones legislativas en Serbia, el Partido Progresista Serbio (del actual presidente Aleksandar Vucic) consiguió un triunfo contundente con 191 escaños, en segunda posición se ubicó su compañero de coalición, el Partido Socialista con 32 diputaciones. Vucic es presidente de Serbia desde 2017 y antes fue primer ministro; con estos resultados su poder se ha fortalecido.

Los 250 integrantes de la Asamblea Nacional son elegidos, cada cuatro años, por el principio de representación proporcional de lista cerrada en una sola circunscripción nacional, el umbral electoral para acceder al parlamento es del 3% de los votos emitidos. Un hecho interesante es que el nombre del presidente no aparecía en las boletas, no obstante, la lista del partido político al que pertenece llevó por nombre “Aleksandar Vucic, por nuestros hijos”.

Otro factor que influyó de manera relevante en la victoria del Partido Progresista Serbio fue la escasa participación del electorado, 50,3%, inferior con respecto a la elección de 2016 en un 5,8%. Lo anterior, a causa del boicot por parte de la oposición, por considerar que el ejercicio electivo no reunía las condiciones básicas para que se realizara una competencia real.

El temor a la infección de COVID-19 aparentemente no fue relevante para la baja asistencia a las urnas, ello en razón del supuesto éxito en la contención de la enfermedad realizada por el gobierno de ese país, con un registro de 261 decesos en una población de alrededor de siete millones de personas. No obstante, la reconocida red de investigación BIRN (Balkan Investigative Reporting Network) dio a conocer el número real de personas infectadas y muertas a causa del coronavirus. En el mismo sentido, se señala la filtración de un documento denominado “Informe para el Gobierno” que contiene datos de la base estatal de COVID-19, en el que se puede apreciar que hasta principios del mes de junio se registraron 632 fallecimientos por dicha enfermedad. Así que ahora se habla del ocultamiento de cifras.

La epidemióloga Darija Kisic Tepavcevic, integrante del gabinete en crisis, trató de explicar las cifras y fechas, al argumentar que se debe prestar atención a los pacientes que fallecieron con el virus y a otros que lo hicieron a causa del virus, sin llegar a explicar los datos acerca de nuevas infecciones, ello en contradicción con la información emitida por el presidente Vucic.

Lo cierto es que Aleksandar Vucic ha gobernado por ocho años de manera cada vez más autoritaria, él mismo informó diariamente acerca de la evolución de la pandemia en Serbia y entregó personalmente respiradores por todo ese país, incluso tomó decisiones sin aprobación parlamentaria.

@CP_IEEM_MX


La República de Serbia cuenta con un régimen parlamentario unicameral de 250 diputaciones. El jefe de Estado es el presidente de la República, y el jefe de Gobierno es el primer ministro.

Su origen como estado moderno se encuentran en la desintegración de Yugoslavia en 1991 y su historia reciente está marcada por la guerra. En marzo de 1999, los Estados Unidos de América y varios países de la Unión Europea iniciaron un bombardeo en territorio serbio que duró 78 días, con el propósito de poner fin al conflicto armado que se había desatado en Kosovo, región que consiguió su independencia en febrero de 2008, aunque el problema continúa latente.

El domingo 21 de junio de 2020 se realizaron elecciones legislativas en Serbia, el Partido Progresista Serbio (del actual presidente Aleksandar Vucic) consiguió un triunfo contundente con 191 escaños, en segunda posición se ubicó su compañero de coalición, el Partido Socialista con 32 diputaciones. Vucic es presidente de Serbia desde 2017 y antes fue primer ministro; con estos resultados su poder se ha fortalecido.

Los 250 integrantes de la Asamblea Nacional son elegidos, cada cuatro años, por el principio de representación proporcional de lista cerrada en una sola circunscripción nacional, el umbral electoral para acceder al parlamento es del 3% de los votos emitidos. Un hecho interesante es que el nombre del presidente no aparecía en las boletas, no obstante, la lista del partido político al que pertenece llevó por nombre “Aleksandar Vucic, por nuestros hijos”.

Otro factor que influyó de manera relevante en la victoria del Partido Progresista Serbio fue la escasa participación del electorado, 50,3%, inferior con respecto a la elección de 2016 en un 5,8%. Lo anterior, a causa del boicot por parte de la oposición, por considerar que el ejercicio electivo no reunía las condiciones básicas para que se realizara una competencia real.

El temor a la infección de COVID-19 aparentemente no fue relevante para la baja asistencia a las urnas, ello en razón del supuesto éxito en la contención de la enfermedad realizada por el gobierno de ese país, con un registro de 261 decesos en una población de alrededor de siete millones de personas. No obstante, la reconocida red de investigación BIRN (Balkan Investigative Reporting Network) dio a conocer el número real de personas infectadas y muertas a causa del coronavirus. En el mismo sentido, se señala la filtración de un documento denominado “Informe para el Gobierno” que contiene datos de la base estatal de COVID-19, en el que se puede apreciar que hasta principios del mes de junio se registraron 632 fallecimientos por dicha enfermedad. Así que ahora se habla del ocultamiento de cifras.

La epidemióloga Darija Kisic Tepavcevic, integrante del gabinete en crisis, trató de explicar las cifras y fechas, al argumentar que se debe prestar atención a los pacientes que fallecieron con el virus y a otros que lo hicieron a causa del virus, sin llegar a explicar los datos acerca de nuevas infecciones, ello en contradicción con la información emitida por el presidente Vucic.

Lo cierto es que Aleksandar Vucic ha gobernado por ocho años de manera cada vez más autoritaria, él mismo informó diariamente acerca de la evolución de la pandemia en Serbia y entregó personalmente respiradores por todo ese país, incluso tomó decisiones sin aprobación parlamentaria.

@CP_IEEM_MX