/ viernes 12 de marzo de 2021

Vox Populi | Bukele, en la fiesta de la popularidad

Nayib Bukele, nativo digital de 39 años, actualmente Presidente de El Salvador, ha registrado máximos históricos entre 80 y 90% de aprobación en su primeros dos años de gestión, y ganado fama por romper el tradicional sistema de partidos local, por su estilo personal de gobernar y su presencia en redes sociales. En febrero del 2019, ganó con 53%, dos años después, apoyado en el partido “Nuevas ideas”, obtiene 66%, dejando a la oposición en su conjunto, con menos del 20% de la votación total.

Publicista hasta 2012 cuando arropado por el FMLN gana la Alcaldía de nuevo Cuscatlán, y en 2015, la capital San Salvador. Sabe a quien se dirige y que decir, cautivando a una sociedad desafecta, enojada con los partidos tradicionales a quienes culpa de los males del país. En medio de la pandemia del COVID 19 y de la crisis económica, consolidó una gestión que recibió el apoyo ciudadano para alcanzar dos terceras parte de la Asamblea Nacional (ganó 56 de 84 escaños), y de esta manera controlar de forma absoluta el poder legislativo.

La desconfianza hacia la democracia y los partidos tradicionales ha provocado la ruptura del establishment en diversas latitudes, y el surgimiento de figuras que se presentan ante el electorado como personas fuera del ámbito de la política formal (outsiders), como fue el caso de Donald Trump en Estados Unidos, y Nayib Bukele en El Salvador. El mandatario centroamericano, a golpe de tuitazos da ordenes a su gabinete, y establece posicionamientos de gobierno en youtube.

La exitosa narrativa de Bukele se ha basado en una agenda elemental, continuar comunicando los temas que lo llevaron a ganar la Presidencia. Con un estilo personal fresco, directo y disruptivo, acusa al régimen corrupto del pasado de provocar los males del país, y fustiga a quienes lo cuestionan. Los grandes triunfos en materia de la gobierno han sido, la caída de los niveles de inseguridad, y la gestión de la pandemia basado en confinamientos estrictos y apoyos monetarios para aliviar la crisis.

En la última década, el surgimiento de Podemos en España, Morena en México, y Nuevas Ideas en El Salvador, son evidencia de un proceso de cambio político en el que segmentos de ciudadanos desilusionados con los partidos tradicionales han sido atraídos por partidos nuevos.

El realineamiento electoral puede suceder en democracias que experimentan altos niveles de desafección, y el surgimiento de figuras políticas que se asemejan mas a un influencer de redes sociales que a la típica figura del político tradicional, puede ser más frecuente de lo pensado. Es un hecho que la comunicación política se ha digitalizado, y la pandemia simplemente lo ha acelerado.

En tanto sus críticos lo acusan de autoritario, y de mano dura, la fiesta de la popularidad es el presente del joven mandatario quien afirma no necesitar de la prensa o los medios para dirigirse a su audiencia. A golpe de tuitazos, y de videos en youtube va marcando la agenda del país centroamericano de 6.7 millones de habitantes. Dice no tener ideología, ni de izquierda, ni derecha, autocalificandose como gestor eficiente.

Quienes lo apoyan y lo cuestionan se preguntan cuanto durará la alta popularidad de Bukele. El riesgo de los excesos, puede provocar confianza en demasía, relajamiento y abusos de las formas que lo han llevado a registrar máximos históricos de popularidad. En ese caso, irremediablemente la resaca vendrá después, y los costos serán a cuenta de la sociedad salvadoreña.


Nayib Bukele, nativo digital de 39 años, actualmente Presidente de El Salvador, ha registrado máximos históricos entre 80 y 90% de aprobación en su primeros dos años de gestión, y ganado fama por romper el tradicional sistema de partidos local, por su estilo personal de gobernar y su presencia en redes sociales. En febrero del 2019, ganó con 53%, dos años después, apoyado en el partido “Nuevas ideas”, obtiene 66%, dejando a la oposición en su conjunto, con menos del 20% de la votación total.

Publicista hasta 2012 cuando arropado por el FMLN gana la Alcaldía de nuevo Cuscatlán, y en 2015, la capital San Salvador. Sabe a quien se dirige y que decir, cautivando a una sociedad desafecta, enojada con los partidos tradicionales a quienes culpa de los males del país. En medio de la pandemia del COVID 19 y de la crisis económica, consolidó una gestión que recibió el apoyo ciudadano para alcanzar dos terceras parte de la Asamblea Nacional (ganó 56 de 84 escaños), y de esta manera controlar de forma absoluta el poder legislativo.

La desconfianza hacia la democracia y los partidos tradicionales ha provocado la ruptura del establishment en diversas latitudes, y el surgimiento de figuras que se presentan ante el electorado como personas fuera del ámbito de la política formal (outsiders), como fue el caso de Donald Trump en Estados Unidos, y Nayib Bukele en El Salvador. El mandatario centroamericano, a golpe de tuitazos da ordenes a su gabinete, y establece posicionamientos de gobierno en youtube.

La exitosa narrativa de Bukele se ha basado en una agenda elemental, continuar comunicando los temas que lo llevaron a ganar la Presidencia. Con un estilo personal fresco, directo y disruptivo, acusa al régimen corrupto del pasado de provocar los males del país, y fustiga a quienes lo cuestionan. Los grandes triunfos en materia de la gobierno han sido, la caída de los niveles de inseguridad, y la gestión de la pandemia basado en confinamientos estrictos y apoyos monetarios para aliviar la crisis.

En la última década, el surgimiento de Podemos en España, Morena en México, y Nuevas Ideas en El Salvador, son evidencia de un proceso de cambio político en el que segmentos de ciudadanos desilusionados con los partidos tradicionales han sido atraídos por partidos nuevos.

El realineamiento electoral puede suceder en democracias que experimentan altos niveles de desafección, y el surgimiento de figuras políticas que se asemejan mas a un influencer de redes sociales que a la típica figura del político tradicional, puede ser más frecuente de lo pensado. Es un hecho que la comunicación política se ha digitalizado, y la pandemia simplemente lo ha acelerado.

En tanto sus críticos lo acusan de autoritario, y de mano dura, la fiesta de la popularidad es el presente del joven mandatario quien afirma no necesitar de la prensa o los medios para dirigirse a su audiencia. A golpe de tuitazos, y de videos en youtube va marcando la agenda del país centroamericano de 6.7 millones de habitantes. Dice no tener ideología, ni de izquierda, ni derecha, autocalificandose como gestor eficiente.

Quienes lo apoyan y lo cuestionan se preguntan cuanto durará la alta popularidad de Bukele. El riesgo de los excesos, puede provocar confianza en demasía, relajamiento y abusos de las formas que lo han llevado a registrar máximos históricos de popularidad. En ese caso, irremediablemente la resaca vendrá después, y los costos serán a cuenta de la sociedad salvadoreña.


ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 18 de septiembre de 2021

Vox Populi | Una sociedad más liberal y polarizada 

Con los cambios a la norma que despenalizan el aborto, caminamos hacia la expansión de derechos y libertades, y hacia una sociedad cada vez más liberal porque pasamos de penalizar una conducta a la libertad de elegir, sin embargo también caminamos hacia una sociedad polarizada y dividida. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 04 de septiembre de 2021

Vox Populi | Educación y economía afectada por la pandemia 

La pandemia ha  aumentado las brechas de desigualdad social, de tal manera que los desafíos presentes y futuros pasan por la ejecución de políticas publicas que ayuden a disminuir la lacerante desigualdad que ha dejado la pandemia particularmente en la educación y economía de las personas más pobres. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 28 de agosto de 2021

Vox Populi | Ánimo negativo para el regreso a clases

Algunos de los hallazgos mas relevantes del citado estudio, señalan que 7 de cada 10 padres de familia con hijos en edad escolar, apoyan el uso de cubrebocas para todos los niños durante su estancia en la escuela. Esta medida ha resultado eficiente, y será fundamental en los protocolos sanitarios implementados por las autoridades educativas, pero también impulsado desde casa. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 14 de agosto de 2021

Vox Populi | La tercera ola

La gravedad de la pandemia, y la tercera ola están agudizando la polarización y la polémica sobre las preferencias y la libertad individual, al grado que en algunas sociedades se comenzará a exigir un certificado de vacunación para tránsitar y acceder a determinados espacios públicos. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 07 de agosto de 2021

Vox Populi | La caída del bienestar comenzó en 2019 

El Presidente López Obrador ha desestimado los datos de CONEVAL argumentando que el tiene otros datos sobre la pobreza, y justificando que el aumento es consecuencia de la pandemia, sin embargo la caída del bienestar comenzó con la pérdida de confianza en la inversión, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y con el crecimiento de 0% de la economía. La pandemia agudizó la pérdida del bienestar social de los mexicanos, un aumento de la pobreza en diversas dimensiones, y una caída del PIB de -8.5%. 

Paul Valdés Cervantes

Cargar Más