/ viernes 20 de agosto de 2021

Vox Populi | Polarizado regreso a clases

El 20 de marzo de 2020, las autoridades declararon la suspensión de clases presenciales para evitar la propagación del coronavirus. A partir de esa fecha, alrededor de 37 millones de estudiantes mexicanos de todos los niveles han tomado clases a distancia bajo distintos modelos, desde la difusión de contenidos en televisión abierta, a clases por aplicaciones como teams, zoom, o plataformas educativas del sector privado.

Los saldos del modelo en línea aún son inciertos, quizás más negativos que positivos, como el aumento en la brecha de desigualdad educativa, y un déficit en el nivel académico. La desigualdad afecta mayormente a estudiantes con dificultades de acceso a internet, o que no cuentan con una computadora, cuyo tamaño puede alcanzar el 20% de los estudiantes del sector público. También hay efectos positivos como innovar y adoptar un modelo educativo disruptivo donde los estudiantes pueden desarrollar competencias como el autoaprendizaje.

El regreso a clases presenciales en medio de la tercera ola del coronavirus ha despertado un intenso debate entre los pros y contras de esta medida. La principal preocupación de quienes la rechazan es el riesgo de contagios entre los estudiantes, la mayoría de ellos no han tenido la posibilidad de ser vacunados. Quienes la apoyan, argumentan la necesidad de regresar a la normalidad, ayudar a restablecer la salud mental y psicológica de millones estudiantes, y recuperar el nivel académico perdido en la pandemia.

De acuerdo a la encuesta telefónica nacional del Financiero del mes de agosto, una mayoría de mexicanos (61%), están en desacuerdo con el regreso presencial a clases, y el 36% apoya el regreso a las aulas. Nos encontramos ante un escenario de polarización social frente al regreso a clases. Entre padres de familia, es decir quienes tienen hijos en la escuela, la tendencia para regresar a clases presenciales aumenta marginalmente, al pasar de 37% a nivel general, a 40% en padres de familia. Es probable que el apoyo sea mayor en personas que no cuentan con los recursos para aprovechar el modelo virtual, o que no tienen con quien dejar a los niños en casa. En todo caso, continúa presentándose una opinión dividida y polarizada.

En la misma medición, una ligera mayoría del 62%, apoya continuar con restricciones de movilidad y de reuniones masivas para evitar contagios. Sin embargo, no hay que desestimar, que un 37% de la población apoya la apertura y el regreso a las actividades normales. Lo más probable es que avancemos hacia un modelo educativo híbrido entre lo presencial y virtual, y que continuemos con medidas sanitarias de prevención como el uso del cubrebocas, y la sana distancia, incluso en contextos de apertura y mayor libertad.

El riesgo de contagio existe en la población de estudiantes, particularmente, entre los menores de 18 años que no han recibido el beneficio de la vacuna. La autoridad educativa ha empujado para avanzar, y recuperar poco a poco nuestras libertades. Hace falta probarlo con protocolos sanitarios para avanzar hacia espacios seguros. El reto es mayúsculo para una sociedad dividida y polarizada sobre el regreso a clases. No queda más que intentar unirnos para salir de la crisis, superar la pandemia, y ayudar a reactivar una economía afectada por el nulo crecimiento, inflación y desempleo.


El 20 de marzo de 2020, las autoridades declararon la suspensión de clases presenciales para evitar la propagación del coronavirus. A partir de esa fecha, alrededor de 37 millones de estudiantes mexicanos de todos los niveles han tomado clases a distancia bajo distintos modelos, desde la difusión de contenidos en televisión abierta, a clases por aplicaciones como teams, zoom, o plataformas educativas del sector privado.

Los saldos del modelo en línea aún son inciertos, quizás más negativos que positivos, como el aumento en la brecha de desigualdad educativa, y un déficit en el nivel académico. La desigualdad afecta mayormente a estudiantes con dificultades de acceso a internet, o que no cuentan con una computadora, cuyo tamaño puede alcanzar el 20% de los estudiantes del sector público. También hay efectos positivos como innovar y adoptar un modelo educativo disruptivo donde los estudiantes pueden desarrollar competencias como el autoaprendizaje.

El regreso a clases presenciales en medio de la tercera ola del coronavirus ha despertado un intenso debate entre los pros y contras de esta medida. La principal preocupación de quienes la rechazan es el riesgo de contagios entre los estudiantes, la mayoría de ellos no han tenido la posibilidad de ser vacunados. Quienes la apoyan, argumentan la necesidad de regresar a la normalidad, ayudar a restablecer la salud mental y psicológica de millones estudiantes, y recuperar el nivel académico perdido en la pandemia.

De acuerdo a la encuesta telefónica nacional del Financiero del mes de agosto, una mayoría de mexicanos (61%), están en desacuerdo con el regreso presencial a clases, y el 36% apoya el regreso a las aulas. Nos encontramos ante un escenario de polarización social frente al regreso a clases. Entre padres de familia, es decir quienes tienen hijos en la escuela, la tendencia para regresar a clases presenciales aumenta marginalmente, al pasar de 37% a nivel general, a 40% en padres de familia. Es probable que el apoyo sea mayor en personas que no cuentan con los recursos para aprovechar el modelo virtual, o que no tienen con quien dejar a los niños en casa. En todo caso, continúa presentándose una opinión dividida y polarizada.

En la misma medición, una ligera mayoría del 62%, apoya continuar con restricciones de movilidad y de reuniones masivas para evitar contagios. Sin embargo, no hay que desestimar, que un 37% de la población apoya la apertura y el regreso a las actividades normales. Lo más probable es que avancemos hacia un modelo educativo híbrido entre lo presencial y virtual, y que continuemos con medidas sanitarias de prevención como el uso del cubrebocas, y la sana distancia, incluso en contextos de apertura y mayor libertad.

El riesgo de contagio existe en la población de estudiantes, particularmente, entre los menores de 18 años que no han recibido el beneficio de la vacuna. La autoridad educativa ha empujado para avanzar, y recuperar poco a poco nuestras libertades. Hace falta probarlo con protocolos sanitarios para avanzar hacia espacios seguros. El reto es mayúsculo para una sociedad dividida y polarizada sobre el regreso a clases. No queda más que intentar unirnos para salir de la crisis, superar la pandemia, y ayudar a reactivar una economía afectada por el nulo crecimiento, inflación y desempleo.


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 17 de octubre de 2021

Vox Populi | Desigualdad social y post pandemia 

Demandas insatisfechas y una sociedad más crítica y consciente de derechos y libertades evidencia la necesidad de políticas públicas de largo alcance para salir de la crisis en América Latina, más allá de la salida fácil de populismos de izquierda o derecha. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 18 de septiembre de 2021

Vox Populi | Una sociedad más liberal y polarizada 

Con los cambios a la norma que despenalizan el aborto, caminamos hacia la expansión de derechos y libertades, y hacia una sociedad cada vez más liberal porque pasamos de penalizar una conducta a la libertad de elegir, sin embargo también caminamos hacia una sociedad polarizada y dividida. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 04 de septiembre de 2021

Vox Populi | Educación y economía afectada por la pandemia 

La pandemia ha  aumentado las brechas de desigualdad social, de tal manera que los desafíos presentes y futuros pasan por la ejecución de políticas publicas que ayuden a disminuir la lacerante desigualdad que ha dejado la pandemia particularmente en la educación y economía de las personas más pobres. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 28 de agosto de 2021

Vox Populi | Ánimo negativo para el regreso a clases

Algunos de los hallazgos mas relevantes del citado estudio, señalan que 7 de cada 10 padres de familia con hijos en edad escolar, apoyan el uso de cubrebocas para todos los niños durante su estancia en la escuela. Esta medida ha resultado eficiente, y será fundamental en los protocolos sanitarios implementados por las autoridades educativas, pero también impulsado desde casa. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 14 de agosto de 2021

Vox Populi | La tercera ola

La gravedad de la pandemia, y la tercera ola están agudizando la polarización y la polémica sobre las preferencias y la libertad individual, al grado que en algunas sociedades se comenzará a exigir un certificado de vacunación para tránsitar y acceder a determinados espacios públicos. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 07 de agosto de 2021

Vox Populi | La caída del bienestar comenzó en 2019 

El Presidente López Obrador ha desestimado los datos de CONEVAL argumentando que el tiene otros datos sobre la pobreza, y justificando que el aumento es consecuencia de la pandemia, sin embargo la caída del bienestar comenzó con la pérdida de confianza en la inversión, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y con el crecimiento de 0% de la economía. La pandemia agudizó la pérdida del bienestar social de los mexicanos, un aumento de la pobreza en diversas dimensiones, y una caída del PIB de -8.5%. 

Paul Valdés Cervantes

Cargar Más