/ viernes 21 de mayo de 2021

Vox Populi | Rumbo al final de campaña 

Una de las preguntas clásicas de la investigación electoral, es la relacionada con las motivaciones del voto, es decir porque vota la gente como lo hace. La mayoría de las aportaciones advierten que la identidad partidista o ideológica esta asociada al comportamiento electoral. Otras aportaciones apuntan a variables de tipo retrospectivo como el estado de la economía, la evaluación del partido en el gobierno, los atributos personales de los candidatos, así como variables de expectativas futuras como las propuestas de campaña.

Hay que destacar las aportaciones del psicológo David Kanehman, quien a contra corriente de los neoclásicos, señala que la toma de decisiones están condicionadas por las emociones más que en la racionalidad, de tal manera que el voto puede manifestarse más como un sentir. Esta corriente ha dominado la mercadotecnia y las campañas en las últimas décadas.

Ejercicios como las encuestas de salida nos permiten estimar el comportamiento electoral el día de la jornada electoral, y ademas identificar motivaciones, y elementos sobre la orientación del voto de los ciudadanos. Como referencia, en las elecciones de Gobernador de 2011, 52% de los votantes habían decidido su voto antes de que iniciará la campaña, y el restante 48% lo hizo durante el desarrollo de la misma, en función de las ofertas de partidos y candidatos. De entre quienes deciden durante la campaña, alrededor del 15% lo hizo durante las últimas dos semanas antes de la jornada electoral (www.parametro.com.mx). Estas proporciones pueden cambiar en función del interés, y la competitividad de la contienda.

En una elección intermedia con participación baja, de alrededor de mitad de los electores, partidos y candidatos han apostado por afianzar sus bases de apoyo, es decir su voto duro. El partido gobernante Morena y la coalición integrada por PAN, PRI y PRD han sido parte de una narrativa de polarización política y social que ha marcado las campañas. En este contexto, ha destacado el rol de una Presidencia omnipresente que continúa dominando la agenda pública, y que ha sido cuestionada por su injerencia en el proceso electoral.

Sin embargo hacia el final de la campaña, en elecciones cerradas, tendrán que arriesgar, y convocar a ciudadanos que todavía no saben por quién votar, o que están indecisos de su preferencia. ¿Cómo lo podrán hacer…?. De acuerdo, a una encuesta realizada en el municipio de Tlalnepantla (www.parametro.com.mx), 23.5% votará por el partido con quién más se identifica, 16.5% por el menos peor, 5.8% manifiesta estar harto y anulará su voto; y 3.5% votará para que no gane Morena, un voto de castigo pequeño, pero significativo.

En un contexto dominado por una polarización electoral, noticias falsas, y encuestas disfrazadas como propaganda, una de las ventanas de oportunidad para candidatos y partidos hacia el final de la campaña, es comunicar una oferta de valor al ciudadano, una agenda temática de futuro, pues la mitad de quienes aún no saben por quien votar (48.5%), advierte que lo hará por quien presente las mejores propuestas.


Una de las preguntas clásicas de la investigación electoral, es la relacionada con las motivaciones del voto, es decir porque vota la gente como lo hace. La mayoría de las aportaciones advierten que la identidad partidista o ideológica esta asociada al comportamiento electoral. Otras aportaciones apuntan a variables de tipo retrospectivo como el estado de la economía, la evaluación del partido en el gobierno, los atributos personales de los candidatos, así como variables de expectativas futuras como las propuestas de campaña.

Hay que destacar las aportaciones del psicológo David Kanehman, quien a contra corriente de los neoclásicos, señala que la toma de decisiones están condicionadas por las emociones más que en la racionalidad, de tal manera que el voto puede manifestarse más como un sentir. Esta corriente ha dominado la mercadotecnia y las campañas en las últimas décadas.

Ejercicios como las encuestas de salida nos permiten estimar el comportamiento electoral el día de la jornada electoral, y ademas identificar motivaciones, y elementos sobre la orientación del voto de los ciudadanos. Como referencia, en las elecciones de Gobernador de 2011, 52% de los votantes habían decidido su voto antes de que iniciará la campaña, y el restante 48% lo hizo durante el desarrollo de la misma, en función de las ofertas de partidos y candidatos. De entre quienes deciden durante la campaña, alrededor del 15% lo hizo durante las últimas dos semanas antes de la jornada electoral (www.parametro.com.mx). Estas proporciones pueden cambiar en función del interés, y la competitividad de la contienda.

En una elección intermedia con participación baja, de alrededor de mitad de los electores, partidos y candidatos han apostado por afianzar sus bases de apoyo, es decir su voto duro. El partido gobernante Morena y la coalición integrada por PAN, PRI y PRD han sido parte de una narrativa de polarización política y social que ha marcado las campañas. En este contexto, ha destacado el rol de una Presidencia omnipresente que continúa dominando la agenda pública, y que ha sido cuestionada por su injerencia en el proceso electoral.

Sin embargo hacia el final de la campaña, en elecciones cerradas, tendrán que arriesgar, y convocar a ciudadanos que todavía no saben por quién votar, o que están indecisos de su preferencia. ¿Cómo lo podrán hacer…?. De acuerdo, a una encuesta realizada en el municipio de Tlalnepantla (www.parametro.com.mx), 23.5% votará por el partido con quién más se identifica, 16.5% por el menos peor, 5.8% manifiesta estar harto y anulará su voto; y 3.5% votará para que no gane Morena, un voto de castigo pequeño, pero significativo.

En un contexto dominado por una polarización electoral, noticias falsas, y encuestas disfrazadas como propaganda, una de las ventanas de oportunidad para candidatos y partidos hacia el final de la campaña, es comunicar una oferta de valor al ciudadano, una agenda temática de futuro, pues la mitad de quienes aún no saben por quien votar (48.5%), advierte que lo hará por quien presente las mejores propuestas.


ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 18 de septiembre de 2021

Vox Populi | Una sociedad más liberal y polarizada 

Con los cambios a la norma que despenalizan el aborto, caminamos hacia la expansión de derechos y libertades, y hacia una sociedad cada vez más liberal porque pasamos de penalizar una conducta a la libertad de elegir, sin embargo también caminamos hacia una sociedad polarizada y dividida. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 04 de septiembre de 2021

Vox Populi | Educación y economía afectada por la pandemia 

La pandemia ha  aumentado las brechas de desigualdad social, de tal manera que los desafíos presentes y futuros pasan por la ejecución de políticas publicas que ayuden a disminuir la lacerante desigualdad que ha dejado la pandemia particularmente en la educación y economía de las personas más pobres. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 28 de agosto de 2021

Vox Populi | Ánimo negativo para el regreso a clases

Algunos de los hallazgos mas relevantes del citado estudio, señalan que 7 de cada 10 padres de familia con hijos en edad escolar, apoyan el uso de cubrebocas para todos los niños durante su estancia en la escuela. Esta medida ha resultado eficiente, y será fundamental en los protocolos sanitarios implementados por las autoridades educativas, pero también impulsado desde casa. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 14 de agosto de 2021

Vox Populi | La tercera ola

La gravedad de la pandemia, y la tercera ola están agudizando la polarización y la polémica sobre las preferencias y la libertad individual, al grado que en algunas sociedades se comenzará a exigir un certificado de vacunación para tránsitar y acceder a determinados espacios públicos. 

Paul Valdés Cervantes

sábado 07 de agosto de 2021

Vox Populi | La caída del bienestar comenzó en 2019 

El Presidente López Obrador ha desestimado los datos de CONEVAL argumentando que el tiene otros datos sobre la pobreza, y justificando que el aumento es consecuencia de la pandemia, sin embargo la caída del bienestar comenzó con la pérdida de confianza en la inversión, la cancelación del Aeropuerto de Texcoco y con el crecimiento de 0% de la economía. La pandemia agudizó la pérdida del bienestar social de los mexicanos, un aumento de la pobreza en diversas dimensiones, y una caída del PIB de -8.5%. 

Paul Valdés Cervantes

Cargar Más