/ jueves 5 de agosto de 2021

Voz Millennial | Entre “fifas” y seudo críticos del deporte

Las y los deportistas que están participando en Juegos Olímpicos de Tokio han sido duramente criticados en redes sociales por no conseguir melladas y quedarse, en cuarto lugar (sumadas seis categorías). Entre los famosos “críticos” encuentro muchos individuos de los llamados “fifas”, los jueces del al “4T” y, por supuesto, cientos de espectadores que se creen expertos porque “la prima de su vecino” juega tal o cual deporte.

El propósito de esta columna es dar a entender los perfiles pero también evidenciar algunos malos hábitos que tenemos como sociedad, remontándonos a la historia y la evidencia de que el deporte, como uno de los bastiones que debería sostener a la población, ha sido abandonado por todos y cada uno de los gobiernos.

Para empezar, tenemos a “tu amigo el fifas”, un perfil protagonista de memes que es el ejemplo perfecto de una masculinidad “tóxica”: son aquellos aficionados al fútbol que también son hombres heterosexuales que justifican su machismo (evidenciado en la crítica hiriente y constante hacia los gays y mujeres feministas o fuera de la norma) y que, por ver futbol, creen saber de deportes y el espíritu deportivo.

Estos “mens” se la han pasado criticando a deportistas como Alexa Moreno por su físico, sexualizan a las competidoras y hacen rabietas públicas diciendo que los atletas mexicanos son “una bola de mediocres”, claro, siempre desde la comodidad de su sillón, muchos con problemas de salud relacionados al sedentarismo (la gran mayoría están panzones).

El segundo perfil, los jueces de la “4T”, rezan que “son atletas de cuarta porque son de la 4° T”. Sí, es muy cierto que no les ha ido bien en el medallero, pero hemos tenido peores participaciones como en 1996, con una sola medalla. Alegan que México obtuvo 4 medallas en Beijing 2008, 8 en Londres 2012 y 5 en Río 2016. Lo que no dicen es que desde los 90 se han quitado programas que incentiven el deporte en las escuelas, la inseguridad en México hace que las infancias y adolescencias no puedan salir a los espacios de recreación y, además, el sistema capitalista ha vuelto a las generaciones cada vez más sedentarias.

Por último, están los expertos del deporte porque conocen a alguien que practica alguno de estos y eso, piensan, les da la autoridad moral para juzgar, diciendo que no se esfuerzan lo suficiente o que, como siempre, “el mexicano se hace chiquito frente a otros países”. No toman en cuenta que para estar en juegos olímpicos, deben clasificar en competencias internacionales y demostrar estar entre los mejores del mundo, deben ganar su pase cada cuatro años y, además, deben entrenar desde la niñez porque ser deportista es una carrera de muchos esfuerzos contra reloj.

A todos ellos, quiero verlos entrenar por horas, sin apoyos gubernamentales, invirtiendo a través de su trabajo y el de sus familias en tecnología deportiva; quiero que sepan lo que es lesionarse pero curarse y seguir entrenando a pesar del dolor. A todos ellos, les digo que deben guardar sus comentarios hirientes y mejor ponerse a exigir mejores condiciones para los deportistas porque sólo reflejan su tremenda ignorancia al externas sus pensamientos.

--

Lic. Paulina Lemus Hernández

Columnista de El Sol de TolucaMaestrante en Estudios Latinoamericanos

Activista social

Las y los deportistas que están participando en Juegos Olímpicos de Tokio han sido duramente criticados en redes sociales por no conseguir melladas y quedarse, en cuarto lugar (sumadas seis categorías). Entre los famosos “críticos” encuentro muchos individuos de los llamados “fifas”, los jueces del al “4T” y, por supuesto, cientos de espectadores que se creen expertos porque “la prima de su vecino” juega tal o cual deporte.

El propósito de esta columna es dar a entender los perfiles pero también evidenciar algunos malos hábitos que tenemos como sociedad, remontándonos a la historia y la evidencia de que el deporte, como uno de los bastiones que debería sostener a la población, ha sido abandonado por todos y cada uno de los gobiernos.

Para empezar, tenemos a “tu amigo el fifas”, un perfil protagonista de memes que es el ejemplo perfecto de una masculinidad “tóxica”: son aquellos aficionados al fútbol que también son hombres heterosexuales que justifican su machismo (evidenciado en la crítica hiriente y constante hacia los gays y mujeres feministas o fuera de la norma) y que, por ver futbol, creen saber de deportes y el espíritu deportivo.

Estos “mens” se la han pasado criticando a deportistas como Alexa Moreno por su físico, sexualizan a las competidoras y hacen rabietas públicas diciendo que los atletas mexicanos son “una bola de mediocres”, claro, siempre desde la comodidad de su sillón, muchos con problemas de salud relacionados al sedentarismo (la gran mayoría están panzones).

El segundo perfil, los jueces de la “4T”, rezan que “son atletas de cuarta porque son de la 4° T”. Sí, es muy cierto que no les ha ido bien en el medallero, pero hemos tenido peores participaciones como en 1996, con una sola medalla. Alegan que México obtuvo 4 medallas en Beijing 2008, 8 en Londres 2012 y 5 en Río 2016. Lo que no dicen es que desde los 90 se han quitado programas que incentiven el deporte en las escuelas, la inseguridad en México hace que las infancias y adolescencias no puedan salir a los espacios de recreación y, además, el sistema capitalista ha vuelto a las generaciones cada vez más sedentarias.

Por último, están los expertos del deporte porque conocen a alguien que practica alguno de estos y eso, piensan, les da la autoridad moral para juzgar, diciendo que no se esfuerzan lo suficiente o que, como siempre, “el mexicano se hace chiquito frente a otros países”. No toman en cuenta que para estar en juegos olímpicos, deben clasificar en competencias internacionales y demostrar estar entre los mejores del mundo, deben ganar su pase cada cuatro años y, además, deben entrenar desde la niñez porque ser deportista es una carrera de muchos esfuerzos contra reloj.

A todos ellos, quiero verlos entrenar por horas, sin apoyos gubernamentales, invirtiendo a través de su trabajo y el de sus familias en tecnología deportiva; quiero que sepan lo que es lesionarse pero curarse y seguir entrenando a pesar del dolor. A todos ellos, les digo que deben guardar sus comentarios hirientes y mejor ponerse a exigir mejores condiciones para los deportistas porque sólo reflejan su tremenda ignorancia al externas sus pensamientos.

--

Lic. Paulina Lemus Hernández

Columnista de El Sol de TolucaMaestrante en Estudios Latinoamericanos

Activista social

ÚLTIMASCOLUMNAS