/ miércoles 17 de noviembre de 2021

Decepción, lágrimas y un corazón roto; así nació la cascada ‘Velo de Novia’ en Valle de Bravo

La tradición oral dice que en el lugar habría una ceremonia para unir a una doncella y un distinguido miembro de etnia Mazahua; sin embargo, alguien no estaba muy contento con esto


Dos ríos corren en paralelo. Se unen justo en un pequeño llano ubicado al interior de la zona boscosa de Avándaro. En este lugar donde reina la paz al 'son' de la corriente de los afluentes, se realizaría una celebración nupcial en tiempos del México prehispánico; sin embargo, algo trágico sucedió.

La tradición oral dice que dicha ceremonia de amor sería entre una doncella y un distinguido miembro de etnia Mazahua que habitaba con gran influencia en la región de Temascaltepec.

Múltiples relatos se cuentan entre los habitantes de Valle de Bravo. En todos ellos, se coincide en que el amor que se tenían era similar al que sentían por sus deidades, siendo el más puro y leal que había entre dos personas de esta región. La relación causaba alegría entre los suyos pero también envidia en aquellos que no deseaban la prosperidad para la nueva familia que se formaría.

El relato dice que está envidia se debía a que la etnia Mazahua se fortalecería con dicha unión y serviría para su expansión hacia los territorios de Valle de Bravo, el cual era dominado por la etnia Matlatzinca.

La historia cuenta que, como estrategia bélica, una mujer Matlatzinca propició un encuentro casual en el camino de Temascaltepec hacia aquel sitio que se encontraba en lo que hoy conocemos como Valle de Bravo. Ella dio a beber un brebaje al hombre mazahua que le provocaría caer en un sueño tan profundo que no llegaría a la celebración de su compromiso, al día siguiente. Nadie lo vio, buscó o extrañó al hombre mazahua hasta la hora que estuvo que estar frente al altar.

Su prometida llena de ilusión portaba un vestido de manta, blanco como la limpieza que se veía tras el agua de los afluentes que pasaban por dónde se celebraría la unión; una tiara de flores de la región y el mejor calzado de piel que le pudieron tejer.

El hombre no llegó. Es más, se rumoró que había sido cautivado por una mujer Matlatzinca que se veía en el camino de ida a Temascaltepec, y por ello, había decidido no llegar. La novia no soportó el dolor y llorando echó a andar sus pies, corriendo con un gran desconcierto sin saber qué rumbo tomar en su vida.

Llegó a un peñasco, donde se formaba una pequeña cascada, producto de los dos afluentes que pasaban unos metros hacia arriba del monte, y que se unían para formar tal caída de agua. Sin pesarlo dos veces, entregó su alma a los dioses Mazahuas para remediar su gran dolor. Y pidió por la fertilidad de la tierra en ese lugar, y por la supervivencia de su etnia.

Los dioses la aceptaron y en un acto de amor por los suyos se tiró al peñasco, muriendo en las rocas que lo formaban. Días después, y con un gran desconcierto, el hombre despertó y corrió al lugar de su boda pensando que era el gran día pero, al llegar, solo vio a la misma mujer Matlatzinca en el lugar ceremonial, quién le contó la tragedia de su amada con cierto arrepentimiento, y pidió clemencia a él a los Dioses para que su castigo no fuera severo.

Los Dioses la escucharon, y la inmortalizaron en un árbol para que vigilara aquella zona y a quienes mostraran su amor. El hombre llegó hasta el peñasco, y llorando, pidió por la unión con su amada para siempre.

La tradición dice que el amor que sentían uno por el otro fue más que suficiente para que los Dioses tomarán el corazón del hombre y lo azotaron contra la tierra convirtiéndose en una piedra, de la cual, brota el agua que formó una nueva cascada. Esta es más grande de altura, y en su caída se forma un tul blanco, simulando las vestiduras de la novia que ahí había muerto.

Los Dioses bendijeron el lugar y lo bautizaron como la cascada de la Novia. Los oriundos de la región decidieron nombrar “El Velo de Novia”, por la apariencia que se formaba por la caída, como si un velo cubriera las piedras con las que murió la mujer mazahua, y, al corazón de su hombre.

Desde entonces, quienes expresan su amor en este lugar son bendecidos por los Dioses Mazahuas, vigilados por un árbol que nunca se mueve (la mujer Matlatzinca) y por el corazón de aquel hombre del que mana el agua de la cascada.


Dos ríos corren en paralelo. Se unen justo en un pequeño llano ubicado al interior de la zona boscosa de Avándaro. En este lugar donde reina la paz al 'son' de la corriente de los afluentes, se realizaría una celebración nupcial en tiempos del México prehispánico; sin embargo, algo trágico sucedió.

La tradición oral dice que dicha ceremonia de amor sería entre una doncella y un distinguido miembro de etnia Mazahua que habitaba con gran influencia en la región de Temascaltepec.

Múltiples relatos se cuentan entre los habitantes de Valle de Bravo. En todos ellos, se coincide en que el amor que se tenían era similar al que sentían por sus deidades, siendo el más puro y leal que había entre dos personas de esta región. La relación causaba alegría entre los suyos pero también envidia en aquellos que no deseaban la prosperidad para la nueva familia que se formaría.

El relato dice que está envidia se debía a que la etnia Mazahua se fortalecería con dicha unión y serviría para su expansión hacia los territorios de Valle de Bravo, el cual era dominado por la etnia Matlatzinca.

La historia cuenta que, como estrategia bélica, una mujer Matlatzinca propició un encuentro casual en el camino de Temascaltepec hacia aquel sitio que se encontraba en lo que hoy conocemos como Valle de Bravo. Ella dio a beber un brebaje al hombre mazahua que le provocaría caer en un sueño tan profundo que no llegaría a la celebración de su compromiso, al día siguiente. Nadie lo vio, buscó o extrañó al hombre mazahua hasta la hora que estuvo que estar frente al altar.

Su prometida llena de ilusión portaba un vestido de manta, blanco como la limpieza que se veía tras el agua de los afluentes que pasaban por dónde se celebraría la unión; una tiara de flores de la región y el mejor calzado de piel que le pudieron tejer.

El hombre no llegó. Es más, se rumoró que había sido cautivado por una mujer Matlatzinca que se veía en el camino de ida a Temascaltepec, y por ello, había decidido no llegar. La novia no soportó el dolor y llorando echó a andar sus pies, corriendo con un gran desconcierto sin saber qué rumbo tomar en su vida.

Llegó a un peñasco, donde se formaba una pequeña cascada, producto de los dos afluentes que pasaban unos metros hacia arriba del monte, y que se unían para formar tal caída de agua. Sin pesarlo dos veces, entregó su alma a los dioses Mazahuas para remediar su gran dolor. Y pidió por la fertilidad de la tierra en ese lugar, y por la supervivencia de su etnia.

Los dioses la aceptaron y en un acto de amor por los suyos se tiró al peñasco, muriendo en las rocas que lo formaban. Días después, y con un gran desconcierto, el hombre despertó y corrió al lugar de su boda pensando que era el gran día pero, al llegar, solo vio a la misma mujer Matlatzinca en el lugar ceremonial, quién le contó la tragedia de su amada con cierto arrepentimiento, y pidió clemencia a él a los Dioses para que su castigo no fuera severo.

Los Dioses la escucharon, y la inmortalizaron en un árbol para que vigilara aquella zona y a quienes mostraran su amor. El hombre llegó hasta el peñasco, y llorando, pidió por la unión con su amada para siempre.

La tradición dice que el amor que sentían uno por el otro fue más que suficiente para que los Dioses tomarán el corazón del hombre y lo azotaron contra la tierra convirtiéndose en una piedra, de la cual, brota el agua que formó una nueva cascada. Esta es más grande de altura, y en su caída se forma un tul blanco, simulando las vestiduras de la novia que ahí había muerto.

Los Dioses bendijeron el lugar y lo bautizaron como la cascada de la Novia. Los oriundos de la región decidieron nombrar “El Velo de Novia”, por la apariencia que se formaba por la caída, como si un velo cubriera las piedras con las que murió la mujer mazahua, y, al corazón de su hombre.

Desde entonces, quienes expresan su amor en este lugar son bendecidos por los Dioses Mazahuas, vigilados por un árbol que nunca se mueve (la mujer Matlatzinca) y por el corazón de aquel hombre del que mana el agua de la cascada.

Local

Menor que fue mordido por un lobo en Neza quiere visitar al animal

Alexis de 9 años fue dado de alta tras ser atacado hace unos días cuando visitaba el Zoológico del Parque del Pueblo de Nezahualcóyotl

Local

Canapat denuncia supuesto robo de combustible por parte de Normalistas de Tenería

El organismo empresarial transportistas asegura que la pérdida en mayo fue de 2 mil 500 litros de combustible

Local

Se manifiesta la Unión de Pensionados y Pensionistas del ISSEMyM

Los encabezados por Juan Costilla marcharon y se plantaron a las afueras del edificio central del instituto y de la Legislatura local para pedir que sean reconocidos como la verdadera mesa directiva de la UPPIAC

Virales

Repartidor de Rappi acosa a usuaria; así fue como ella lo denunció en redes sociales

Un clienta, que solicitó el servicio de la aplicación, denunció a uno de sus empleados luego de haber recibido su pedido

Local

Profepa acepta queja de vecinos por posibles consecuencias del rediseño del espacio aéreo

Colectivo ciudadano reitera el llamado al gobierno federal para que implemente la anterior ruta de aproximación hacia el AICM que funcionó durante 30 años

Justicia

Vinculan a proceso a cinco policías municipales señalados por torturar a periodista en Quintana Roo

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión acreditó que el delito se cometió con la finalidad de limitar la libertad de expresión

Cine

Zelenski desde Cannes: el cine no debe callar ante el peor conflicto desde la Segunda Guerra Mundial

En la ceremonia de inauguración de la edición 75 del Festival de Cannes, el presidente de Ucrania apeló al poder del cine para defender la paz

Finanzas

Taxistas reportan escasez de gasolina en algunas estaciones en NL

Transportistas aseguran que la falta de gasolina es en al menos 100 establecimientos que no les informan claramente la razón del problema

Local

Menor que fue mordido por un lobo en Neza quiere visitar al animal

Alexis de 9 años fue dado de alta tras ser atacado hace unos días cuando visitaba el Zoológico del Parque del Pueblo de Nezahualcóyotl