imagotipo

Análisis y Reflexión

  • Eduardo López

 

El pasado martes 8 de agosto el consejo general del Instituto Electoral del Estado de México, en una “maratónica” sesión de casi 11 horas, hizo entrega de la constancia de mayoría que acredita al licenciado Alfredo del Mazo Maza como gobernador electo del Estado de México, quien a partir del próximo 16 de septiembre, fecha en que inicia su gobierno, se convertirá en el gobernador 25 de la historia del priismo mexiquense, desde 1929 (incluye PNR y PMR), y el tercer Alfredo del Mazo, pues habrá que recordar que Alfredo del Mazo Vélez gobernó el estado de 1947 a 1951; Alfredo del Mazo González lo hizo en el periodo de 1981 a 1986, y ahora Alfredo del Mazo Maza será gobernador constitucional del Estado de México para el periodo 2017-2023.

Alfredo Del Mazo Maza en su estatus personal se convierte ya en gobernador electo en toda la extensión de la palabra, pues sus estatus anteriores fueron: el de precandidato al cargo de gobernador, el de candidato del PRI, después del 4 de junio fecha en que obtuvo el triunfo en las urnas, pasó a ser presunto gobernador o virtual gobernador; y ya a partir del pasado martes recibe el título de gobernador electo por la constancia de mayoría, otorgada por la autoridad electoral; posteriormente a partir del 16 de septiembre será el de gobernador constitucional del Estado de México.

El pasado domingo 31 de junio, el Tribunal Electoral del Estado de México tuvo a bien resolver los 127 juicios de inconformidad que presentaron los partidos políticos que participaron en la contienda electoral, principalmente Morena y Acción Nacional. Vale la pena comentar que en las sentencias emitidas por el Tribunal Electoral hubo anulación de votos en 6,196 casillas, lo que representó la pérdida de 23,293 votos a favor del licenciado Alfredo del Mazo Maza. Sin embargo, esta mengua en nada dañó el inobjetable triunfo alcanzado en las urnas, ya que después del computo del pasado día martes, el resultado final fue de 2 millones 40,709 votos, es decir, mantuvo su ventaja sobre la candidata de Morena, la profesora Delfina Gómez Álvarez, quien obtuvo finalmente 1 millón 872,542 votos, es decir, la diferencia a favor es de 168 mil 167 votos que representa el 2.78%.

Esta constancia de mayoría es la reiteración de un triunfo legal y legítimo del gobernador electo Alfredo del Mazo Maza, a pesar de que aún los partidos inconformes pueden impugnar la constancia de mayoría, a través de un juicio de inconformidad ante el Tribunal Electoral del Estado de México y más aún, después de esta última resolución, los partidos inconformes podrán impugnar ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a través de un juicio de revisión, esta resolución tendrá que darse a mas tardar hasta los primeros 10 días del mes de septiembre.

El triunfo de Alfredo del Mazo Maza resulta ser claro e inobjetable, pues las elecciones en este país las ganan quien obtenga mayoría de votos, y la legislación electoral mexicana es tan laxa que aún después del triunfo en las urnas y de la constancia de mayoría, los partidos políticos tiene como se dice coloquialmente el legítimo “derecho de pataleo”, el cual realizan no solamente por la vía legal, sino con marchas, plantones y manifestaciones, para dar testimonio de existencia y estar en posibilidad de ser opción para la próxima contienda electoral que en el caso del Estado de México será federal y estatal, pues la jornada electoral se realizará el próximo 1 de julio de 2018 en el que habrá de elegirse presidente de la república, integrantes de ambas Cámaras del Congreso de la Unión, diputados locales y 125 Ayuntamientos.